Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Solemnidad de la Ascensión del Señor

5 / 5 (1 Votos)



Solemnidad de la Ascensión del Señor

 
Sun, 01 Jun 2014 02:51:00

CAMINEO.INFO.-

HECHOS DE LOS APÓSTOLES 1, 1-11
SALMO
46
 EFESIOS
1, 17-23
MATEO 28, 16-20


Si hoy celebráramos la marcha de Jesús, ésta tendría que ser una fiesta triste. Que marche alguien, y más alguien como Jesús, siempre es una cosa triste, pero no celebramos que Jesús marchó, ni que se alejó, ni que se separó de nosotros.

Celebramos que Jesús entra en la plenitud del Padre, ya como Dios y como hombre, su humanidad es glorificada. Y atención: esto le permite un nuevo tipo de relación con toda la Humanidad, con cada uno de nosotros. Jesucristo deja de ser visible físicamente, para quedarse entre nosotros con otras presencias.

En parte, por esto, Jesús llega a decir “os conviene que yo me vaya”. Para empezar un nuevo tipo de presencia, no ya física, que es limitada; si está en Galilea, no puede estar en Jerusalén; sino una presencia espiritual, que toma formas muy diversas (los pobres, los sacramentos, los acontecimientos, la palabra de Dios, donde dos o tres se reúnen en nombre suyo, la comunidad, la naturaleza, etc.)

El ir descubriendo a Jesús, a Dios, en estas diversas presencias es un signo de ir avanzando en la vida espiritual.

Es fundamental para nuestra vida cristiana,..., ponernos las gafas de la fe y ver y vivir todo esto. Y descubrirlo presente. Podemos llegar a decir que Dios no deja nunca de hablarnos.

En el evangelio, Jesús ha dicho a sus discípulos, nos ha dicho a nosotros, unas palabras que son como un empujón: “Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos..., enseñándoles...”

¿Cómo acogemos esta palabra? La Iglesia no puede estar cerrada en sí misma y vivir para sí misma, tampoco nosotros no podemos estar cerrados en nosotros mismos, ni vivir para nosotros mismos. Abiertos al mundo, abiertos a la sociedad, abiertos a los vecinos, abiertos a la familia,... porque estamos abiertos a Dios.

Siempre me ha impresionado la pasión de la Iglesia por todo lo que tiene que ver con el hombre: San Benito y sus monjes enseñando a cultivar los campos, miles de santos preocupados, y dando la vida, para la educación de los niños, miles de santos preocupados, y dando la vida, por los pobres, los enfermos, los ancianos, muchísimos hombres de Iglesia sumergidos en el mundo de la cultura; otros, en la política; otros, hombres de ciencia, y algunos muy importantes como Mendel o Copérnico, multitud de fundadores de hospitales, leproserías, orfelinatos,...

Es impresionante la pasión de la Iglesia por el hombre. ¡Que no se acabe esta pasión!, ¡que continuemos abiertos al mundo!, ¡no nos cerremos! Aunque se rían de nosotros, aunque nos miren mal, aunque nos ridiculicen,... ¡tenemos tanto por ofrecer!

De nosotros depende como construimos el Reino de Dios, aquí en Cardedeu. No nos cerremos... Jesús nos lo pide: “Id..., bautizad..., enseñad...” ¿Cómo acogemos esta palabra?

Y cómo acojamos esta palabra tiene mucho que ver con el domingo que viene, donde celebraremos la solemnidad de Pentecostés.

Se nos ha dicho en la primera lectura: “dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo”. ¡¡Esto se cumplirá dentro de siete días!!
Para mí la celebración con más belleza de todo el año, es sin ninguna duda, la vigilia pascual, pero la celebración donde tengo una esperanza más grande de ser transformado es, sin ninguna duda, Pentecostés.

Lo que ahora diré lo he dicho un montón de veces, pero me parece tan importante, que hace falta repetirlo: en la Solemnidad de Pentecostés, no sólo recordamos un acontecimiento que pasó hace dos mil años, sino que Dios Padre y Dios Hijo, como hicieron entonces, vuelven a comunicar su Espíritu, el Espíritu Santo, el Espíritu del amor.

María y los discípulos, lo recibieron y quedaron transformados. Transformación real, que cambió sus vidas.

Transformación que se puede manifestar de muchas maneras. Una de ellas, como dice Jesús hoy: “Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos”. Y con esta fuerza, entonces, vamos, bautizamos, y enseñamos... ¡Y tanto se nos da si ríen o...!

Hemos de desear el Espíritu Santo. De la misma manera que al acabar el curso, todos deseamos que lleguen las vacaciones, y las necesitamos, y las esperamos, hacemos igual con el Espíritu Santo. ¡Lo necesitamos!, ¡deseémoslo! y ¡esperémoslo!

Vivamos una semana muy mariana para que ella nos ayude a predisponernos para recibir el don del Espíritu Santo.





Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com