Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones


Aug 2014
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

 


Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo XVI Tiempo Ordinario

     




5 / 5 (2 Votos)


   

CAMINEO.INFO.-

Domingo XVI Tiempo Ordinario

Sun, 17 Jul 2011 00:39:00

CAMINEO.INFO.- Las parábolas no las podemos ver como pequeños cuentos que Jesús explicaba en el pasado. Jesús nos habla hoy a nosotros con estas parábolas. En cada una de ellas nos quiere decir alguna cosa, nos quiere comunicar una enseñanza para nuestra vida. Es la semilla que hoy esparce...

Hay muchos tipos de parábolas: parábolas del juicio, parábolas del reino, parábolas de los perdidos y reencontrados, parábolas de la llamada...

Hoy tenemos dos tipos de parábolas: la primera la del trigo y de la cizaña es una parábola del juicio. Y las otras dos: la del grano de mostaza y la de la levadura son parábolas sobre el Reino de Dios.

De la primera parábola yo destacaría dos ideas:

• Delante de los criados que le preguntan si quiere que cojan la cizaña. El hombre dice: “No, que al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo.” Está diciendo: no lo hagáis, que la selección no es fácil, y me arrancaríais el trigo mezclado con la cizaña.

Palabras que nos hablan del no juzgar, nos hablan de erradicar de nosotros el juicio del que es trigo y del que es cizaña, de los que son buenos y de los que son malos. No hay sólo dos colores: el blanco o el negro: el mundo no está lleno de pecadores, por un lado, y de mártires que mueren cantando el credo, por el otro... La realidad es más compleja. Y sólo Dios ve el corazón de cada hombre.

No podemos juzgar. Dios es el único juez. Jesús insiste mucho en vivir esta ausencia de juicio...

No parece demasiado difícil cambiar el juicio por una plegaria por aquella persona. El juicio es improductivo, y nos hace daño, la plegaria es productiva y nos hace bien. En el examen de conciencia haría falta ir introduciendo esta revisión.

• Segunda idea a partir de esta parábola: la presencia del mal, la presencia de la cizaña en el campo del mundo, en la Iglesia, en nosotros. Abrimos la tele y cuanto mal aparece, miramos alrededor y descubrimos más mal. Y delante de este mal no podemos quedar insensibles. Quizá no nos queremos dejar afectar por el mal, quizá queremos mirar hacia otro lugar. No sería una respuesta cristiana.
Dice el Papa Benedicto XVI: “la insensibilidad hacia el mal es también insensibilidad hacia Dios”.

Quizá ahora digo una tontería, pero cuando en las noticias veo que hay una plataforma de voluntarios que evitan desahucios de personas que no pueden pagar las hipotecas, pienso: “esto lo tendríamos que estar haciendo los cristianos”. Esto es luchar contra el mal y contra la injusticia...

Y es que el Catecismo de la Iglesia Católica dice que toda la Revelación es una respuesta al misterio del mal. Por tanto, forma parte de nuestra entraña luchar contra el mal...

Nuestro gran riesgo es reducir el ser cristianos a ir a misa el domingo. Las dos parábolas que Jesús expone después vienen a decir, precisamente, lo contrario.

La parábola del pequeño grano de mostaza que crece hasta llegar a ser un gran árbol y la de la levadura, que un poco, fermenta toda la pasta, son parábolas del crecimiento del Reino de Dios. ¿Qué es el Reino de Dios? No es un espacio físico, ni una época, ni un país, sino que es que Dios reine en nosotros.

Estas parábolas nos hablan del Reino de Dios como una cosa que en sus inicios era pequeña, sin mucha transcendencia y que con el tiempo se vuelve importante y transcendente.

Esto ha sido el reinado de Dios en nosotros: comenzó siendo una realidad pequeña, unas oraciones hechas antes de ir a la cama, una fe que heredábamos de los padres, con el tiempo la fe se fue personalizando, la relación con Jesús y la Iglesia fue creciendo. Ya no es sólo unas oraciones hechas de memoria, es una relación personal que va transformando (como la levadura) toda nuestra vida: el sentido de nuestra existencia, nuestras actitudes más profundas, las relaciones humanas, la preocupación por los pobres, el ocio, el trabajo,...

Es el Reino de Dios, el reinado de Dios en nosotros, que va creciendo. Y todo esto nos ayuda a ver mejor el papel del laico: el laico, que en medio del mundo, transforma las realidades en las que vive movido por el Espíritu de Cristo. De manera que se convierte en fermento santificador de aquellas realidades en las que vive y trabaja.

Acabo recordando que Juan Pablo II decía muy a menudo: “Es la hora de los laicos”. Vosotros, podéis hacer que las cosas cambien.

La eucaristía es el gran medio para extender el reinado de Dios en nuestra vida y en nuestra sociedad. Pidámosle al Señor que trabajemos siempre como sembradores de trigo.


Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



  ARTÍCULOS RELACCIONADOS

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com