Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo XXI tipempo Ordinario:¿a quien vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna

5 / 5 (3 Votos)



Domingo XXI tipempo Ordinario:¿a quien vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna

 
Sun, 26 Aug 2012 00:28:00

CAMINEO.INFO.-

JOSUÉ 24, 1-2a.15-17.18b
SALMO 33
EFESIOS 5, 21-32
JUAN 6, 60- 69

Jesús nos dice hoy: “Las palabras que os he dicho son Espíritu y vida”. Así hemos de acoger la Palabra como una palabra que nos infunde vida y que nos comunica el Espíritu. En la medida que crecemos en esta certeza nuestra actitud hacia la Palabra va cambiando.

Ya sabéis que he estado unos días de receso en el Monasterio de Poblet. En este tipo de experiencias siempre procuro no hacer propósitos. Suena raro ¿no? ¡Me propongo no hacer propósitos! ¿Por qué tengo esta pretensión? Básicamente por dos motivos, avalados por mi experiencia: primero, los propósitos duran 4 días y después los incumplo. Segundo, los propósitos me centran en mí mismo (egocentrismo), yo haré, yo rezaré, yo estudiaré, yo, yo, yo... Cada vez veo más claro que todo centramiento en mí mismo no me ayuda en mi vida espiritual. Porqué me centro en mí y no en Él. Por esto, los voluntaristas no van a ninguna parte y acaban cansadísimos, porqué están centrados en ellos y no en el Señor.

Para el egocéntrico todo depende de él: su vida espiritual, las tareas que hace, los resultados, el éxito, la evangelización. Todo. En cambio para el hombre espiritual todo depende de Dios: su vida espiritual, las tareas que hace, el éxito, la evangelización. Todo.

Cuando todo depende de ti: ¡qué agobio! Cuando todo depende del Señor: ¡qué paz!

Pasar del egocentrismo (centrado en mí) al teocentrismo (centrado en Dios) es un proceso que es preciso hacer. Se le llama descentramiento. Y sólo se puede hacer en el marco de una relación real con Jesucristo.

Toda relación un poco profunda con una persona, nos descentra de nosotros mismos, me abre al otro, el otro entra en mí y yo en él.

La relación con Jesucristo es la relación más descentradora que podamos tener porqué el otro es Dios. Y esto nos permite el abandonamiento total, la confianza ciega, la infancia espiritual, esperarlo todo de Él,... En definitiva, ser niños en relación al Padre del cielo.

Cómo me gusta y me alegra cuando alguien, sobretodo señoras un poco mayores me dicen: “yo todo el día hablo con Dios”. Esta relación real con Dios, las descentra y les da la paz.

Por tanto, vuelvo a lo que decía antes, en los días de receso, nunca busco hacer propósitos sino hacer experiencia de Dios, que me centre más en Él. Pero, en estos días de una manera constante, transversal, veía como el Señor me pedía más presencia de la Palabra en mi vida. Ya no era un propósito que nacía de mí sino una indicación suya a que sus Palabras que son Espíritu y son vida tuviesen más presencia en mi vida.

Todos nosotros hemos de dejar que su Palabra sea esto: Espíritu y vida.

Hoy la primera lectura y el evangelio, siguen un mismo esquema: dificultades-opciones-experiencia de salvación-acto de fe.

• Hay dificultades. En la primera lectura la dificultad era la convivencia con los dioses de los amorreos. En el evangelio la dificultad es entender el discurso del pan de vida que hace Jesús.

• Delante las dificultades se plantean dos opciones: seguimos a Dios o abandonamos a Dios. Seguimos a Jesucristo o abandonamos a Jesucristo.

• Experiencia de salvación: Las lecturas nos exponen que el fundamento para hacer una opción por Dios/Jesucristo es la experiencia de la salvación. En la primera lectura recordamos la acción de Dios al liberarlos de la esclavitud de Egipto.

Y en el evangelio las palabras de Pedro vienen a decir: “nosotros tampoco entendemos qué estás diciendo, pero hemos hecho experiencia de que en ti, hay palabras de vida eterna”

Y es esta experiencia personal la que nos permite hacer el acto de fe y creer en Dios, en Jesucristo.

Este esquema que nos presentan las lecturas no nos es extraño: también nosotros pasamos por dificultades, personales, familiares, laborales, que nos hacen vacilar en nuestra fe. Y entonces nos planteamos: abandono o continúo. Son momentos para recordar la experiencia de salvación que hemos realizado (y que a veces no valoramos debidamente.)

La experiencia de salvación tiene muchos sinónimos: liberación del pecado, crecimiento en el amor, santificación, divinización, transformación...

Sea como sea, delante de las dudas, o hasta para argumentar nuestra opción de fe, hace falta recordar y explicitar nuestra experiencia de que Jesucristo nos ha llevado por un camino de vida, de amor, de plenitud, de sentido, de luz, de verdad, y que esta experiencia es la que nos hace continuar...






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com