Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Colaboraciones:: La Columna:: Ver y Creer: “Pecado social”

5 / 5 (6 Votos)



Ver y Creer: “Pecado social”

 
Thu, 07 Apr 2016 19:44:00

Así como es recomendable tener la precaucidico y al dentitistdable acudir con mvicios y fomentar el hedonismodad, en ocasi. el contrario, lo considero como un valo md de ón de acudir al médico y al dentista con frecuencia para no perder o para recuperar la salud, así como es obligatorio verificar el automóvil cada semestre para poder usarlo en la ciudad, así también es necesario -muy necesario- acudir al confesionario para celebrar el sacramento de la Reconciliación y recuperar el estado de gracia con Dios.

El confesionario es una lavandería del alma, del espíritu que se ha ido enturbiando y ensuciando a causa de las realidades que provocan el distanciarse de Dios. Esto es el pecado y no es conveniente, en absoluto, mantenerse en esa situación de distancia de nuestro Padre, de su voluntad y de todo lo bueno que de Él nos viene.

Es común pensar que la observancia de los Diez Mandamientos es suficiente para no incurrir en situaciones de pecado. Esto es parcialmente cierto porque también hay un pecado de omisión y un pecado social.

El "pecado social" daña las realidades comunes que dependen de la responsabilidad humana y provoca pasividad social en quienes deberíamos luchar contra esa presencia del pecado, porque por pasividad es que se omite emprender acciones que nos convierten en cómplices de estructuras, costumbres, leyes y culturas que le son contrarias al proyecto de Dios para la humanidad.

Como el origen del mal social está en el interior de cada uno, y la culpabilidad que conlleva depende del grado de responsabilidad de cada quien con respecto a su participación en el pecado social, es urgente meditar practicar un examen de conciencia que permita saber si estamos incurriendo en acciones sociales que nos apartan de la voluntad de Dios o si hemos dejado de hacer lo que nos corresponde hacer.

A manera de examen de conciencia social, esta es una buena lista de preguntas para reflexionar:

-Economía: En un sistema económico en el que la pobreza siempre aumenta… ¿Qué hago para no avalar la injusta distribución de la riqueza? ¿Sigo siendo comprador compulsivo de productos innecesarios? ¿No hago nada para asociarme a grupos de resistencia pacífica? ¿Contribuyo al cuidado de la Creación y participo en acciones de defensa de la naturaleza frente al saqueo de muchas industrias?

-Políticas: Frente a un sistema que convierte la política en botín de unos cuantos que se valen de cualquier medio para hacerse del poder…¿Considero como mi obligación moral participar en las elecciones políticas de mi país? ¿Qué tan seriamente analizo y selecciono responsablemente las plataformas políticas de los partidos políticos? ¿Le otorgo mi voto a candidatos que simpatizan con el aborto?

-Costumbres: Aunque somos un pueblo alegre, por respeto a los demás y por sentido común, no debe convertirse cada evento religioso y cada aniversario en una ocasión de derroche económico que sólo alimenta la vanidad y fomenta el culto a la personalidad… ¿Soy derrochador y vanidoso? ¿Aprovecho los festejos hacer uso del alcohol, la lujuria, el juego y las drogas? ¿Pongo más esmero en los aspectos exteriores de las celebraciones religiosas que en entenderlas y vivirlas con interioridad y con fe? ¿La diversión se ha convertido para mí en una obsesión?

-Leyes: No todas las leyes -por ser leyes- son forzosamente legítimas. No lo son, por ejemplo, las que promueven el aborto, la eutanasia, pena de muerte y discriminación… ¿He colaborado en la promoción de este tipo de leyes? ¿Participo responsablemente en los movimientos de oposición y de resistencia pacífica? ¿He utilizado la fuerza de la ley para aplastar dignidades y pisotear los derechos fundamentales del ser humano?

-Cultura: La dignidad y los derechos de la persona han sido sometidos a la lógica del más fuerte, de lo inmediato y de los intereses de algunas naciones poderosas. En consecuencia, la sexualidad y los valores del amor conyugal, de la paternidad responsable y de la familia se están deteriorando… ¿Me estoy dejando llevar por estas situaciones? ¿Vivo la sexualidad como experiencia de amor responsable? ¿Me he convertido en consumidor de pornografía, erotismo y diversiones degeneradas? ¿Prefiero satisfacer mis caprichos emocionales que luchar por la fidelidad matrimonial y por la integridad de mi familia? ¿Descuido a los grupos desprotegidos y frágiles, como los ancianos, los enfermos y los niños por nacer? ¿Dedico parte de mi tiempo, de mis recursos económicos y de mis energías en favor de los necesitados? ¿He puesto a Dios en el primer lugar de mi escala de valores o lo considero como un valor más entre otros?

Cada persona forma parte de la humanidad y la humanidad, a su vez, está constituida por todos nosotros, es por esto es que cada uno es responsable del pecado social que a todos, hoy, nos está dañando gravemente...






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:





12-04-2016, Comentario

¿A qué te refieres con Vivo la sexualidad como experiencia de amor responsable?

Sergio

Sergio.sgd@outlook.com

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com