Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Jose Antonio Pineda:: DE NUEVO A CUESTAS CON EL DIVORCIO Y EL CELIBATO.

5 / 5 (1 Votos)



DE NUEVO A CUESTAS CON EL DIVORCIO Y EL CELIBATO.

 
Sat, 21 Sep 2013 07:12:00

Francisco habló con los sacerdotes sobre el divorcio y las ofrendas.

Instrucciones y consejos.

Francisco se reunió el lunes 16 de septiembre de 2013 con los sacerdotes de San Juan de Letrán en una reunión, que se prolongó durante más de dos horas y media. Y dos temas surgieron como importantes, el tema de los divorciados y las ofrendas.

El Papa Francisco habló también de los "gravísimos problemas de la Iglesia", "pero sin pesimismo".

Pero aclaró que:

"La Iglesia no se derrumba. La Iglesia nunca ha estado tan bien como hoy, es un momento hermoso de la Iglesia, basta leer su historia. Hay santos reconocidos incluso por los no católicos (pensemos en la Beata Teresa), pero hay una santidad cotidiana de muchos hombres y mujeres, y esto da esperanza. La santidad es más grande que los escándalos".

EL DIVORCIO

Un tema importante de los tratados fue el tema de los divorciados y la nulidad del matrimonio, un tema que él ya había tratado y que fue un tema de inquietud de Benedicto XVI. Indicó que hay propuestas al respecto, estudios y análisis profundos en curso. Hablarán de ello en octubre con el grupo de los ocho cardenales y en el próximo Sínodo de los obispos.

Ya el 28 de julio durante su vuelo de regreso a Roma desde Río de Janeiro Francisco había dicho:

"Los ortodoxos tienen una práctica diferente, siguen la teología de la 'oikonomia' (economía o administración), como lo llaman, y permiten una segunda darle una segunda posibilidad".

Sobre la mención que Francisco hizo a los ortodoxos hay que tener en cuenta que, a diferencia de la anulación, que declara que la unión no era válida desde el principio, el decreto ortodoxo no pone en duda la validez inicial de un matrimonio sacramental, y a diferencia de un divorcio civil no disuelve el matrimonio. Por el contrario, los ortodoxos lo describen como un reconocimiento de que el matrimonio ha terminado debido a la falta o pecado de uno o ambos cónyuges.

La ortodoxia se refiere a la unión matrimonial como, en principio, para toda la vida e indisoluble, y condena la ruptura del matrimonio como un pecado y un mal.Pero al tiempo que condena el pecado, la iglesia todavía desea ayudar a los pecadores y para permitirles una segunda oportunidad. Por tanto, cuando un matrimonio ha dejado del todo de ser una realidad, la Iglesia Ortodoxa no insiste en la preservación de una ficción legal.

El divorcio es visto como una concesión excepcional pero necesaria por el pecado humano. Es un acto de "oikonomia" y de "philanthropia" (amor bondadoso). Sin embargo, a pesar de ayudar a los hombres y las mujeres a subir de nuevo después de una caída, la Iglesia Ortodoxa sabe que una segunda alianza no puede ser la misma que la primera, y así en el servicio para un segundo matrimonio las ceremonias alegres se omiten y se sustituye por oraciones penitenciales.

Y el Papa indicó a a sus sacerdotes trabajar en la "acogida" de las parejas que conviven  y la decisión valiente y creativa de dirigirse hacia las "periferias existenciales". Una acogida que se debe ejercer en la verdad. "Decir siempre la verdad", sabiendo que "la verdad no se acaba en la definición dogmática", sino que se inserta en "el amor y en la plenitud de Dios". Por ello, el sacerdote debe "acompañar".

Habló sobre experiencias en Buenos Aires de creación de "cursos personales" para las parejas que quieren casarse pero que no pueden frecuentar los cursos prematrimoniales porque trabajan hasta tarde.

