Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Jun 2017
MoTuWeThFrSaSu
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Colaboraciones:: La Columna:: Ver y Creer:

5 / 5 (3 Votos)



Ver y Creer:

 
Wed, 17 May 2017 22:41:00

En un momento largamente esperado, que incluyó la canonización de dos de los videntes de Fátima, los hermanitos Francisco y Jacinta Marto, el papa Francisco estuvo en el santuario mariano los días 12 y 13 de mayo. Las expectativas eran grandes ante la celebración del primer centenario de un acontecimiento de origen celestial y en razón de la ocasión propicia para cumplir dos peticiones de la Virgen María, aún pendientes por atender.

            La primera consiste en promover la Devoción en desagravio a las ofensas de las que es objeto la Madre de Dios, devoción que ella misma le reveló a sor Lucía durante una aparición la noche del 10 de diciembre de 1925 en su celda del convento de Pontevedra, España: “Mira, hija mía, a mi Corazón rodeado de espinas que los hombres ingratos a cada momento me clavan con blasfemias e ingratitudes. Tú al menos, consuélame, y dí que a todos aquellos que durante cinco meses consecutivos, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me acompañen quince minutos meditando sus misterios con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirles a la hora de la muerte con todas la gracias necesarias para su salvación”. Al año siguiente, la vidente salió del convento de Pontevedra para ingresar al noviciado de las monjas Doroteas en la ciudad de Tuy, España.

 La segunda es la Consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón, confiado a sor Lucía el 13 de junio de 1929 durante una aparición en el convento de Tuy, con estas palabras: “Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón; prometiendo salvarla por este medio. Son tantas las almas que la justicia de Dios condena por pecados cometidos contra mí, que vengo a pedir reparación”.

A la pregunta del confesor de sor Lucía, el padre Gonçalves, acerca de porqué habrían de ser cinco los sábados dedicados a la devoción reparadora, ella pidió al Señor que le inspirara una respuesta, y así, el 29 de mayo de 1930, le reveló: “Hija mía, el motivo es sencillo. Cinco son las clases de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María: Las blasfemias contra su Inmaculada  Concepción; contra su Virginidad Perpetua; contra su Maternidad Divina,  rehusando al mismo tiempo reconocerla como la Madre de los hombres;  las blasfemias de aquellos que públicamente  buscan sembrar en el corazón de los niños la indiferencia, el desprecio y hasta el odio para con esta Inmaculada Madre; y los ultrajes dirigidos a ella en sus sagradas  imágenes”. Tras enumerar las cinco blasfemias que ofenden gravemente a su santa Madre, Jesús le hizo ver la enorme misericordia mariana por todos los pecadores, inclusive por quienes la desprecian: “He aquí, hija mía, por qué el Inmaculado Corazón de María movió mi misericordia a pedir esta pequeña reparación y, en atención a ella, a conceder el perdón a las almas que tuvieran la desgracia de ofender a mi Madre”. La revelación concluyó con estas palabras de la Virgen: “Son tantas las almas que la justicia de Dios condena por pecados cometidos contra mí que vengo a pedir reparación”.

            Las apariciones de 1925 y 1929 a sor Lucía, en Pontevedra y en Tuy, son reconocidas por la Iglesia como instrucciones de la Devoción reparadora y de la Consagración de Rusia; no obstante, durante las celebraciones del centenario de las apariciones en Fátima no se dijo nada al respecto, y eso que el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede, en una entrevista concedida en las vísperas del viaje, expresó que “se ha especulado mucho, y quizá se sigue haciéndolo, sobre los secretos de Fátima, pero son especulaciones inútiles porque lo que Fátima quería decirnos nos lo ha dicho”.

            En el vuelo de regreso a Roma, el papa Francisco volvió a mencionar que en el mundo se vive una tercera guerra mundial, en partes, y él sabe bien, a partir de lo dicho por la Virgen María, que la paz en el mundo depende de que se promueva la Devoción reparadora de los cinco sábados, y de que él consagre Rusia, tal y como sor Lucía escribió con claridad el 19 de marzo de 1939 en su convento de Tuy: “De la práctica de esta devoción, unida a la consagración al Corazón Inmaculado de María, depende la guerra o la paz del mundo. Por eso yo deseo tanto su propagación, y, sobre todo, por ser esa la voluntad de Dios y de nuestra tan querida Madre del Cielo”.

 






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com