Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Feb 2020
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29  








www
Portada:: Iglesia en España:: Diocesis:: El Cardenal Rouco a los médicos de la Quirón: “En ese objetivo de llevar la salud del alma y del cuerpo al hombre, estamos unidos”





El Cardenal Rouco a los médicos de la Quirón: “En ese objetivo de llevar la salud del alma y del cuerpo al hombre, estamos unidos”

Fri, 28 Dec 2012 19:02:00

Pozuelo/ESPAÑA.- El Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, presidió el miercoles una Eucaristía en la capilla del grupo hospitalario Quirón, en la localidad madrileña de Pozuelo, dentro de la visita pastoral que ha realizado a dicho centro. La Misa ha sido concelebrada por el Vicario de la VIII, Javier Cuevas, por el Delegado de Pastoral de la Salud, José Luis Méndez, y por los sacerdotes de la Parroquia Nuestra Señora de la Anunciación, a la que pertenece el centro médico. A la celebración eucarística han asistido algunos enfermos, familiares y personal sanitario del centro médico, así como las autoridades del mismo.

En su homilía, el Cardenal se dirigió a los médicos presentes para afirmar que “seguir a Cristo supone que uno está dispuesto a hacer de la vida una especie de don” porque “Él nos ha dado el ser, la vida. Todo lo hemos recibido de Él”.

En este sentido, señaló que los profesionales de la medicina “deben estar muy acostumbrados a manejar el cuerpo y tocarlo, conocerlo, investigarlo” pero que “el espíritu no es fácil de penetrar o de conocer con los métodos científicos propios de la medicina y de cualquier otra ciencia empírica. Sin embargo, en el fondo de esa realidad está el ser, la vida, el espíritu, y todo ello es don de Dios”. Así, ha dijo que don es una palabra que “explica lo creado, y nos explica a nosotros. También explica mucho mejor y más profundamente lo que ha ocurrido el día de la Navidad”.

“Cuando Jesús nace, empieza a revelarse, a vivir. Sabemos que Dios es una realidad personalísima, de una profundidad y una inmensidad que nos sobrepasa, y que hay tres personas en Dios: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Lo que se encarna es el Hijo de Dios, el mismo Dios. Desde ese momento, podemos decir: no sólo Dios nos ha hecho objeto de un don sino que somos don de Dios nosotros. Él mismo ha entrado en la historia para hacerse uno de nosotros”. Y lo ha hecho, en primer lugar, “porque el hombre no había querido reconocer que era don de Dios, no había querido reconocer al principio al Creador”.

Para el Cardenal, el hombre “había sido creado a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto, con inteligencia, voluntad, con corazón, libertad,… Y se creyó que eso era suyo, que podía convertirlo en criterio orientador de la vida, y en la forma de tratar al otro”. Por eso, “en ese momento de la historia, se produce una especie de catástrofe humana, y la tentación de querer ser dioses se ha ido reproduciendo hasta hoy mismo. Nadie puede decir en su vida que alguna vez no pretenda ser Dios, que sus criterios sean los definitivos, los últimos, y que uno sea el decidor primero, el creador, el que dice la verdad de sí mismo y de las cosas”. Para que la humanidad pudiera superar ese drama, “sólo lo podía hacer Él, el Creador mismo. Y lo hace entrando Él mismo en la creación, en la realidad humana”.

“Los hombres también hemos nacido para ser Amor. Precisamente, esa diferencia biológica entre ser hombre y ser mujer está en función de esa definición primera del hombre que es ser para el Amor o para participar en el Amor”, aseguró. “Cuando uno tiene que acercarse al hombre enfermo, pobre, necesitado, espiritual o físicamente, si no le sale un poco de ese amor de Dios y no lo convierte en el móvil principal de su vida y de su trabajo, difícilmente lo hará bien. Pero cuando lo hace así, fácilmente lo hará muy bien”.

Invitó a los presentes a “vivir el servicio que prestamos desde el misterio de ese Dios que es Amor, y que nos quiere salvar y llevar por un camino que termina en la gloria”. Y concluyó destacando que “para los médicos vale mucho el cuerpo. Nunca se puede separar el hombre del espíritu. Pero también vale para los médicos del alma, si es que se nos puede llamar así a los sacerdotes, a los obispos. En ese objetivo de llevar la salud del alma y del cuerpo al hombre estamos unidos. Por eso, necesitamos que nos apoyemos mutuamente, y que nos encomendemos todos a la oración y a la asistencia cercana de la Madre del Señor”.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com