La prioridad, sin embargo, siguen siendo "las periferias existenciales", que también son "las de las familias", sobre las que habló en muchas ocasiones Benedicto XVI, sobre todo en relación con los segundos matrimonios. Nuestra tarea, dijo el Papa, es "encontrar otro camino, en la justicia".

TEMAS ECONÓMICOS

El  Papa Francisco criticó severamente a los que en una parroquia se preocupan más por el dinero para un certificado que por el sacramento mismo.

Con esta actitud solo "alejan a la gente". Se requiere, en cambio, la "acogida cordial: que los que vengan a la Iglesia se sientan en su casa. Se sientan bien. Que no sientan que los están explotando".  

"Un sacerdote, una vez, no de mi diócesis, de otra diócesis –contó Bergoglio–, me decía: 'Pero yo no pido que paguen nada, ni siquiera las intenciones de las Misas. Tengo ahí una caja y si ellos quieren dejar lo que quieran, pues muy bien. Pero, padre, ¡tenemos casi el doble de lo que tenía antes! Porque la gente es generosa, y Dios bendice estas cosas'".

Si, en cambio,"la gente ve que hay un interés económico, entonces se aleja".

¿Se está abriendo en la Iglesia la discusión sobre el celibato? ¿Qué piensa Bergoglio?

Han sonado tambores, pero…

Las recientes palabras del próximo Secretario del Estado Vaticano,

Monseñor Parolín, desataron una serie de especulaciones cuando dijo simplemente que el celibato sacerdotal no era un dogma de la iglesia, lo cual no es ningún misterio, pero algunos especularon, que el sólo hecho de decirlo implicaría una disposición a abrirse al debate, ya,  sobre el tema. ¿Pero qué piensa Francisco sobre el tema? ¿Es el momento? El periodista Sergio Rubir nos recuerda las palabras del Arzobispo Jorge Bergoglio expresadas en su libro El Jesuita. 

En el libro "El jesuita" es bastante explícito y se pregunta cómo repercute el celibato en la cantidad de obligaciones sacerdotales.

LA POSIBILIDAD DE DISCUSIÓN SOBRE EL CELIBATO

Con el Papa Francisco parece haber llegado un cambio de actitud ante el celibato: la aceptación de que puede ser debatido dentro de la Iglesia.

La señal en ese sentido la dio en los últimos días el flamante número dos del Pontífice, el designado secretario de Estado del Vaticano, monseñor Pietro Parolin, quien señaló que la exigencia del celibato para ser sacerdote "no es un dogma y se puede discutir porque es una tradición eclesiástica". Hasta ahora nunca una autoridad tan empinada del catolicismo había siquiera deslizado esa posibilidad. Otra cosa es que ese eventual debate esté a la vuelta de la esquina. En rigor, Francisco parece estar concentrado en el comienzo de su papado en revitalizar el accionar de la Iglesia y reformar la curia romana.

¿Y entonces por qué Parolin dijo ahora lo que dijo? En principio, se refirió al tema ante una pregunta de un periodista de un diario venezolano. Y seguramente quiso reafirmar el estilo abierto al diálogo de Francisco. El propio Parolin dijo en otro tramo de la entrevista que "La Iglesia no es una democracia, pero puede ejercitar un espíritu más democrático". Con todo, el nuevo secretario de Estado matizó el tema. Por lo pronto, aclaró la "continuidad" en el seno de la Iglesia que representa Jorge Bergoglio porque"a veces parece, y no sé si exagero, que Francisco va a revolucionarlo todo, va a cambiarlo todo".

Y señaló:

"El esfuerzo que hizo la Iglesia para estatuir el celibato debe ser considerado. No se puede decir sencillamente que (el celibato) pertenece al pasado".

Parolin también advirtió sobre el riesgo que entrañaría una eventual apertura abrir un debate sobre el celibato: las tensiones que podría provocar en la Iglesia.

