Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Oct 2018
MoTuWeThFrSaSu
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo IV de Cuaresma: ¿Y quién es, Señor, para que crea en él?

5 / 5 (2 Votos)




Domingo IV de Cuaresma: ¿Y quién es, Señor, para que crea en él?


Sat, 29 Mar 2014 23:58:00

CAMINEO.INFO.-

SAMUEL 16, 1b. 6-7. 10-13 a
SALMO 22
EFESIOS 5, 8-14
SAN JUAN 9, 1-41


Estamos ya en el IV domingo de cuaresma. Domingo laetare, domingo de la alegría. Alegría porque empezamos a intuir la cercanía de la pascua, en la que esperamos vivir un renacer en nuestra vida cristiana con Jesucristo. ¡Y por esto estamos alegres!

Estamos en un punto de la cuaresma en el que es conveniente examinar si realmente nos sentimos urgidos, interpelados, por la llamada de Dios Padre, que nos llama a la conversión. ¡Examinémoslo! Se trata de una llamada que no puedo eludir, no puedo hacerme el desentendido. Es una llamada a morir durante la cuaresma al pecado, para resucitar en pascua a la vida nueva de Cristo.

Como la Samaritana, el ciego de nacimiento hace un proceso de fe, y lo hace dialogando con Jesús. Nuestra fe avanza en el diálogo con Jesús.

El ciego comienza hablando de Jesús como “Ese hombre”, más adelante dirá: “Que es un profeta”, y finalmente, acaba confesando su fe en el Hijo del hombre y adora a Jesús. Es el proceso que de una manera o de otra, tendríamos que hacer todos nosotros:

. Reconocemos a Jesús como un gran hombre, excepcional por su vida y su mensaje.
. Lo descubrimos como profeta, que habla y actúa en nombre de Dios.
. Lo confesamos como Hijo de Dios cuando lo dejamos entrar en nuestra vida. Y nos relacionamos con Él, y tenemos con Él un trato de amistad.

Este itinerario de encuentro que hace el ciego de nacimiento es tremendamente pedagógico. Y es un itinerario que nos hace falta hacer, y que quizás, no lo hemos hecho y explico el motivo: cuando éramos pequeños y nos educaron cristianamente, nos enseñaron qué teníamos que cumplir; teníamos que ir a misa, teníamos que seguir unas normas, unos mandamientos, una moral, y esto era ser cristiano. Y así nos han subido a todos, no a los más jóvenes. Pero esto en muchos casos no funciona, porque falta lo que da solidez a todo esto, que es el encuentro personal con Jesucristo.

Por esto los tres últimos papas han insistido tanto en el encuentro personal, de cada uno, con Cristo. Pensadlo: ¿de pequeños, de qué os hablaban de cumplir o de encontrarse con Cristo? A mí de cumplir.

Y el ciego de nacimiento es modelo de este encuentro con Jesús como hombre sabio, con Jesús como profeta que habla en nombre de Dios, con Jesús como Hijo de Dios, que entra en mi historia. ¿Cómo encontrarnos con Él si no leemos el evangelio? ¿Cómo encontrarnos con Él si no hacemos diálogo, oración, a partir del evangelio, donde Él nos está hablando? ¿Cómo?

Este encuentro/amistad es un proceso que nos dura toda la vida, y que por tanto, siempre estamos a tiempo de encontrarnos con Él. Este encuentro nos enamora de Jesús, y desde el amor haces mucho más que lo que pide “la ley”, mucho más que el mero cumplimiento.

En castellano, decimos “cumplimiento”: “cumplo” y “miento”. Que nuestra vida no sea “cumplo y miento” sino “encuentro personal”.

Hemos puesto el foco sobre el ciego, pongámoslo ahora sobre los fariseos. En ellos se nos presenta el pecado del hombre religioso, nuestro pecado. Fijémonos en lo que ha pasado. Ante un milagro evidente, la reacción de los fariseos ha sido:
• Convierten en argumento a favor suyo que Jesús cure en sábado. “Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado”.
• Intentan que el ciego acepte sus argumentos.
• No se creen la historia del ciego, hablan con los padres.
• No se creen a los padres del ciego.
• Vuelven a hablar con el que era ciego, y ante el lógico razonamiento del ciego, lo acusan de pecador y lo expulsan de la sinagoga.

¿Qué pasa aquí? Aquí está el “meollo” de este evangelio: Lo que pasa es que los fariseos no quieren ver. Estan tan aferrados a su “montaje” que están ciegos para descubrir que Jesús es ¡la luz! No quieren ver que Jesús es luz para sus vidas. El que sólo cumple, tampoco ha descubierto a Jesús como luz para su vida.

Y así se produce una situación curiosa: el ciego que se reconoce ciego (deseoso de ver), es el que ve, y los fariseos que se piensan que ven, están ciegos.

Lo dice Jesús al final del evangelio, “…para que los que no ven, vean” el que se reconoce ciego, es el que ve: Y “y los que ven queden ciegos”, quien dice que ve, es el ciego.
La conclusión de todo ello: tamos ciegos, somos ciegos, y sólo Jesús nos puede iluminar, dar luz. Y si nos pensamos que vemos, malo. Que buena la frase de la primera lectura: “Aquello que el hombre ve, no es aquello que vale”

Dice Jesús: “Pero como decís que veis, vuestro pecado persiste”, ¿cuál es el origen de su problema?: dicen que ven. Es el pecado de la autosuficiencia, de la soberbia, del orgullo, del hacer la mía, es el “yo ya sé”. Nos ponemos nosotros en un pedestal y así apartamos a Jesús de nuestra vida.

A todos, con más o menos intensidad, nos está pasando todo esto. Y de aquí sólo salimos, encontrándonos verdaderamente con Jesús en el evangelio...





Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com