Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones


Aug 2014
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

 


Portada:: Colaboraciones:: A solas con...:: “Espero como un río de Gracia y humanidad”

     




5 / 5 (1 Votos)


   

CAMINEO.INFO.-

“Espero como un río de Gracia y humanidad”

ALFA Y OMEGA
Fri, 29 Jul 2011 13:01:00

CAMINEO.INFO.- Las Jornadas Mundiales de la Juventud, sin duda, han marcado históricamente un antes y un después, en la historia contemporánea de la Iglesia, como instrumento decisivo de evangelización, destaca el cardenal Rouco. «Lo que yo espero y pido al Señor de la JMJ de Madrid es que esa evangelización se refuerce, se haga más convincente y se extienda más; que aumenten las vocaciones al sacerdocio, a la vida consagrada y al matrimonio cristiano, y que esa juventud católica, impregnada de fe vivida a fondo, juegue un papel cada vez más decisivo en la transformación cristiana de las realidades temporales».

P.- ¿Cómo definiría ese encuentro del Papa con los jóvenes que vamos a vivir el 18 de agosto en Madrid?
R.- Siempre que el Papa visita una Iglesia local, viene en nombre del Señor. La categoría de Vicario de Cristo se realiza de forma eminente en el pastor de la Iglesia universal. Desde ese punto de vista hay que considerar la presencia del Santo Padre en la Jornada Mundial de la Juventud, presidiendo esa gran asamblea multitudinaria de jóvenes de todo el mundo, que, con sus obispos, sacerdotes, educadores, etc., se reúnen para vivir la Iglesia. Ahí se va a hacer presente la realidad de la Iglesia con su cabeza invisible, que es Cristo, de un modo insuperable, en cuanto a expresión visible.

P.- Llama la atención que, en seis años de pontificado, este Papa vaya a venir tres veces a España, que además va a ser la única nación que acoja dos JMJ. ¿A qué atribuye esto?
R.- Siempre interviene la Providencia, que trasciende los planes y las previsiones humanas, incluso los planes y previsiones que se hacen dentro de la Iglesia. Yo creo que no ha habido cálculo ninguno en esta actuación del Papa, aunque un reconocimiento de lo que significa la Iglesia en España desde el punto de vista de su historia católica es evidente. Hay que precisar, sin embargo, que su primera Visita, al Encuentro Mundial de las Familias, en Valencia, estaba ya prevista por Juan Pablo II. Su segunda Visita, a Santiago de Compostela y Barcelona, fue algo mucho menos planificado, y se produjo, además, cuando ya había confiado la organización de la próxima JMJ a Madrid. El Papa respondió con prontitud a una ocasión que la Historia presentaba de forma improvisada e imprevista (el Año Santo compostelano y la consagración de la Sagrada Familia), y eso sin duda tiene que ver con su aprecio a España.

P.- ¿Cómo ha sido esa relación de Benedicto XVI con España?
R.- En la opinión pública y en la tradición católica alemana, hay una fascinación hacia la historia católica de España, sobre todo en alguien, como el Papa, que procede de Baviera. Su conocimiento directo de lo que significa España se fundamenta en visitas muy concretas, desde finales de los años 80, a Toledo con motivo del decimocuarto centenario de la conversión de Recaredo, y asimismo cuando se presentó el Catecismo de la Iglesia católica, a El Escorial. Después, en el año 2000, vino a Madrid, y habló en el Palacio de Congresos sobre fe y razón. Hay, por tanto, frecuentes contactos suyos con España, antes de su elección como sucesor de Pedro. También juegan un papel importante sus relaciones personales con algunos españoles, como Olegario González de Cardedal, con quien coincidió en la Comisión Teológica Internacional en los años 60 y 70. Y además el Papa conoce lo que supuso España y los santos y teólogos españoles de los siglos XVI y XVII, que él llama el inicio de la historia moderna de la Iglesia, aportación que ha subrayado dos veces, en la entrevista en el avión, rumbo a Santiago, y en el libro entrevista con Peter Seewald Luz del mundo. Benedicto XVI reconoce el gran papel del catolicismo español en la historia moderna, y en los últimos 500 años de la historia de la Iglesia: en sus aspectos de más honda renovación espiritual, en la crisis del protestantismo, en la primera evangelización de América, en la gran expansión misionera del XIX y el XX… Y, ciertamente, todo esto le atrae.