Dijo en ese sentido:

"Es un gran desafío para el Papa porque él posee el ministerio de la unidad y todas esas decisiones deben asumirse como una forma de unir a la Iglesia, no de dividirla. Entonces, se puede hablar, reflexionar y profundizar sobre estos temas que no son de fe definida y pensar en algunas modificaciones, pero siempre al servicio de la unidad y todo según la voluntad de Dios. No es lo que me plazca, sino de ser fieles a lo que Dios quiere para su Iglesia".

Y completó:

"Hay que tener en cuenta, a la hora de adoptar decisiones, la voluntad de Dios, la historia de la Iglesia, como también la apertura a los signos de los tiempos".

¿QUERRÁ DISCUTIRLO AHORA FRANCISCO?

Sea cual fuere la posición de Francisco sobre el celibato ¿es esta la oportunidad para abrir un debate?

En este contexto, no parece que Francisco quiera complicar el comienzo de su pontificado en momentos en que tiene otras urgencias. Además, porque el clero no está en una suerte de estado deliberativo por el tema del celibato y la inquietud –contra lo que pueda pensarse– se manifiesta más fuera de la Iglesia jerárquica que entre aquellos que asumieron el requisito del celibato.

No obstante, el cambio de discurso es evidente.

Hace un año, el prefecto de la Congregación para el Clero del Vaticano, cardenal Mauro Piacenza, decía:

"Desde hace 50 años es una moda agredir cíclicamente el celibato. En algunos ambientes es fácil intuir que se trata de una verdadera estrategia. Contrariamente, la Iglesia es plenamente consciente de la extraordinaria riqueza de ese don que Dios le ha hecho".

No son pocos los expertos que creen que el celibato es una de las principales causas del abandono de hábitos y de la vocación sacerdotal.

¿QUÉ PIENSA JORGE BERGOGLIO SOBRE EL FUTURO DEL CELIBATO?

En el libro "El jesuita" es bastante explícito:

"No me gusta jugar de adivino, pero en el supuesto caso de que la Iglesia decidiera revisar esa norma, creo que no lo haría por la escasez de sacerdotes. Tampoco pienso que sería una disposición para todos los que quisieran abrazar el sacerdocio. Si hipotéticamente alguna vez lo hiciera, sería por una cuestión cultural, como es el caso de Oriente, donde se ordenan hombres casados. Allí, en una época determinada y en una cultura determinada, fue así y siguió siendo así hasta hoy. Insisto: si la Iglesia llegara alguna vez a revisar esa norma, lo encararía como un problema cultural de un lugar determinado, no de una manera universal y como una opción personal".

En el libro, Bergoglio también se pregunta cómo repercute el celibato en la cantidad de vocaciones y se responde queno está seguro de quesu supresión "vaya a provocar un aumento de las vocaciones como para paliar la escasez".

En cuanto a quienes piensan que quitarlo evitaría perversiones sexuales, señala que"el 70 % de los casos de pedofilia se producen en el entorno familiar. Hemos leído crónicas de chicos abusados por sus papás, sus tíos, cuando no por sus padrastros. O sea, son perversiones de tipo psicológico previas a una opción celibataria. Si hay un cura pedófilo, es porque lleva la perversión antes de ordenarse".

Con todo, Bergoglio manifiesta una actitud comprensiva ante un sacerdote que se enamora.

"Soy el primero en acompañar a un sacerdote en ese momento de su vida; no lo dejo sólo, lo acompaño en todo el camino. Si está seguro de su decisión incluso lo acompaño a conseguir trabajo. Eso sí, lo que no permito es la doble vida".

Cuando en 2000 la vida del ex obispo Jerónimo Podestá, que fue apartado de la Iglesia por formar una pareja, se apagaba, fue visitado por el entonces cardenal Bergoglio.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:





07-02-2014, el celibato-

Si de verdad el celibato no es un dogma, confío que, entre los grandes cambios que hará Francisco en la Iglesia Católica, será:
ABOLIR EL CELIBATO - Y CREO QUE ENTONCES SI, HABRÁ MÁS VOCACIONES-

Elvira

e.linares67@gmail.com

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com