Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Javier Úbeda Ibáñez:: El científico, ¿ángel o diablo?

4.5 / 5 (13 Votos)


CAMINEO.INFO.-

El científico, ¿ángel o diablo?

 
Sun, 03 May 2009 21:38:00

CAMINEO.INFO.- Es un hecho, bien patente en nuestra sociedad contemporánea, que el investigador científico constituye uno de los tipos humanos de mayor prestigio. No sólo porque la investigación científica y su aplicación tecnológica han cambiado nuestra manera de vivir y la han hecho más cómoda y segura, sino también porque al científico se le concede cada vez mayor audiencia en el planteamiento y resolución de los problemas sociales. Para las masas humanas que viven en países avanzados, el científico es, a la vez, un mago y un profeta; un mago que en el quirófano, en los laboratorios de las Universidades o de las grandes firmas farmacéuticas o de electrónica, practica una maravillosa magia blanca; un profeta que predica desde la pantalla del televisor, desde los periódicos o las revistas de divulgación un futuro de promesas ilimitadas.

Pero es también innegable otro hecho: la creciente preocupación por los efectos, poco deseables o positivamente destructores, de ciertas investigaciones científicas. El hombre de la calle sabe que la carrera de las armas nucleares, químicas y biológicas se disputa en el secreto de los laboratorios de investigación. Sabe también que los avances de algunos distritos de la ciencia (manipulación psicológica, experimentación clínica, etc.) constituyen una siniestra amenaza a la libertad de los ciudadanos. Hasta no hace mucho, la gente estaba convencida de que el sabio y bondadoso hombre de ciencia, distraído para todo lo que no fuera su propia investigación, era un ser esencialmente benéfico, al que se podía dejar solo sin imponerle ningún control. Hoy ya no se admite esta risueña imagen, casi angelical, del investigador.

El árbol de la ciencia da abundancia de frutos sabrosos. Pero también da algunos amargos y venenosos. La ciencia no puede trabajar de espaldas a los valores éticos. Hay ya suficientes pruebas de que el optimismo cientifista, dejado libremente a su propia dinámica, puede alcanzar resultados maléficos. Algunos abusos cometidos en la realización de ciertas investigaciones han venido a recordarnos dramáticamente que la indagación científica –al igual que cualquier otro aspecto de la actividad humana– debe supeditarse a los principios morales comunes.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com