Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo XX Tiempo Ordinario: “Alimentas a tu pueblo con comida de ángeles y le has dado pan del cielo”

5 / 5 (3 Votos)



Domingo XX Tiempo Ordinario: “Alimentas a tu pueblo con comida de ángeles y le has dado pan del cielo”

 
Sun, 19 Aug 2012 00:35:00

CAMINEO.INFO.- 

Pr 9,1-6:
"Coman de mi pan y beban del vino que he mezclado"
Sal 33: "Gusten y vean qué bueno es el Señor"
Ef 5,15-20: "Dense cuenta de lo que el Señor quiere"
Jn 6,51-58: "Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida"

Es bastante habitual en la vida de un cristiano, y a mí también me ha pasado, dudar en algún momento de la eucaristía, dudar de la presencia real de Cristo en el pan de la eucaristía.

A los pocos años de recibir el don de la conversión, a mí me pasó: cada vez que participaba de la misa me entraban dudas. Se lo comenté a mi director espiritual, y él me dio dos consejos que yo unas cuantas veces también he tenido que dar.

El primer consejo era pedir el don de la fe, pedir el don de creer en la eucaristía. La eucaristía es un misterio, por tanto, es una gracia, un don, poder creer lo que significa...

Después de la consagración el sacerdote puede utilizar dos frases que quieren expresar esto: “Éste es el misterio de la fe” o “Éste es el sacramento de nuestra fe”. La eucaristía es el gran misterio de nuestra fe y no es cosa extraña, en ciertas épocas, pasar momentos de duda.

Estamos muy acostumbrados a participar de ella, pero, quizás, los árboles no nos dejan ver el bosque y hemos de coger un poco de perspectiva para poder valorar debidamente lo que es la eucaristía: Jesucristo, el Hijo de Dios, presente en un trocito de pan, que nos comemos y que conlleva la comunión con Cristo, ¡con Dios!

Éste es el misterio que nosotros hemos de ir profundizando día tras día o dicho de otra manera viviéndolo cada vez más intensamente.

Lo que sucede en la eucaristía es algo impensable. Humanamente no se puede entender, la sabiduría humana no lo entiende, los planteamientos humanos chocan con la eucaristía. Esto liga con la primera lectura donde son invitados a la mesa de la Sabiduría los “inexpertos”, “los faltos de juicio”, y no los sabios. Los sabios no pueden alimentarse de esta mesa porqué su sabiduría es una sabiduría meramente humana. Y esta mesa exige otra sabiduría que no viene de los hombres sino que viene de Dios.

La eucaristía nos exige la fe, pone a prueba nuestra fe. Cada eucaristía es un acto de fe. Es la fe la que nos lleva a saber vivir la eucaristía. Y esto es un don a pedir constantemente.

El segundo consejo que me dio mi director espiritual fue meditar el capítulo VI de Juan, en concreto los versículos 51-58, que son los que hoy hemos proclamado.

De esta manera fui profundizando en la certeza de que la eucaristía nace de Jesús, ¡no es un invento de los hombres! ¡Jesús mismo la instituyó! Es un camino establecido por Él para comunicarnos vida, y vida en abundancia y vida eterna. Y esto es lo esencial y deja en un lugar secundario si los cantos son mejores o peores, si la homilía es más o menos entretenida o si ha venido mucha o poca gente … Todo esto pueden ser los árboles que no nos dejan ver el bosque.

Nos hace falta revisar, a mí el primero, con qué mentalidad, con qué actitudes, venimos a la eucaristía: ¿Con una mentalidad humana o con una actitud de fe?

En el evangelio proclamado hoy, 9 veces ha salido la palabra vida o derivados suyos, casi en cada frase aparece. Y las expresiones utilizadas por Jesús tienen mucha fuerza: “pan vivo” “vivirá para siempre” “para la vida del mundo”, “vida en vosotros” “tiene vida eterna” “vivirá por mí”.

Jesús está haciendo una firme vinculación entre la vida, no la física, sino la vida del espíritu, y la eucaristía. Vida espiritual y eucaristía van irremisiblemente unidas, ineludiblemente unidas. Él mismo dice con una claridad que no deja lugar a ninguna duda:

“Si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.”

Dicho esto quisiera lanzar algunas preguntas, que cada uno busque en su interior las respuestas:

• ¿Vivimos esta certeza de que en la eucaristía recibiremos la vida? ¿Venimos realmente a la eucaristía con la actitud de recibir la vida?

• La eucaristía ¿es el centro de nuestra vida? ¿La preparamos? ¿La vivimos? ¿La aprovechamos? ¿Entra en juego la fe o nos quedamos en cosas muy humanas? ¿Es una obligación o un placer?

Si todos nosotros viviéramos mejor la eucaristía seríamos más felices, tendríamos más paz, amaríamos más.

Pidamos al Señor el don de vivir cada día mejor la fuente de la vida cristiana.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com