Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo IV Tiempo Adviento: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra

5 / 5 (3 Votos)


CAMINEO.INFO.-

Domingo IV Tiempo Adviento: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra

 
Sun, 18 Dec 2011 09:52:00

CAMIENO.INFO.-

SAMUEL 7,1-5. 8b-12. 4a.16
SALMO 88
ROMANOS 16,25-27
LUCAS 1, 26- 38


Estamos viviendo el cuarto domingo de adviento. Nuestro grito: “Ven Señor Jesús” es cada vez más intenso. El tiempo de adviento, la liturgia de adviento, nos ha ido llevando a desear intensamente que Jesús venga a nosotros, nos ha ido llevando a disponer nuestro corazón para recibirlo.

Porqué que “Jesús viene” no es una idea que yo repito, sino que es una realidad que estamos llamados a vivir... Si no rezo, se queda en una idea, si rezo, se convierte en una realidad.

¿Cómo se hace realidad? Cuando en la oración desde mi pequeñez lo miro a Él y le pido: “ven Jesús a nuestra familia y pon paz (tantas familias con divisiones...), o ven Jesús a mi vida porqué estoy angustiado, o ven Jesús a la vida de mi marido porqué ha perdido el norte, o ven Jesús a la vida de mis hijos porqué no hay fe verdadera”... ¿Podrá dejar Jesús de venir? ¿Podrá desentenderse el buen pastor de la oveja perdida? Tengamos fe... ¿Hay alguien en el evangelio que pida con fe ayuda a Jesús y no la reciba...? Tengamos fe...

Dentro de 7 días estaremos celebrando la solemnidad de la Navidad: volveremos a hacer presente el misterio del nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios. No sólo recordaremos cosas del pasado, lo haremos presente en medio de nosotros y si hemos deseado intensamente que Jesús venga a nosotros, si hemos ido disponiendo nuestro corazón para recibirlo, las celebraciones litúrgicas nos comunicarán experiencia de Dios.

Estas solemnidades son profundamente transformantes. ¡¡Hace falta esperarlo!!

Este planteamiento que hago lo vemos en el Evangelio, en María: Dios puede entrar en María porqué ella está predispuesta a recibirlo, porqué ella le abre el corazón y dice que Sí. Somos nosotros los que vamos abriendo y cerrando puertas...

Quizás, a fuerza de leer los mismos textos cada año ya no nos damos cuenta de lo que estamos diciendo: ¡qué admirable!, ¡qué sorprendente!, ¡qué respetuoso!, un Dios que entra en el mundo pidiendo permiso a los hombres. ¡Es increíble!

El nuestro es un Dios que entra en el mundo y en nuestros corazones a través de nuestra libertad.
Si haciendo uso de nuestra libertad le hemos esperado, lo deseamos, Él puede entrar en nosotros. Si nosotros nada de nada, entonces Él no puede entrar en nosotros.

Es el gran misterio de la libertad de los hombres: si nosotros no decimos sí a la oración, sí a meditar la Palabra de Dios, sí a la misa, sí al perdón, sí a los pobres,..., su donación queda parada, paralizada.

Nos crea sin nuestro consentimiento, no nos puede dar la vida sin nuestra implicación. Él quiere una adhesión libre, ¡del corazón!, no rutinaria.

Siempre decimos que la primera lectura y el evangelio están relacionados. Hoy de entrada no lo parece, pero hay un elemento que les une y hace que se iluminen mutuamente: el templo.

En la primera lectura, el Rey David, tiene mala conciencia porqué mientras Él vive en un palacio, el Arca de la Alianza (la presencia de Dios entre el pueblo) ha de estar en una sencilla tienda. Por esto, decide construir un templo. Pero entonces Dios interviene y sus palabras son a la vez una reprensión y una promesa.

Una promesa, porqué Dios le dice a David: “Daré un puesto a Israel, mi pueblo: lo plantaré para que viva en él sin sobresaltos. Afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas,… Yo seré para él padre, y él será para mí hijo.”

Gracias al SI de María la promesa se podrá hacer realidad y María se convertirá en un templo, donde la promesa de Dios se cumplirá. María es templo de Dios al tener en su interior al Hijo de Dios.

El Sí de María, es un Sí que hace falta contemplar. Si lo contemplamos, entonces descubrimos que el Sí de María es un Sí vivido desde la confianza ciega a la nueva realidad que se le propone. María no entiende lo que está pasando, pero dice: “Sí...Soy la esclava del Señor...”. Su Sí nos ha de animar a nosotros a decir también sí a Dios delante de tantas cosas que no entendemos y no caer en una actitud fácil de queja y de rebeldía hacia Dios.

Nos hace falta saber conformarnos con la realidad, (conformarnos en el sentido de dejarnos hacer, no de aceptación y ya está). Conformarnos con la realidad porqué Dios permite esta realidad, porqué está impregnada de su presencia, porqué todo es providencial. Esto es lo que hace María. Ella dice Sí a la realidad que Dios le propone. ¡¡Qué gran lección!!

Si miramos nuestra vida descubriremos que muchas veces decimos No a la realidad. Y la realidad, hasta la más negativa, por gracia de Dios, es una fuente de bendiciones. Entender esto es importantísimo ...!!

Quedan pocos días para Navidad, seguimos gritando “Ven Señor Jesús”, y lo hacemos de la mano de María porqué penetramos en el misterio del nacimiento de su Hijo.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com