Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Colaboraciones:: La crisis de la razón

5 / 5 (4 Votos)



La crisis de la razón

 
Carlota Sedeño Martínez
Tue, 05 Apr 2016 19:51:00

En el mundo occidental se observa una crisis de fe pero, como opinan algunos pensadores, lo que está antes en crisis es la razón. La inteligencia humana está produciendo grandes frutos en las ciencias experimentales pero parece haber quedado reducida a lo cuantificable. El llamado “pensamiento débil” y todos sus antecedentes filosóficos, desde el siglo XVIII, nos muestran una inteligencia humana que parece incapaz de traspasar el umbral de los fenómenos. Precisamente, la fenomenología es el marco teórico en el que se desarrolla la filosofía de Hegel que es considerado un filósofo oscuro aunque original. Algunas teorías de Hegel recibieron interpretaciones distintas y aún opuestas y, en la actualidad, puede constatarse que todas las filosofías derivadas no dejan un espacio a la fe, al sentido de la vida, a las cuestiones últimas, etc. sino que todo esto se deja en manos de la superstición y de los “feelings”. Pero los seguidores actuales de otro filósofo como Nietzsche, aunque “prediquen” el adiós a la verdad y al sentido, son más aplaudidos que realmente seguidos, entre otras razones, porque conducen al vacío y a un nihilismo total.

La inteligencia humana, la razón, es capaz de conocer realidades que no son empíricas, que están más allá de lo que pueden captar los sentidos y los instrumentos de observación. Cuando se niega esta posibilidad, la pregunta sobre la existencia de Dios se contesta negativamente por principio. Pero poco a poco, la neurociencia y las cuestiones biológicas, por ejemplo, se abren con frecuencia a las realidades no empíricas. Y esto debe ser así porque los derechos humanos quedan en el aire cuando se sigue un relativismo antropológico y moral, cuando la biotecnología usa a los seres humanos, en sus comienzos, como productos en un laboratorio. Una confusa ideología de la libertad puede conducir a un dogmatismo que se revela hostil a la esencia del ser humano. La crisis profunda de gran parte de la cultura occidental es la crisis de la razón ya que se reniega de su propia esencia, se considera que es incapaz de conocer la verdad y el sentido de la existencia.

Nietzsche habla del ateísmo presentando a un loco que recorre la ciudad en pleno día con un farol en la mano y diciendo: “¡Busco a Dios! ¿Qué adonde se ha ido Dios? Os lo voy a decir. Lo hemos matado: ¡vosotros y yo! Todos somos su asesino. Pero ¿cómo hemos podido hacerlo? ¿Cómo hemos podido bebernos el mar? ¿No nos roza el soplo del espacio vacío? ¿No hace mucho frío? ¿No viene de continuo la noche y cada vez más noche?” Muchos años antes, con 20 años de edad, Nietzsche escribió su poema al Dios desconocido: “Quiero conocerte, desconocido, que tocas en lo profundo de mi alma…” pero, después, dejó de buscarlo y se dispuso a atacarlo. La realidad es que la llamada “muerte de Dios” lleva consigo el soterramiento del Bien, de la Belleza, de la Verdad y del Amor. Así comienza el desmoronamiento del ser humano, suele ser un proceso lento que puede conducir a un nihilismo total. El bien se convierte en mal, lo bello en feo, el amor reducido a la satisfacción de instintos sexuales primarios, y las verdades son todas relativas. El alejamiento de Dios no es fruto de un razonamiento sino de la voluntad de separarse de Él, se trata de un mal uso de la libertad.

La verdadera libertad debe orientarse siempre hacia el conocimiento de la verdad y tener en cuenta, además, la libertad de los demás. Actualmente, da la impresión de que unos quieren imponer “su” libertad a otros pero cada ser humano tiene derecho a expresarse de acuerdo con su conciencia, sin sufrir presiones externas, sin tener que verse obligado a aceptar las teorías que se quieren imponer, algunas hasta extravagantes, que no se ajustan a la realidad, a la verdadera naturaleza de las cosas. Al no admitir el peso específico de lo real, el relativismo conduce a la inteligencia a su propio capricho, es un impedimento para reconocer que las cosas son como son y tienen consistencia propia. La filosofía relativista que se ha implantado pretende la jerarquía subjetivista de todas las cuestiones, queda abierta la entrada al “todo vale” y por ahí puede entrar lo más descabellado, lo más irracional. Por ejemplo, a un drogadicto se le puede preguntar por qué se droga y él siempre puede responder: ¿y por qué no?

Ahora que se celebra el aniversario de Cervantes, viene bien recordar estos párrafos del Quijote: “Andan entre nosotros siempre una caterva de encantadores que todas nuestras cosas mudan y truecan, y las vuelven según su gusto y según tienen la gana de favorecernos o destruirnos; y así, eso que te parece a ti bacía de barbero, me parece a mí el yelmo de Mambrino y a otro le parecerá otra cosa.” Hoy se podrían citar dos ejemplos: eso que nos parece un asesinato, al terrorista le parece justicia y la supresión de la vida a través del aborto, es “solo” la interrupción del embarazo. Gran parte del pensamiento y la cultura occidental parecen basarse hoy en formas de sentir más que de pensar y, curiosamente, muchos manifiestan una credulidad como la que sostenía a las antiguas mitologías.





Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com