Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo XI Tiempo Ordinario: “De la más alta rama del tronco de David suscitó el Señor un renuevo”

5 / 5 (1 Votos)



Domingo XI Tiempo Ordinario: “De la más alta rama del tronco de David suscitó el Señor un renuevo”

 
Sat, 16 Jun 2012 23:53:00

CAMINEO.INFO.- 

Ez 17,22-24: "Ensalzó los árboles humildes"
2 Co 5,6-10: "En destierro o en patria nos esforzamos en agradar al Señor"
Mc 4,26-34: "Era la semilla más pequeña, pero se hace más alta que las demás hortalizas"

Seguro que estas parábolas las hemos oído un montón de veces. Esto puede hacer que pensemos: “ésta ya me la sé”, y desconectemos un poco de lo que se está leyendo.

La Palabra de Dios es siempre viva y siempre nueva. Nunca seremos capaces de agotar la riqueza de la Palabra de Dios, porqué Dios siempre tiene a punto, para cada uno, una idea nueva, una nueva interpelación, una nueva misión, una nueva gracia para poder seguir avanzando por el camino de la santidad. ¡Ser santos es nuestro objetivo! Leon Bloy: “Sólo hay una tristeza, no ser santo”.

Un ejemplo de esto: La tarea de los padres hacia los hijos cuando estos son pequeños es muy intensa, y a medida que van creciendo esta tarea va disminuyendo hasta quedar en una cosa muy puntual o residual. En cambio el papel de Dios Padre en nuestra vida no es así: Dios constantemente nos quiere dar aquello que necesitamos para ir avanzando por el camino de la santidad. ¡Él no afloja nunca! Si estamos atentos, si ponemos los medios, descubrimos constantemente una nueva idea, una nueva interpelación, una nueva gracia.

Hablo de poner medios y la Palabra de Dios es uno de estos grandes medios para que Dios vaya dando forma a nuestra vida, modelando nuestros corazones.

Hoy hemos leído dos parábolas sobre el Reino de Dios. La parábola de la semilla que va creciendo, y la parábola del pequeño grano de mostaza que crece hasta llegar a ser un gran árbol.

Antes de hablar un poco de las parábolas, clarificar esta expresión un poco ambigua: “Reino de Dios”. Pero muy importante. En el Nuevo Testamento aparece 122 veces; de ellas 99 en los evangelios sinópticos (Mc, Mt, Lc), y 90 de ellas en boca de Jesús.

Los Santos Padres interpretan esta expresión en tres dimensiones (sigo el libro del Papa sobre Jesús de Nazaret): 1. Dimensión cristológica: Jesús es el Reino. El Reino no es una cosa, ni un espacio, es Jesús mismo. En Él, Dios está presente en medio de los hombres. Un apunte para no quedarnos en teorías y tocar nuestra vida: nunca valoraremos bastante la proximidad de nuestro Dios (Dios que se revela (Antiguo Testamento), Dios que entra en la historia (Encarnación), Dios que nos muestra su rostro en Jesucristo, Dios que se queda en nosotros (Iglesia y sacramentos). Debemos agradecer, alabar, admirar, esta proximidad, y hacerla presente en nuestra vida. Él cercano, pero hace falta que le abramos el corazón... El corazón del hombre sólo se abre desde dentro.

2. Dimensión mística: Reino de Dios es una expresión que podríamos traducir por “que Dios reine en nosotros”. El Reino de Dios está en nuestro interior. Dios reina en nuestros corazones, y allí va creciendo y actuando. Es un reinado que tiende a crecer, a expandirse e ir cogiendo todas las dimensiones de nuestra vida. ¿Cómo va este reinado de Dios en nosotros? ¿Reina Él o reinamos nosotros? Debemos mirar en nuestros corazones...

3. Dimensión eclesial. Reino de Dios e Iglesia están relacionados y hasta en cierta manera identificados. La Iglesia entendida como aquel ámbito donde Dios reina, donde vivimos los valores del Reino (justicia, paz, perdón, caridad). Por esto, el año litúrgico finaliza, culmina, con la festividad de Cristo Rey. Hacemos presente que queremos eclesialmente es que Él reine.

Todo esto también nos hace ver nuestra comunidad parroquial como un ámbito donde Dios ha de reinar, donde los valores del Reino han de ser vividos. Si hay divisiones, si me miro mal a los que son de fuera, si sólo me hablo con algunos del pueblo, si..., si.... Entonces Dios no reina. ¡Esforcémonos todos para que Dios reine!

Resumiendo: Cuando Jesús anuncia el Reino de Dios, está anunciando a Dios. Está diciendo: Dios existe, Dios está vivo. Y ahora de una manera nueva, Dios está presente y actuando en el mundo y en la historia.

Las dos parábolas de hoy son parábolas del crecimiento del Reino. Estas parábolas nos hablan del Reino de Dios como una cosa que en sus inicios era pequeña, sin mucha transcendencia y que con el tiempo se vuelve importante y transcendente.

Esto mismo ha sido nuestra vida cristiana: empezamos a ser cristianos por los padres, por una fe heredada de los padres, ellos plantaron una semilla, y poco a poco esta semilla ha ido creciendo hasta convertirse en algo importantísimo para nosotros.

Y este crecimiento se ha hecho de una manera silenciosa y humilde, sin hacer ruido, lentamente. ¡A veces, nos cuesta aceptar el ritmo de Dios! Cuando no entendemos alguna cosa, vale la pena recordar estas dos parábolas: crecimiento lento, seguro, pausado …

Que esta eucaristía nos una más a la Palabra de Dios para que Dios reine más plenamente en nosotros.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com