Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Jun 2018
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Pedro Luis Llera Vázquez:: Sentir con la Iglesia

5 / 5 (1 Votos)




Sentir con la Iglesia


Wed, 18 Jul 2012 04:58:00

Ser fiel a Cristo es ser fiel a su Iglesia, constituida por el mismo Señor sobre la roca de Pedro y sobre la sucesión apostólica. Decía San Ignacio de Loyola que "depuesto todo juicio (o sea, al margen de lo que cada uno pueda opinar) debemos tener ánimo aparejado y pronto para obedecer en todo a la verdadera esposa de Cristo Nuestro Señor, que es nuestra Santa Madre la Iglesia Jerárquica". Y añade: "Debemos siempre tener, para en todo acertar, que lo blanco que yo veo, creer que es negro, si la Iglesia Jerárquica así lo determina".

Resulta necesario recuperar hoy estas palabras de San Ignacio. Es verdad que suenan provocadoras en estos tiempos posmodernos en los que el relativismo campa a sus anchas. Hoy en día, la opinión de cada uno es sagrada: vale igual mi opinión que la del Papa. No vale ningún argumento de autoridad. Todas las opiniones valen lo mismo. Y al final, lo que prima es la opinión pública mayoritaria. Si la mayoría cree que el aborto o la eutanasia son un gran avance de la humanidad, esa será la verdad incuestionable. Vivimos los tiempos de soberbia enseñoreada; los tiempos en los que nada es pecado y en los que Dios no pinta nada en nuestro mundo ni en nuestra vida diaria. Vivimos tiempos de Pilatos: "¿Qué es la verdad?", le preguntó a Cristo. La verdad es algo subjetivo y cambiante, algo inaprehensible, como el agua que se nos escapa entre las manos. Por lo tanto, para qué intentar alcanzar la verdad: cada uno que piense y obre como le dé la gana.

Lo mismo ocurre dentro de la Iglesia. Hoy en día, y desde hace ya demasiados años, muchos teólogos, religiosos, monjas, curas o simples laicos se empeñan en un discursos de permanente discrepancia con el Santo Padre y con lo Obispos. Muchos predican públicamente doctrinas heréticas que se apartan radicalmente del magisterio de la Iglesia y se autoproclaman "profetas" para disentir abiertamente del Papa. Pero no se van de la Iglesia, como hacía antiguamente cualquier hereje que se preciara de serlo, sino que permanecen dentro de ella para seguir socavándola y mancillándola. La mayoría de los que disienten suelen sostener posturas marxistas como los teólogos de la liberación, pero también nos encontramos con liberales; o con tradicionalistas que desde sus posiciones atentan contra la unidad de la Iglesia, como en el caso de los cismáticos lefebvrianos.

El daño que han hecho y que siguen haciendo estos profetas de la herejía o del cisma es realmente grave y así lo ha expresado reiteradamente Benedicto XVI. Están provocando desorientación en los fieles, están destrozando las escuelas y las universidades (supuestamente) católicas, están adulterando la liturgia y colaborando con la secularización interna de la Iglesia y con la apostasía silenciosa que está conduciendo a Occidente al abismo moral.

Hace unos días, por poner un ejemplo, asistíamos a la polémica que suscitó la decisión de Monseñor Jesús Sanz Montes en Asturias de trasladar a determinados sacerdotes y de realizar cambios en la curia ovetense: artículos en prensa y en blogs, manifestaciones, recogida de firmas… ¿Es que el Arzobispo no está en su derecho de regir su diócesis? ¿Es que ahora el Arzobispo va a tener que convocar un referéndum cada vez que quiera cambiar a un sacerdote de una parroquia a otra? ¿En qué creen cuantos se rasgan las vestiduras cuando su obispo, simplemente, decide trasladar a un cura de parroquia?

Por eso la Nueva Evangelización debe retomar el espíritu de San Ignacio de Loyola o de Santo Tomás Moro, que dio su vida por mantenerse fiel al Papa. Frente a la soberbia que conduce al relativismo moral y al disenso con el Magisterio de la Iglesia, hemos de recuperar la humildad del "sentir con la Iglesia". Debemos volver a la obediencia al Papa y a los Obispos, al margen de nuestras propias opiniones, de nuestros propios intereses y de nuestras valoraciones personales. Y debemos utilizar las posibilidades que hoy en día nos brindan las redes sociales e Internet para hacernos presentes y proclamar nuestra adhesión incondicional al Santo Padre y a la doctrina de la Santa Madre Iglesia. Debemos recuperar el espíritu de la Contrarreforma y articular un movimiento de laicos que juren fidelidad al Papa y a la Iglesia Jerárquica y que desde la política, desde los medios de comunicación, desde el ejercicio de la propia profesión y desde la recuperación de la escuela y la universidad para Cristo, reconquisten España y Occidente para Nuestro Señor, proclamando el Evangelio "sine glossa" y en comunión con la Tradición de la Iglesia. Necesitamos recuperar el espíritu de los Cruzados, con las armas de la devoción a la Virgen y al santo rosario y de la adoración al Santísimo: un espíritu militante firmemente enraizado en Cristo y en su Iglesia, la única Iglesia verdadera: la Santa, Católica y Apostólica. Como laico que soy, echo de menos una fraternidad de seglares comprometidos en cumplir con diligencia y fidelidad, tanto en lo que expresen de palabra como en su manera de obrar, sus obligaciones de obediencia con la Iglesia y con el Santo Padre. Pongámonos manos a la obra.

¡Viva Cristo Rey!






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com