P.- ¿Qué espera usted de la JMJ?
R.- Lo que uno espera para esta JMJ no es cualitativamente distinto de lo que ya hemos visto en la historia de las JMJ. Yo diría incluso que, en sí misma, cualitativamente, la de Madrid no supone una novedad tan grande, y, por supuesto, no será mayor que en Santiago de Compostela, en 1989. Había entonces un empeño pastoral de Juan Pablo II de hacer una Iglesia joven, una Iglesia que evangeliza a los jóvenes, pero en qué se traduciría eso estaba aún por descubrir. Lo que queríamos es que aquel acontecimiento fuese una ocasión para que las nuevas generaciones se acercasen a la Iglesia, y volviera a establecerse con los jóvenes una especie de relación positiva. Teníamos todos una gran carga de sospechas y de temores acerca de los jóvenes de Europa (hablamos de la Europa occidental, porque la oriental estaba todavía bajo la bota comunista). Ahora dicen algunos que no hay jóvenes en la Iglesia, ¡pero anda que entonces…! El hecho de que nos encontrásemos de nuevo con ellos fue un fruto ya en sí muy importante, y se dio, en gran medida, porque estaba un poco preparado el camino, sobre todo en ciertas diócesis, a través de las nuevas realidades eclesiales, por ejemplo. Pero aquello se potenció enormemente. Y empezó también una especie de primera floración vocacional en la Iglesia, después del Concilio. Porque la crisis vocacional en el sacerdocio y en la vida consagrada era entonces arrolladora. Y empezaba a haber crisis para el matrimonio y la familia cristiana. Todavía no se mostraba en toda su gravedad, pero empezaba a notarse ya, de Pirineos para arriba, más que de Pirineos para abajo.

P. ¿Qué frutos han dado las JMJ ante esa situación?
R.- Cuando uno mira ahora hacia atrás, y valora esa iniciativa pastoral de las JMJ, debe reconocer sus frutos misioneros, por cómo ha llevado a Cristo a la gente, por cómo ha convertido el corazón de los jóvenes y les ha cambiado la vida, por toda la gracia derramada… Se ha producido también un efecto, diríamos, de sociología religiosa: nace una juventud católica en el mundo, no organizada según los modelos propios de toda organización, sino generaciones de jóvenes muy identificados e identificables con unos ideales y unos compromisos de vida muy semejantes, con conciencia de sus responsabilidades, más allá de los límites de la propia nación. Se ha ido creando sociológicamente una realidad católica viva, que conforman ya distintas generaciones de jóvenes que se han ido sucediendo. Es una realidad, en números, no masiva, pero que conforma la Iglesia de hoy, la Iglesia viva de hoy. Claro que, aunque, en términos sociológicos, se trate de una realidad minoritaria, lo es sólo en sentido cuantitativo, no cualitativo. Y serán pocos, sí, pero ¿dónde hay más jóvenes así organizados? En ningún sitio.

