Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Colaboraciones:: La Columna:: Ver y Creer: “El Adviento pendiente”

5 / 5 (1 Votos)



Ver y Creer: “El Adviento pendiente”

 
Fri, 04 Dec 2015 22:39:00

Si pues con eterno aviso, Dios quiso hacer cuanto pudo y pudo hacer cuanto quiso; luego, que sea es preciso. En efecto, Cristo profetizó el tiempo que habría de finalizar así como el tiempo que habría de llegar para las generaciones por venir. De estas profecías -al menos más de sesenta del Antiguo Testamento- se cumplieron a partir del 15 mayo de 1948, cuando se refundó el Estado de Israel, en Palestina, para que los judíos regresaran a Israel, de donde fueron expulsados en el año 135, y Jerusalén convertida en la ciudad romana Aelia Capitolina. Con este retorno inició lo que será el Fin de los Tiempos, el final del Tiempo de las Naciones o Tiempo de los Gentiles.
Por haber rechazado y crucificado a su Mesías, Dios castigó a Israel con el destierro: “Caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones” (Lc 21, 24) y estableció una nueva alianza -mediante la sangre de Cristo- con todos lo pueblos. Dos mil años después, se cumple otra profecía con la refundación del Estado de Israel: “He aquí que tomaré a los hijos de Israel de entre las naciones a donde los dispersé, y los reuniré y los volveré a traer a su tierra” (Ez 37, 21).
En estas profecías, lo que sigue toda vez que haya iniciado el Fin de los Tiempos, será un breve periodo denominado la “Gran Tribulación” o Megathlipsis (en griego), descrita por el profeta Daniel (Dn 9, 27), por Jesucristo y por el apóstol san Juan, como un lapso de siete años que coincidirá con el gobierno mundial del Anticristo, el falso mesías que intentará emular el retorno de Cristo siete años antes de que ocurra en realidad: “Por aquellos días habrá una tribulación cual no la hubo desde el principio de la creación, que hizo Dios, hasta el presente, ni la volverá a haber” (Mc 13, 19).
La Gran Tribulación comenzará después de la “Guerra de Gog y Magog” descrita por el profeta Ezequiel, un conflicto mundial en el que Rusia y varios países árabes emprenderán una campaña militar contra Israel, sitiándola por el norte: “En los últimos días atacarás a mi pueblo Israel como nublado para cubrir la tierra” (Ez 38, 8). Iniciará exactamente el día en el que el falso mesías firme un acuerdo de paz que pondrá fin a la Guerra profetizada por Ezequiel. El personaje que concrete esa firma de paz -un judío descendiente de la tribu de Dan, como lo precisa otra profecía- será precisamente el Anticristo, quien por haber logrado la paz se posicionará como estadista y líder mundial aceptado por una inmensa mayoría, y los judíos lo mirarán como el mesías que están esperando, tal como se los predijo Jesús: “Vine en nombre de mi Padre y no me recibieron; vendrá otro en su propio nombre y a ese sí lo recibirán” (Jn 5, 42).
La Gran Tribulación, que es la siega que separa el trigo de la cizaña como purificación previa al retorno de Cristo en su Parusía, se divide en dos partes de tres años y medio cada una. Durante la primera, los cristianos que se mantengan firmes en la fe verdadera serán perseguidos por el Anticristo y por la iglesia del falso profeta. El punto medio de la Gran Tribulación lo marcará el momento en que el Anticristo rompa el acuerdo de paz y suprima el sacrificio divino: “A mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la oblación; y en el ala del Templo habrá abominaciones desoladoras hasta el final, cuando la ruina decretada se derrame sobre el desolador” (Dn 9, 27).
Con la Parusía concluirá la Gran Tribulación y dará inicio el Tiempo de Paz luego de que Jesucristo celebre el Juicio a las Naciones: “Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda” (Mt 25, 31-33).
El mismo Jesús prometió su regreso tras la Gran Tribulación: “Después de la aflicción de aquellos días, verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria” (Mc 13, 26). Así lo dijeron también dos hombres vestidos de blanco a los discípulos que fueron testigos de la Ascensión del Señor: “Ese mismo Jesús que han visto subir a los cielos, así vendrá, como lo han visto ascender” (Hch 1, 11). Este es el Adviento pendiente, el no ha ocurrido aún y que con certeza habrá de ocurrir, probablemente en un tiempo muy cercano.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com