Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Pedro Luis Llera Vázquez:: Crisis de amor

5 / 5 (5 Votos)


CAMINEO.INFO.-

Crisis de amor

 
Sun, 08 Nov 2009 19:04:00

CAMINEO.INFO.- "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo". Lc 10, 25-37

La crisis actual no es sólo una crisis económica. A lo que nos enfrentamos es a una crisis antropológica, una crisis de civilización, una crisis moral, una crisis del concepto de "persona".

"Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, varón y mujer los creó" (Gén1,27). El ser humano se parece a Dios, somos imagen de Dios. Nos asemejamos a Dios en tanto en cuanto somos capaces de amar, porque Dios es Amor. Y ahí encontramos la clave de la crisis actual: nuestra sociedad cada vez es más incapaz de amar. Nosotros cada vez somos más incapaces de amar.

Ninguna palabra más manoseada y prostituida que "amor". Dice el Diccionario de la Real Academia que el amor es un "sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser". Pero el amor no es sólo un sentimiento (aunque también lo sea). El amor es una realidad que afecta a la persona en su totalidad: no sólo a la emotividad. Las emociones y los sentimientos pueden ser pasajeros. El amor tiene vocación de eternidad y si no, no es amor auténtico. El amor es sentimiento, pero también es mucho más que eso.

El amor implica también a la razón, a la inteligencia, a nuestra capacidad de conocimiento. Si no conoces al otro difícilmente lo puedes amar (de ahí la importancia del noviazgo). Para ser persona tienes que conocerte a ti mismo y tener capacidad de conocer al otro. Si no somos capaces de entendernos a nosotros mismos y entender a los demás, no seremos capaces de amar de verdad y, en consecuencia, no seremos verdaderamente personas. El ser humano no alcanza su madurez mientras no es capaz de conocerse a sí mismo, aceptándose con sus virtudes y sus limitaciones, sus puntos fuertes y sus debilidades. Y eso puede llevarnos la vida entera, porque somos una realidad dinámica que busca la plenitud; no algo estático e inmutable. La vida es un camino en el que vamos tratando de realizarnos como personas, tratando de ser lo que estamos llamados a ser: Personas con mayúsculas, que es lo que los cristianos llamamos "santos". Todos estamos llamados a la santidad, a ser personas que aman en plenitud, como Dios nos pide que amemos: sin límites ni medida, siguiendo el ejemplo de Nuestro Señor, que nos amó hasta dar su vida para nuestra salvación.

Pero llegar a amar de verdad, también implica un ejercicio de voluntad. Amar supone sacrificio y esfuerzo. Es negarse a uno mismo para buscar el bien y la felicidad de la persona amada. El amor de los esposos o de los padres por sus hijos son buen ejemplo de ello. Por eso el matrimonio cristiano es indisoluble y no es cosa de dos, sino de tres: el hombre, la mujer y Dios. Lo que une al hombre y la mujer es el Amor: es Dios mismo. Dios nos une y nos acompaña y nos regala la vida de nuestros hijos para que los cuidemos, los amemos y los eduquemos. Porque el amor de Dios siempre es creador y dador de vida. Pero cuántas noches sin dormir, cuántas preocupaciones y sacrificios de todo tipo supone educar a los hijos. No obstante, en ese mismo esfuerzo encontramos a la vez la felicidad, el sentido de la vida y la plenitud. Amar a la esposa también implica el esfuerzo de compartir las tareas domésticas, la educación de los hijos, lo bueno y lo malo; implica el esfuerzo de mantenerse fieles a la palabra dada sin dejarse llevar por los instintos o las emociones, que pueden abocarnos a la infidelidad y al engaño. Porque el amor y la verdad tienen que ir necesariamente de la mano. "No aceptéis nada como verdad que esté privado de amor. Y no aceptéis nada como amor que esté privado de verdad. La una sin el otro se convierten en una mentira destructora", decía Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein en el siglo). Una persona tiene que tener palabra y ser auténtica y coherente. Si no, no somos personas. Nada degrada más nuestra dignidad que la mentira.

En definitiva, lo que da sentido a la vida del hombre es el amor: amor entendido como aquello que nos dignifica y nos constituye como auténticas personas y como hijos de Dios. El amor es lo que nos acerca a Dios, lo que nos permite ser semejantes a ese Dios que nos creó y nos dio la vida para que el mundo sea más hermoso y mejor gracias al amor que nosotros seamos capaces de repartir cada día a nuestro alrededor.

El problema está en que en el mundo de hoy cada vez hay más gente incapaz de amar: analfabetos del amor, pobres en amor, discapacitados para amar. Se nos está diciendo que lo único que da sentido a la vida es disfrutar: pasarlo bien, dar rienda suelta al instinto, beber, viajar, el lujo, la riqueza, la fama… Es lo que llamamos "hedonismo". Esa visión de la vida nos incapacita para amar y nos convierte en auténticos minusválidos ante la vida y nos condena al vacío, al hastío y a la desesperación. El hombre no tiene derecho al placer, sino la obligación de amar, incluso si ese amor nos provoca sufrimiento. La búsqueda desenfrenada del placer nos conduce al abismo del sinsentido nihilista que termina por destruirnos como personas.