P. ¿Es eso lo que vamos a ver después de la JMJ en Madrid?
R.- Lo que yo espero y pido al Señor de la JMJ de Madrid es que esa evangelización se refuerce, se haga más convincente y se extienda más. Que esa juventud católica, impregnada de fe vivida a fondo, juegue un papel cada vez más decisivo en la transformación cristiana de las realidades temporales, como una especie de río de gracia y de humanidad. Que aumenten las vocaciones para el sacerdocio y para la vida consagrada y el testimonio apostólico, y, de una manera muy singular, para el matrimonio y la familia cristiana, que jueguen un papel cada vez más profundo en la sociedad y que ésta no tenga miedo a la experiencia cristiana de la conversión y de la gracia, y con ello la vocación para entrar en la realidad de este mundo y evangelizarla. Eso hoy en España es muy necesario. Para ello, es esencial que los sacerdotes y la organización pastoral de la Iglesia recorran el camino hacia el joven más intensamente y con más autenticidad cristiana, yendo al fondo y a lo central de la experiencia cristiana, que no se tenga miedo a eso. A veces se dice: «Vamos a ofrecer a los jóvenes tiempo libre». Pues mire usted, eso no está mal, y quizá haya que hacerlo, pero no se trata de eso... ¿Qué les podemos ofrecer a los jóvenes después de la JMJ? La experiencia de Cristo, la experiencia de Dios, la experiencia de la gracia, la experiencia de la confesión, la experiencia de una vida nueva... Y no sólo en un tú a tú, sino de una forma vivida en comunión, en la comunión de la Iglesia, para que esa vocación y esa realidad de pueblo nuevo de Dios que es la Iglesia se afiance. Y seguramente veremos otros efectos indirectos respecto a la vida de la Iglesia y de la sociedad; en el orden, por ejemplo, de la comunión, de la unidad. Y habrá también efectos muy notables, quizá, en lo que podría llamarse un capítulo nuevo de historia intelectual, cultural y política de España.

P. ¿Cómo se ha preparado la Jornada Mundial de Madrid?
R. Podemos decir que la preparación comenzó ya a las pocas semanas que siguieron al anuncio, por parte del Papa, en Sydney. Ha habido un aspecto fundamental, que tiene que ver con la esencia y la naturaleza espiritual y apostólica de la Jornada, que se ha centrado en torno a la peregrinación de la Cruz de los jóvenes y del icono de la Virgen, primero por la diócesis de Madrid, y después por toda España, peregrinación acompañada de un impulso de trabajo en las parroquias, colegios, comunidades de vida cristiana…, dirigido a la asimilación honda del lema de Madrid: Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe. En lo que respecta a Madrid, se ha tratado que toda la vida pastoral de la Iglesia girase en torno a la preparación de la Jornada como gran momento culminante, relacionado con la Misión Joven (2006-2008) que la precedió, con el Sínodo diocesano (2003-2006) que reforzó el impulso de evangelización, con la preparación y experiencia del gran Jubileo del año 2000... Es decir, la preparación de la JMJ no es algo que haya caído del cielo en la diócesis de Madrid, sino que, de algún modo, es el resultado consecuente de una historia de décadas.

En cuando a los aspectos externos y organizativos, fueron creándose, de forma progresiva y sistemática, instrumentos de organización específicos, que han ido creciendo y ha funcionado muy bien. El número de personas dedicadas, a tiempo pleno, fue muy pequeño hasta los últimos meses de preparación, en que se ha producido ya un aumento considerable. Pero yo destacaría la generosidad y la alegría con la que trabajan todos los jóvenes voluntarios que han venido de todo el mundo, y que han creado una especie de comunidad cristiana, no sólo un aparato organizativo, sino una comunidad viva de jóvenes, y también de mayores. Son personas que están viviendo la preparación de la Jornada como un acto de entrega al Señor, orientados al gran objetivo de la evangelización de los jóvenes.

En el aspecto institucional, encontramos pronto colaboración en las autoridades e instituciones del Estado, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento, sin reserva ninguna; nunca se produjo un momento de dificultad a la hora de exponer los problemas que implicaba la organización y la celebración de la Jornada; las relaciones funcionales y personales fueron buenas en todo momento, y tampoco hubo problemas con lo que podríamos llamar la sociedad madrileña y española, que supo comprender, con más o menos prontitud, con distintos grados de intensidad, la importancia de este acontecimiento. Lo mismo puede decirse de las personas e instituciones más importantes de la vida social, económica, cultural, medios de comunicación…, que han contribuido a organizar esta Jornada. Estamos muy agradecidos por las respuestas que hemos encontrado, muy agradecidos a la respuesta de Madrid.


Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



  ARTÍCULOS RELACCIONADOS

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com