Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Colaboraciones:: La Jamba de la Casa:: Esto que acabáis de oír, se ha cumplido hoy, Lc. 4, 21- 30 (aquí, en nosotros, en Europa y en el mundo)

5 / 5 (4 Votos)


CAMINEO.INFO.-

Esto que acabáis de oír, se ha cumplido hoy, Lc. 4, 21- 30 (aquí, en nosotros, en Europa y en el mundo)

 
La Jamba de la Casa
Mon, 29 Mar 2010 19:11:00

CAMINEO.INFO.- 21 Comenzó, pues, a decirles: «Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy.»
22 Y todos daban testimonio de él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es éste el hijo de José?» 23 El les dijo: «Seguramente me vais a decir el refrán: Médico, cúrate a ti mismo. Todo lo que hemos oído que ha sucedido en Cafarnaúm, hazlo también aquí en tu patria.» 24 Y añadió: «En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su patria.»

25 «Os digo de verdad: Muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses, y hubo gran hambre en todo el país; 26 y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a = una mujer viuda de Sarepta de Sidón. = 27 Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue purificado sino Naamán, el sirio.» 28 Oyendo estas cosas, todos los de la sinagoga se llenaron de ira; 29 y, levantándose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a una altura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarle. 30 Pero él, pasando por medio de ellos, se marchó.

La corrección nunca la recibimos con alegría. Algo se nos resiste en el interior, ese algo se llama orgullo. Y cuanto más se es, mas se tiene. Basta con decir, es verdad. Basta con aceptar la corrección. Basta con reconocerlo, para que desaparezca el orgullo. El orgullo tan fuerte y potente, como para levantar barreras, que duran años. Como para alzar murallas ante los otros hermanos, familia, compañeros de trabajo, vecinos, etc. Es muy sencillo de quitar, de combatir, de eliminar, decir si, soy peor que eso….y desaparece.

El orgullo es como una nube. Si lo reconocemos, se disipa y volatiliza y no lo volvemos a ver hasta la siguiente prueba. Si no lo reconocemos, se pone tan densa que dejamos de ver el sol y la luz, se convierte en tiniebla y automáticamente Dios y su iluminación desaparecen de nuestra vista. Esa nube, se engorda tanto, que cuando llueve, arrastra todo lo que nos rodea y no deja nada en pié. Y cuando termina de pasar su tormenta (léase tormento), esta uno solo. Sin nada y sin Dios. Pero no termina aquí la cosa, sino que empieza automáticamente a engordar, hasta volverse de nuevo tenebrosa y aislante a la luz, como al principio, y así siguiendo ese ciclo en círculo incansablemente hasta una nueva tormenta…..sin fin.

Es Verdad, solo la viuda de Sarepta de Sidón, estaba en medio de su pobreza extrema dispuesta a acoger a Elías. Le sobraban pobreza, argumentos para rechazarlo pero no se excusó, y ello se le convirtió en la garantía de que ya no le faltaría nunca más harina y aceite. La harina para mi hace presente al Mana, al verdadero alimento que es el pan del cielo, cuerpo de Cristo para nosotros. Y el aceite (aglutinante de la harina), a la Luz a Jesús que nos ilumina que nos conduce a Dios y la unción celeste, que hace presente la elección de Dios sobre uno cuando es ungido. Con estos dos ingredientes, uno tiene garantías para vivir del amor de Dios el resto de su vida, como le pasó a la viuda de Sarepta.

No tenía el resto de Israel, la misma disposición de acogida que esta pobre viuda, ni la humildad para reconocerlo. Por eso, cuando Jesús se lo dice, se revelan, enfurecen, y se retuercen por dentro. ¿y tu y yo? ¿Cómo nos encontramos?.... Si estamos bien demos gracias a Dios, y acojamos al que se presente., Y si estamos mal, hay que reconocerlo corriendo, confesarlo volando y humillarse para no perder la Gracia (la Harina y el Aceite), la poca harina y aceite que nos queda, para seguir viviendo y no caer en el tormento de la muerte.

Es verdad, ningún leproso, acudía a Eliseo a que le curara, porque no le creían con poder para ello. Pero atención, una inocente criada, una sirvienta, una niña, un principio de mujer, le anuncia a su señor en tierra extraña, que Eliseo tiene poder para sanarlo. Ella si creyó, y lo que es más impresionante, es que su convicción hizo que su señor la creyera a ella, y se puso en marcha para encontrarse con el Profeta de Israel.

No os parece tal y como lo presento que la imagen de esta criada (sirvienta por excelencia) de este principio de mujer, es la de la virgen. No ha sido ella la que nos presentó a Jesús, un gran desconocido para nosotros. Un gran profeta, capaz de quitarnos la lepra, una enfermedad de muerte y de confinamiento, como lo son nuestros pecados. Que se nos comen, nos aíslan y nuestros miembros poco a poco desaparecen.

No os parece que dentro de este Naamán el sirio, estamos en figura todos los paganos, todos los gentiles, extranjeros de Israel y que esta palabra hoy esta en vigor en nosotros. Y que la que nos ha llevado a Jesús ha sido la virgen, ha imagen paralela de esta palabra. Por esta sirvienta, a nuestro servicio, nos hemos puesto en marcha hacia Jerusalén, verdadera Iglesia, ciudad de Dios.

Todas las figuras de esta curación ya son conocidas por todos, El Bautismo en el jordán, imagen de la sanación de nuestros pecados, etc. etc.

Volviendo a la palabra de hoy, estas dos imágenes de Elías y Eliseo, que tanto nos calientan el corazón a nosotros, y que nos llevan a dar gracias a Dios en Jesús eternamente por ello…… Si no estamos bien, nos conducen como a los judíos a la ira, se incendia nuestro orgullo, y la rabia nos retuerce el pensamiento, hasta odiar al Sumo bien, o al que nos lo hace presente. Y cada vez que nos tropezamos con esta maravilla de Gracia, en vez de alegrarnos, nos llenamos de vileza….. de tal forma, que lo que se nos acerca para sanarnos, se trasforma en algo que nos envilece y enferma. Ahí está el orgullo. Ese es nuestro verdadero asesino, esa es nuestra lepra, nuestra nube tenebrosa.

Pero…. basta llorar por ello y pedir perdón, para hacernos inmunes a lo que nos arrastra al mal y encontrarnos con el bien.

Eso es lo que nos lleva a despeñar a Jesús como los judíos, a sacarlo de nuestra casa, de nuestro ser, imagen de nuestra ciudad y precipitarlo. Y llevarlo al calvario para su eliminación. Esta fue la premonición del verdadero monte escarpado, del monte Calvario. Esto es el origen de que en Europa se quiera descartar la cruz, que ella no mande sobre nosotros, porque en nuestro orgullo, solo cabemos nosotros.

¡¡Jesús, no pases te ruego, sin detenerte, en mi, en nosotros en Europa y el mundo presente que no pueden reconocerte¡¡






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com