Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo XVIII del T.O.

5 / 5 (3 Votos)


CAMINEO.INFO.- Lugar de la multiplicación de los panes y los peces en Galilea

Domingo XVIII del T.O.

 
Sun, 31 Jul 2011 00:22:00

CAMINEO.INFO.- Las lecturas de hoy nos ayudan a situarnos correctamente delante de Dios. Al despertarnos por la mañana, al venir a misa, al iniciar la plegaria, al meditar la Palabra de Dios hace falta actualizar, hacernos presente, lo que hoy nos dice la primera lectura: “Escuchadme atentos, venid a mí, y viviréis. ¡Él nos da la vida!

Esta convicción: Dios da vida, llena nuestros anhelos más profundos, debe presidir nuestra vida. Aunque nos pasen cosas que no entendemos, podemos encontrar a Dios comunicando vida...

Quizá alguien piense: “pero todo esto yo no lo siento”. Nuestra vida cristiana, nuestra santificación, se apoya en el espíritu, no en la sensibilidad. El que rige nuestra vida ha de ser la fe, la razón iluminada por la fe, no la sensibilidad. La dimensión sensible es muy voluble: ahora sientes esto, después sientes aquello otro, y mañana no sentirás nada...

Por esto, esta convicción (Dios me da vida) nos pide poner en juego la fe, actualizar nuestra fe: descubrirlo a Él presente en toda nuestra vida.
Hace falta ponernos las gafas de la fe y volver a mirar nuestra vida. Tengo la impresión, y yo el primero, que no acabamos de saber ver toda la vida que Dios nos ha dado, algunos ejemplos...:
. Nuestra vida tiene un sentido: amar, hacer el bien, darse a los demás. Esto nos ha venido de Dios, de Jesucristo.
. En nuestra vida hay una esperanza: la vida eterna. Nos viene de Dios esta esperanza.
. Hemos aprendido a distinguir el bien del mal. Hemos aprendido que una cosa no es buena o mala porqué a mi me lo parece, no somos nosotros los definidores del bien y del mal. El Beato Juan Pablo II hablaba “de un subjetivismo salvaje que quita la paz”.
. Hemos cultivado nuestra interioridad, hemos mirado dentro de nosotros, nos hemos conocido, nos hemos trabajado, hemos ido mejorando.
. Y hemos establecido una relación interpersonal profunda con Jesucristo, que al margen de sentir o no sentir, ha sido nuestro buen pastor, que guía, que encamina, que cura, que perdona, que alimenta,....

Todo esto, y mucho más, nos ha venido de Dios. Imaginemos nuestra vida sin Dios... ¡viviríamos en el infierno! ¿Quién de nosotros si mira su vida podrá pensar que Dios le ha dado poca vida? Nadie. Ponernos las gafas de la fe.
San Pablo se da cuenta de todo esto, por esto dice: nada, nada de nada, me podrá separar del Cristo. Él que tiene las gafas de la fe muy bien graduadas descubre toda la Vida que viene de Jesucristo.

Y el evangelio sigue en esta misma línea iniciada en la primera lectura. El Papa Benedicto antes de ser Papa en su libro « Introducción al cristianismo » hablaba de este texto y de otros con el título de « la ley de lo abundante ». En él nos decía que hay algunas escenas evangélicas donde la desmedida de las cifras nos manifiestan la salvación sobreabundante y desbordante que Dios nos ofrece. La vida que nos ofrece es desmesurada porqué el amor de Dios no tiene medida.

Algunas escenas evangélicas con estas cifras desmesuradas son: Caná de Galilea (600 litros de agua, 600 litros de vino), parábola del sembrador (buena semilla mucho más de lo habitual 30, 60, 100)

Y hoy contemplamos la multiplicación de los panes, a partir de cinco panes y dos peces comen 5000 hombres, sin contar niños y mujeres, quedan satisfechos y aún sobran 12 cestos.

Estas cifras desproporcionadas manifestarían esta oferta de vida abundante que Dios nos hace. Esta Vida de la que he hablado a lo largo de toda la homilía tiene un rostro: Jesús de Nazaret. Él es el tesoro escondido, él es la perla de gran precio, por los cuales vale la pena venderlo todo.

Acabo con unas impresionantes palabras del Papa Benedicto dirigidas a los jóvenes, y por extensión a todos nosotros, donde habla de Jesús como fuente de vida: “Queridos jóvenes, la felicidad que buscáis, la felicidad que tenéis derecho de saborear, tiene un nombre, un rostro: el de Jesús de Nazaret, oculto en la Eucaristía. Sólo él da plenitud de vida a la humanidad. Decid, con María, vuestro “sí” al Dios que quiere entregarse a vosotros. Os repito hoy lo que dije al principio de mi pontificado: ‘Quien deja entrar a Cristo en la propia vida no pierde nada, nada, absolutamente nada de lo que hace la vida libre, bella y grande. ¡No!

Sólo con esta amistad se abren de par en par las puertas de la vida. Sólo con esta amistad se abren realmente las grandes potencialidades de la condición humana. Sólo con esta amistad experimentamos lo que es bello y lo que nos libera”.

Estad plenamente convencidos: Cristo no quita nada de lo que hay de hermoso y grande en vosotros, sino que lleva todo a la perfección para la gloria de Dios, la felicidad de los hombres y la salvación del mundo”.

Jesucristo es la Vida: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. “Yo soy la Resurrección y la Vida.”

La escena que hoy hemos contemplado puede parecernos un gran milagro: 5 panes, 2 peces, y comen 5000 hombres. Pues, no tengamos ninguna duda que la eucaristía es un milagro aún mucho más grande donde Jesús Resucitado se hace presente en medio de nosotros en un trocito de pan.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com