Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo III del Tiempo de adviento: ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?

5 / 5 (5 Votos)


CAMINEO.INFO.-

Domingo III del Tiempo de adviento: ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?

 
Sun, 12 Dec 2010 07:02:00

CAMINEO.INFO.-

Isaías 35, 1-6a. 10
Sal 145, 7. 8-9a. 9bc-10 (R.: cf. Is 35, 4)
Santiago 5, 7-10
Mateo 11, 2-11

Estamos celebrando y viviendo el III domingo de Adviento. A este domingo se le llama domingo gaudete, domingo de la alegría. Hoy la liturgia nos hace una invitación a la alegría, al gozo. No a una alegría de contar chistes, sino a una alegría interior, profunda, espiritual, que nace de nuestra esperanza: el Señor viene, está cerca, y quiere hacerse más presente en nuestra vida y renacer en nosotros de un modo nuevo.

La primera lectura está plagada de frases que manifiestan alegría: ““Mirad a vuestro Dios viene en persona, resarcirá y os salvará. Volverán los rescatados del Señor, vendrán a Sión con cánticos, en cabeza, alegría perpetua; siguiéndolos, gozo y alegría. Pena y aflicción se alejarán”. Ésta debe ser nuestra actitud ante el Señor que viene: alegría y gozo.

La oración colecta de este domingo dice: “Concédenos llegar a la Navidad, fiesta de gozo y salvación, y poder celebrarla con alegría desbordante”. Otra invitación más a la alegría que nos hace la liturgia.

La suya es una venida real, no hacemos una ficción litúrgica. Jesús viene, por tanto, delante de la inminencia de su venida nos hemos de alegrar… Venida real = Alegría real.

Se acerca la Navidad y está bien alegrarse por las comidas familiares, por los reencuentros, por los regalos, todo eso está bien... pero para nosotros eso no es el fundamento de nuestra alegría. Si nuestra alegría sólo proviene de allí, es una alegría igual que la de las personas sin fe.

Nuestra alegría, la alegría cristiana, de estos días se fundamenta en que Jesús viene con la intención de renacer en nuestros corazones, de hacerse más presente en nuestras vidas. Estamos alegres y gozosos porque vamos hacer presente un acontecimiento (Navidad y su octava) que nos dará luz y gracias para vivir más profundamente nuestra vida cristiana. Por esto estamos cristianamente alegres.

Sin esperanza, sin un deseo intenso que Él renazca en nosotros de una manera nueva, no hay alegría.

Hace unos días un dirigido espiritual me hacía un discurso pesimista y triste: yo le dije que el fatalismo es un pecado y una fuente de angustia para uno mismo, que hemos de tener esperanza en la capacidad transformadora de Dios en mí y en los otros, sobre todo en los Tiempos Litúrgicos fuertes. No podemos mirar el mundo con ojos tristes. Sin esperanza no hay alegría.

¡Qué sabias son las palabras de San Jaime!: “Tened paciencia… El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra, mientras recibe la lluvia temprana y tardía”. La paciencia es necesaria para no matar la esperanza. Cuando falta la esperanza todo empieza a acabarse. Pero si hay esperanza todo es posible, Dios continúa haciendo milagros... como en el evangelio de hoy.

En el evangelio de hoy también está presente esta alegría y esperanza cuando se dice: “Los ciegos ven, y los inválidos andan, los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen, y a los pobres se les anuncia el evangelio”.

¿Quiénes son estos ciegos, inválidos, leprosos y sordos…? ¡¡Somos nosotros!! Nosotros somos estos... y de aquí viene nuestra alegría porqué el Señor que viene nos liberará de nuestras carencias.
Somos...

. “Ciegos” porqué no vemos las grandezas que el Señor quiere hacer en nosotros.

. “Inválidos” porqué el egoísmo y el rencor muchas veces nos tienen atados de manos y pies...
. “Leprosos”, porqué el pecado desfigura en nosotros la imagen de hijos e hijas de Dios, y nos cuesta ir a purificarnos en el sacramento de la reconciliación.

. “Sordos” porqué no queremos escuchar a Jesucristo en el Evangelio y preferimos escuchar a cualquier hablador por televisión.

Nosotros somos estos “desvalidos” que exultamos de alegría porqué se acerca aquel que nos sacará de nuestra ceguera, de nuestra sordera, por eso lo esperamos con anhelo, porqué obrará un gran milagro en nosotros. Un santo definía la vida cristiana: “como la espera constante del milagro de nuestra conversión”.

Hoy estamos celebrando el Domingo gaudete, el Domingo de la alegría, alegría porqué; Jesús viene: Se hará más presente en nuestra vida: Renacerá en nosotros de una nueva manera: Nos liberará de nuestras carencias...
Por esto, hace falta que le abramos una ruta al Señor, hace falta que le aplanemos el camino...






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com