El matrimonio está en crisis porque hay gente que ya no sabe amar. Hay gente que confunde el amor con la atracción física, con el instinto o con el enamoramiento pasajero. Y cuando actuamos así, siempre aparecerá tarde o temprano otra mujer (u otro hombre) que te resulte más atractiva y que "te enamore". Y así, muchas parejas se rompen sucesivamente sin que el individuo encuentre nunca la estabilidad emocional ni un proyecto de vida que dé realmente sentido a su existencia. La promiscuidad es uno de los signos de los tiempos. Como lo que importa es pasarlo bien y disfrutar de la vida, hoy estoy con una y mañana con otra. Porque el otro no es una persona, sino algo con lo que pasarlo bien. Una especie de juguete con el que satisfacer mis necesidades instintivas. Esto, además, se envuelve con los ropajes de una supuesta liberación sexual progresista que nos hace más modernos y así evitamos cualquier sentimiento de culpa o cualquier reproche de la conciencia. No nos reprimamos. Así no es de extrañar que cada día aumente el número de violaciones o que se multipliquen los casos de pederastia. Eso por no hablar del gran negocio de la prostitución o la pornografía que denigran la condición humana reduciéndola a puro objeto de compraventa. Todo vale con tal de disfrutar de la vida: incluso degradar la propia dignidad y la de los demás.

La familia está en crisis porque nos hemos olvidado de lo que es amar. No tenemos hijos porque no te dejan disfrutar de la vida ni prosperar profesionalmente. Y si tenemos hijos, nos vemos obligados a aparcarlos donde sea porque los dos tenemos que trabajar para poder vivir bien. Como si "vivir bien" consistiera en otra cosa distinta de querer a tus hijos y educarlos y atenderlos. Hay padres que se han olvidado de que lo más importante en la vida es querer a los hijos y que lo que tus hijos necesitan no son cosas, sino un padre y una madre que los quieran, que les lean libros, que les ayuden a hacer los deberes, que les escuchen, les consuelen, les orienten, les ofrezcan principios y valores para llegar a ser buenas personas y les ayuden a encontrar su propio camino en la vida. Por eso, pretender ser "amigo" de los hijos es una perfecta estupidez.

Hay padres que han olvidado amar a sus hijos hasta tal punto, que los matan directamente antes de que puedan nacer. ¿Cómo una madre puede llegar a matar a su propio hijo? ¿Cómo un padre puede consentir tal atrocidad? ¿Cómo se puede llegar a tal degradación, a tal falta de escrúpulos y de conciencia? El aborto es el signo más revelador del grado de barbarie al que estamos llegando por haber olvidado lo que es amar.

¿Por qué hay tantos jóvenes que caen en las drogas? ¿Por qué tantos se van de "botellón"? ¿Por qué se dan cada año tantos embarazos no deseados y tantísimos abortos? Porque no hemos enseñado a los niños qué es amar y les hemos dicho que lo importante es pasarlo bien como sea. Tampoco les hemos enseñado el valor sagrado de la vida, ni la importancia de la verdad, de la honestidad, de asumir la responsabilidad de los propios actos.

¿Por qué hemos llegado a la crisis económica que padecemos? Pues porque mucha gente sólo quiere ganar dinero como sea y de la manera más rápida y fácil posible. Así, la especulación, el robo, la corrupción y el pelotazo se han convertido en la mejor forma de enriquecerse. Y a vivir que son dos días. Y si hay gente que se queda sin empleo, si aumenta la pobreza y la miseria, no es mi problema: que lo solucionen el gobierno o Caritas.

¿Creen ustedes que es casualidad que el concepto de "pecado" haya caído en desuso? ¿Es casualidad la crisis que incluso dentro de la Iglesia sufre el sacramento de la penitencia? Nos han engañado diciendo que nada es pecado y que todo vale. Y luego nos escandalizan sus consecuencias: miles de abortos, corrupción generalizada, consumo alarmante de drogas y alcohol; proliferación de la pederastia, de la pornografía, de la trata de mujeres, de las violaciones; violencia contra las mujeres, contra los niños, contra los ancianos; niños que crecen abandonados, ancianos que mueren en soledad; escuelas que no enseñan, familias rotas… La crisis del amor y la idolatría del bienestar conllevan el auge del pecado. Pero donde abunda el pecado, sobreabundará la gracia. Dios nos urge a la coherencia, a la autenticidad, al testimonio y a la santidad. Luchar contra la crisis es luchar contra el pecado: el personal y el social. Tenemos la obligación de luchar contra la cultura satánica de la muerte para construir la civilización del amor. Lo que urge es una profunda conversión personal. Necesitamos santos, verdaderos testigos del amor de Dios, que animen a la conversión y a la penitencia. No hay otro camino. Llevamos las de ganar en Cristo, que con su muerte y su resurrección ha derrotado al pecado y la muerte de una vez para siempre. Él es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Adorémosle y amemos.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com