Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Jesús Asensi Vendrell:: La otra crisis: Gustos incontrolados

5 / 5 (4 Votos)



La otra crisis: Gustos incontrolados

 
Thu, 14 Apr 2016 20:01:00

Todos los días al salir del colegio entraba en aquella tienda de chucherías y se pasaba un buen rato allí sentada, disimulando, como si no tuviera claro qué helado pedir. Pero lo cierto es que estaba enamorada del dependiente.

Una tarde entró allí una amiguita que también se fijó en el atractivo mozuelo. “Me gusta ese chico” dijo sin reparo alguno. Y al instante recibió la reprimenda de parte de su amiga: “a ti te gustan todos”. Una vez se marchó la intrusa, le susurró al chico de forma inaudible una auténtica declaración de amor: “te querré hasta que me muera”.

La chica enamorada se llamaba Mary y tenía 7 años, los mismos que su amiga Violeta. El chico afortunado era George y contaba sólo con 11 años. Y sí, estoy hablando de los protagonistas de la película de Frank Capra “¡Qué bello es vivir!”. Sólo por esta vez fijémonos en Violeta, la niña hermosa y enamoradiza, que años después se salvaría de caer en la prostitución gracias a la amistad desinteresada y generosa de George.
Resulta que hoy en día, setenta años después, muchas Violetas siguen necesitando la ayuda de un George ausente. Aunque nuestra Violeta, desde su más tierna infancia, ya no necesita salir a la calle y entrar en una heladería para fijarse en todas las cosas que le gustan: las tiene en su casa, dentro de su habitación.

No puede ser que seamos tan ingenuos, que nos chupemos tanto el dedo, que consintamos y aún alentemos que nuestros hijos tengan en su habitación una televisión, un ordenador y un móvil conectados todos ellos a internet. Porque lo normal, cuando uno no cuida ni la vista ni el corazón, es que “le gusten todas”. Y cuando uno está conectado sin filtros ni límites está más que perdido. Sólo le cabría la esperanza de encontrar un George en su camino, que le hiciera caer en la cuenta de su valía y de que los seres humanos son algo más que apetencias. Mientras tanto, para algo están ahí sus padres. ¿No crees?





Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com