Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Habla el Obispo:: Monseñor Carlos Osoro Sierra:: Carta semanal del Arzobispo de Valencia

5 / 5 (2 Votos)


CAMINEO.INFO.-

Carta semanal del Arzobispo de Valencia

 
Sun, 11 Apr 2010 18:01:00

CAMINEO.INFO -Valencia/ESPAÑA- Cristo ha Resucitado. Los cristianos hemos de ser fieles a su Palabra, pues confesar la resurrección de Jesucristo es para decir con seguridad que lo que sólo parecía un sueño bonito es una auténtica realidad, que “el amor es más fuerte que la muerte” (Cant 8, 6). Este mensaje de Pascua quiere ser todo un proyecto dador de esperanza y generador de creatividad para el presente. Mirad el amor en el que todo ser humano cree y lo necesita para vivir, requiere perpetuidad, imposibilidad de ser destruido, más aún, es un grito que pide perpetuidad pero que no puede darlo por sí mismo el hombre; un grito que demanda eternidad, pero que está marcado en el ámbito de la muerte, en su soledad y en su poder de destrucción. Solamente el amor humano unido al poder, a la vida y al amor de Dios, puede fundar nuestra inmortalidad. Cristo ha resucitado para la vida definitiva, para esa vida que se escapa a las leyes químicas y biológicas y, por tanto, a la posibilidad de morir. Cristo ha resucitado para la eternidad por amor.

¿Qué significa en nuestras vidas esta Resurrección de Jesucristo? ¿A qué nos invita la Resurrección del Señor? No os invito a un optimismo ideológico que es sustituto de la esperanza cristiana y que también es distinto de un optimismo de temperamento y de disposición. Ni optimismos temperamentales, ni ideológicos, os invito a algo mucho más profundo y más puro que no se queda en pura fachada. La fachada puede ser bonita, pero si no hemos cambiado el edificio por dentro, no hemos hecho nada. Aquí se trata de cambiar al hombre por dentro. Esto es lo que trae la Resurrección de Jesucristo. Yo os invito a unir vuestra vida y el mundo con Dios, pero no por vuestras fuerzas, sino con el poder y el amor de Dios que se nos ha manifestado en Jesucristo.

Entrad en este mundo como lo hicieron los primeros discípulos del Señor. Os invito a entrar cuando está comenzando un nuevo milenio. Sed honrados para distinguir lo que desde nosotros podemos ver y vivir y lo que se ve y vive desde, con y por el Señor. Esto es fundamental para retomar la vida de otra manera. Entremos desde Jesucristo, con la experiencia de la Resurrección en nosotros. No podemos quedar impasibles ante las situaciones del mundo. Hay que entrar como los primeros discípulos en el “sepulcro” y constatar que el Señor ha resucitado, es decir, hay que entrar en este mundo, con la actitud de Pedro y el otro discípulo, que viendo al Señor, creyeron en la Resurrección del Señor, experimentaron la vida de una forma nueva e intentaron decir a los hombres el modo nuevo en que debían vivir. Os digo las mismas palabras del Apóstol Pablo: “si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de allá arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios”. Estoy convencido que el siglo que hemos comenzado, lo va a ser de testigos y místicos que entregan el proyecto de Jesucristo con el optimismo que viene de la Resurrección. En esta Pascua de 2010, os convoco a ser testigos del Resucitado.

La Resurrección del Señor nos invita a que los cristianos aportemos con nuestras vidas, en este mundo y en esta cultura, el valor y la importancia del reconocimiento de Dios para la fundamentación de la vida social, cultural y moral. Creamos esto: solamente el vacío espiritual es innatural. Una sociedad y unos hombres y mujeres con vacío espiritual, eso sí que es innatural. A menudo pueden decirnos a los cristianos que nuestra vida en muchas maneras de expresarse es innatural. No lo creáis. Lo que es innatural, y así se ha demostrado, ha sido el grito que se produce en el fondo del corazón de los hombres cuando se elimina a Dios de su existencia. Nadie habla de los traumas que en nuestra sociedad está creando el vaciamiento espiritual. Quizá hubo una tentación en el siglo que hemos terminando, como era creer que las cosas humanas iban a seguir siendo más o menos iguales después de haber eliminado a Dios de la vida, e incluso algunos pensaron que iban a ser más humanas. Las cosas y el hombre no son igual al margen de Dios y de quien ha dado las medidas de lo humano, no nos engañemos. Ello nos invita a ser testigos de lo divino en una sociedad secularizada y tentada a crearse otros dioses que deshacen la vida del ser humano. Nos invita a protagonizar de forma clara la vida en nuestra vida de Jesucristo. Rehagamos la vida del hombre desde su raíz, desde dentro, a la manera de Cristo Resucitado donde descubrimos que lo viejo ha terminado y ha comenzado algo absolutamente nuevo.

La Resurrección del Señor es una Luz que cambia la vida, nos hace reconocer a la persona humana como bien supremo del mundo, como imagen de Dios en el mundo, que no podemos manipular a nuestro capricho. La Resurrección de Cristo nos provoca a defender la vida que en su esencia es amor. Os invito a los padres especialmente a que entreguéis a vuestros hijos la fe de Jesucristo. Os invito a vosotros educadores a mostrar rostros con futuro. Os invito a vosotros los artistas que siempre tenéis lleno vuestro espíritu para ser creadores, a que expreséis a través de vuestro arte en el modo en que lo hagáis la hondura del hombre visto desde Dios. Os invito a vosotros los que trabajáis curando al hombre desde la medicina o desde la asistencia social, a que retoméis la profundidad que requiere la verdadera curación del hombre. Os invito a vosotros los ancianos a que nos digáis después de largos años de vida, lo que ha sido vuestra vida construida al lado del Señor. Os invito a vosotros los jóvenes a que pongáis a disposición del Señor vuestra hacienda, es decir, vuestra vida precisamente cuando está abierta a todas las posibilidades. Os invito a vosotros los sacerdotes, religiosos, religiosas y miembros de institutos seculares a poner toda nuestra vida, sin regatear esfuerzos en estos momentos de la historia, para acercar a Jesucristo. Invitemos a todos a entrar en el mundo con la luz que viene del Señor y mostremos realmente lo que está sucediendo cuando se entra con otras luces. La Luz que cambia la vida, que es la Resurrección de Cristo, nos llama a todos los cristianos a vivir una vida profética y sin componendas, sirviendo a Dios y al mundo.

La Resurrección del Señor nos invita a realizar una gran aportación en la fundamentación de una moral objetiva, no según las conveniencias personales o del momento. Vivir según Jesucristo es una llamada fuerte que hoy escuchamos. Con alegría os invito a que conmigo hagáis este canto: “Pascua sagrada, ¡oh fiesta de la luz!, despierta, tú que duermes, y el Señor te alumbrará. Pascua sagrada, ¡oh fiesta universal!, el mundo renovado canta un himno a su Señor”. Con la alegría de la Pascua os digo: dejad el hombre viejo y revestíos del Señor. Feliz Pascua de Resurrección.

Con gran afecto, os bendice

+ Carlos, Arzobispo de Valencia






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com