Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Javier Úbeda Ibáñez:: La compatibilidad entre cristianismo y marxismo, una de las estrategias del movimiento “Cristianos para el Socialismo”

4.5 / 5 (24 Votos)


CAMINEO.INFO.-

La compatibilidad entre cristianismo y marxismo, una de las estrategias del movimiento “Cristianos para el Socialismo”

 
Tue, 09 Mar 2010 15:02:00

CAMINEO.INFO.-   Una de las estrategias de este movimiento (CPS) consiste en mostrar como complementarios al marxismo y al cristianismo: Afirman que es una "descomunal ignorancia" contraponer el cristianismo al materialismo de los marxistas.

Dicen que el ateísmo no es esencial al marxismo, sino algo que surgió accidentalmente en el ambiente en que tuvo que desarrollarse. Sin embargo, la crítica de la religión es esencial en la doctrina marxista. La incompatibilidad entre marxismo y religión, repetida numerosas veces por el Magisterio de la Iglesia, no se debe simplemente a que Marx negase la existencia de Dios, sino a que toda su construcción teórica y práctica se apoya necesariamente en el ateísmo.

La religión –según Marx- es la primera alienación de la que hay que liberarse, pues es el paso previo para suprimir las restantes alienaciones: La crítica de la religión es la condición de toda crítica. El ateísmo marxista es "positivo"; no es sólo un olvido de Dios, sino una exigencia del sistema. Es su fuerza motora: rechazado Dios, nada hay superior a la humanidad. Sólo a partir de aquí se puede construir la sociedad socialista sin reparar en los medios empleados –violencia, dictadura, etc.-: es la aplicación perfecta de la afirmación de aquel personaje de Dostoievski: Si Dios no existe, todo está permitido.

Ningún revisionismo marxista –ni el eurocomunismo- ha suprimido este postulado de ateísmo. Para destruir la religión se aprovecha cualquier medio, incluso la difusión del ateísmo pre-marxista: Nuestra propaganda comprende necesariamente la del ateísmo… Tendremos que seguir probablemente el consejo que dio Engels un día a los socialistas alemanes: traducir y difundir entre las masas la literatura atea de los enciclopedistas franceses del siglo XVIII1.

El propio Marx se burlaba del "clericalismo socialista", representado en la actualidad por CPS: Como el sacerdote acompañó siempre al señor feudal, así el socialismo de los curas acompaña al socialismo feudal… No hay cosa más fácil que dar un tinte socialista al ascetismo cristiano (…). El socialismo sagrado es solamente el agua bendita con la que el sacerdote bendice el despecho de los aristócratas2.

Pablo VI desautorizó este movimiento en una audiencia general, pocos días antes del Congreso de CPS en Utrecht (Holanda): El cristianismo no puede ser instrumentalizado por una concepción de la vida contradictoria con el cristianismo y, por tanto, el movimiento "Cristianos para el Socialismo" es una contradicción ideológica y práctica en sí mismo3.

¿Por qué hablan los "Cristianos para el Socialismo" con tanta convicción de la compatibilidad entre cristianismo y marxismo? ¿No será que profesan una Fe que no es sobrenatural?, ¿una esperanza que no se cifra en la vida eterna?, ¿una caridad no fundamentada en Dios? Por las contradicciones teóricas y prácticas de este movimiento se podría más propiamente denominar Excristianos para el Socialismo; es decir, cristianos que han perdido la fe y buscan sustituirla por una opción temporal.

Terminamos diciendo que la orientación de este movimiento (CPS) contradice las verdades más elementales de la Fe católica: la existencia de Dios, la libertad humana y la autonomía de lo moral y lo espiritual. Esta tendencia es temporalista, sectaria, y hace una crítica radical de la Iglesia, en cuanto institución, con argumentos y métodos marxistas, como la crítica y la lucha de clases.

Notas:

1. V. LENIN, en "Novaia Zijn", nº 28, diciembre 1905, cit. en artículo de F. OCÁRIZ, "Palabra", nº 138, Madrid, 1977. 

2. K. MARX-F. ENGELS, Manifiesto del Partido Comunista, 1848.  

3. "Il Giornale", Milán, 11-XI-1976.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:





26-09-2010, Emile Armand

El socialismo y el cristianismo preconizan el amor entre los hombres para que todos puedan gozar del banquete de la vida sin otro esfuerzo que su adhesión exterior al programa o al credo. Así, puede afirmarse que la forma científica del colectivismo o del comunismo contemporáneo, no es más que una adaptación, bajo otra terminología, del cristianismo, y sobre todo del catolicismo. El socialismo es la religión del hecho económico.
Sí, para mí sois la misma idea, un dogma que trata de imponerse como verdad absoluta, ansias de poder y dominación, búsqueda de los intereses propios pero haciendo creer a la gente que es por su bien, es para lograr una utopía, lograr algo posible, mediante la manipulación de todos, mediante su sacrificio..Pero que no se note..que nadie se entere...psss silencio

Lenina

leninalibre@gmail.com


29-03-2010, Olvido de la orientación general del Evangelio

A lo largo de la historia de la Iglesia, y más aún de la historia de la teología, numerosas concepciones filosóficas han contribuido a ofrecer bases a la reflexión sobre Dios y el mundo. En tiempos de San Agustín, era el pensamiento platónico quien lo hacía. Cuando el tomismo despuntaba como corriente de renovación teológica, Aristóteles guiaba la reflexión eclesial. En nuestra época de replanteamiento pastoral posconciliar y de incorporación del sujeto del pobre como interlocutor privilegiado del mensaje cristiano, es el pensamiento de Marx el que ofrece pistas para comprender la realidad del capitalismo y su carácter contradictorio con la esencia del mensaje de Jesús.

Nadie se atrevería a negar la importancia de San Agustín y Santo Tomás para la teología por haberse basado ellos en pensadores provenientes del paganismo. De ese modo, los cuestionamientos a utilizar el marxismo como elemento analítico por el ateísmo humanista del filósofo tienen un regusto a conservadurismo que no se puede ocultar. De hecho, en tiempos de Marx, la Iglesia jugaba un papel social tan reaccionario, justificando la sujección de las mayorías a la voluntad de los ricos y poderosos, que difícilmente una persona con un mínimo de humanidad y compasión por los hermanos sufrientes, podría comulgar con su orientación general.

No olvidemos las palabras del profeta Isaías:

Este es el ayuno que yo amo –oráculo del Señor–: soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos; compartir tu pan con el hambriento y albergar a los pobres

Guillermo Rojas

guillermorojas44@gmail.com

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com