Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo XVIII del T.O.




Domingo XVIII del T.O.

 
Sat, 02 Aug 2014 23:24:00

CAMINEO.INFO.-

ISAÍAS 55, 1,3
SALMO 144
ROMANOS
8,35.37-39
MATEO
14, 13- 21

Podríamos resumir las tres lecturas diciendo: a nosotros que estamos sedientos, Dios nos llama “venid”, y nos dice “os saciareis de vida”.

Con qué belleza y poesía se expresa la primera lectura: “Oíd, sedientos todos, acudid por agua” (agua = signo de vida). “Comeréis bien, saborearéis platos sustanciosos” “Venid a mí: escuchadme, y os saciareis de vida”.

A partir de estas palabras, estructuro mi homilía en tres partes:
a) Nosotros los sedientos
b) Dios que llama
c) Dios que sacia

A) Nosotros los sedientos. Tenemos sed. Sed de libertad, sed de plenitud, sed de felicidad, sed de realización personal, sed de estar bien. Tenemos tanta “sed”. Un perro no tiene sed, la persona humana está llena de sed.

¿Por qué tenemos tanta sed? Porque Dios nos ha diseñado para que las tengamos. Porque la “sed” nos lleva a buscar, a preguntarnos, hacer camino, a mirar dentro nuestro, a querer vivir la vida a fondo, a sacar a la vida todo el “meollo”. Y todo esto apunta a Cristo.

Dios ha puesto en nosotros esta “sed”, lo que pasa es que podemos saciar la sed por caminos equivocados. Como dice poéticamente la primera lectura: “¿por qué gastáis dinero en lo que no alimenta, y el salario en lo que no da hartura?”. ¡Sed mal saciada!

A diario, veo cosas que me entristecen profundamente. Ayer una noticia en La Vanguardia: “En España hay más de cuarenta mil mujeres explotadas sexualmente”. Dedicadas a la prostitución obligatoriamente. ¡Qué drama para ellas! Pero pensemos en sus clientes, que en una semana pueden llegar a los dos millones de hombres (cuarenta mil por ocho servicios diarios por seis días). Éste es el pan que no alimenta, la comida que no satisface. Tienen la sed de felicidad, de plenitud, pero no encuentran el camino para saciarla adecuadamente.

Estos días abundan en la tele, algunas teles, reportajes de fiestas en lugares turísticos. Fiestas donde hay alcohol, mucho alcohol, sexo, mucho sexo, música, y drogas de toda clase (aunque esto último, no lo enseñan). Y nos lo muestran como una gran felicidad para las personas. Lo mismo de antes “lo que no alimenta” “lo que no da hartura”.

Hoy en día, asistimos a un oscurecimiento de la verdad del hombre, de lo que hace feliz al hombre, de lo que da sentido a su vida... Si hay este oscurecimiento ¿quién pondrá luz? ¡Dar luz para que la gente pueda saciar su sed!

b) Ante todo esto Dios que grita. “Acudid por agua, también los que no tenéis dinero: venid, comprad trigo, comed sin pagar vino y leche de balde” “Inclinad el oído, venid a mí”.

¡¡Dios nos llama!! Dios, otro domingo continúa llamándonos, no se cansa de llamarnos, para que vayamos con Él. Qué bonito hacer esta experiencia: descubrir que Dios me llama a mí, personalmente, que me espera. Pienso que sólo en el silencio, podemos realmente alcanzar la profundidad y las implicaciones de una frase tan sencilla como “venid a mí”.

C) Nos llama para saciarnos, Dios se ofrece para saciar nuestros anhelos más profundos. Como decía antes: “Comeréis bien, saborearéis platos sustanciosos” “...os saciareis de vida”. Expresiones poéticas pero no irreales. El cumplimiento de estas palabras se da en el evangelio. El evangelio nos ilumina el qué de estas expresiones.

El milagro de la multiplicación de los panes y los peces, nos remite a la eucaristía. Las palabras “tomando los cinco panes....alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente”, son palabras muy eucarísticas.

¿Qué es este “comer bien”? ¿Qué son los platos sustanciosos? ¿Qué nos saciará de vida?. Sólo hay una respuesta posible: Cristo, Cristo hecho manjar, eucaristía, es la cosa buena, lo bueno y mejor, lo que sacia nuestra vida.

Hecha esta experiencia, entonces experimentamos lo que decía San Pablo en la segunda lectura: nada no nos separará del amor de Dios, manifestado en Cristo.

Resumiendo podemos decir que gracias al Cristo-eucaristía, nos sentimos saciados de nuestra sed y esto nos lleva a que nada no nos pueda separar del amor de Dios manifestado en Cristo. Que así sea...






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com