Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Sep 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo XXV Tiempo Ordinario: “Seguimos al que no ha venido a ser servido, sino a servir”

5 / 5 (2 Votos)




Domingo XXV Tiempo Ordinario: “Seguimos al que no ha venido a ser servido, sino a servir”


Sun, 23 Sep 2012 00:46:00

CAMINEO.INFO.-

Sb 2,12.17-20:

"Lo condenaremos a muerte ignominiosa"
Sal 53,3- 8: "El Señor sostiene mi vida"
St 3,16-4,3: "Los que procuran la paz están sembrando la paz; y su fruto es la justicia"
Mc 9,30-37: "El Hijo del Hombre va a ser entregado... el primero, que sea el servidor de todos"

Esta escena tiene un protagonista sorprendente: el silencio, el silencio de los discípulos. En esta escena no dicen ni una palabra.

Repasemos como ha ido la escena: Jesús y los discípulos se dirigen hacia Cafarnaún. Jesús les instruye pero “no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle”. Y cuando llegan a Cafarnaún es Jesús quien les hace una pregunta y entonces no se atreven contestarle. Por tanto, en toda esta escena los discípulos callan. Es un silencio significativo.

¿Por qué callan? Porqué tienen miedo. No es una interpretación mía. En la traducción que hemos leído, dice que “les daba miedo preguntarle”.

Este “miedo”, este “no atreverse”, nos sirve para hablar de Jesús, de su personalidad. A veces temo que nos hagamos una imagen de un Jesús “ñoño”, “azucarado”, “suave”, vigilemos porqué lo podemos hacer tan “bueno” (entre comillas), tan “bueno”, que distorsionemos su personalidad.

La personalidad de Jesús es plural, es poliédrica, es muy rica: es verdad que Jesús se presenta como el buen pastor, es verdad que Jesús dice que es benévolo y humilde de corazón, es verdad que Jesús constantemente se está compadeciendo, pero no podemos olvidar que Jesús tiene unas durísimas controversias con los Fariseos, donde utiliza palabras muy fuertes, no podemos olvidar que Jesús expulsa los vendedores del templo y no podemos olvidar que Jesús reprocha a sus discípulos, en numerosas ocasiones, con duras palabras, su falta de fe o de comprensión de su mensaje. ¡De aquí nace el silencio de hoy! Todavía todos tenemos reciente la escena del domingo pasado donde Jesús dice a Pedro: “¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!”.

No podemos simplificar la personalidad de Jesús, no nos podemos quedar sólo con un Jesús “azucarado”, y dejar “el otro Jesús” porqué no lo acabamos de entender.

Hablemos un poco de este “otro Jesús” que sale a la luz en este evangelio: yo veo a Jesús con una fuerte personalidad, clarividente, contundente, que sabe lo que conviene a la persona y por esto: interpela, pregunta, corrige, habla claro, etc. Jesús quiere formar personalidades sólidas, maduras, reflexivas. Jesús se toma seriamente a las personas.

Un ejemplo: imaginemos la reacción de los discípulos a las palabras a Pedro: “¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!” ¡Esta frase se les queda grabada!, ¡es un toque de atención!, ¡un motivo de reflexión! de examinar su manera de hacer, de pensar, de vivir!. ¡Cuánto bien hizo esta frase a los discípulos de Jesús!

Tengámoslo claro, si en estos tres años que pasan con Jesús en los discípulos no hay una maduración, un crecimiento, una interiorización del mensaje de Jesús, ellos no habrían sacado adelante la Iglesia. La gracia no suple la naturaleza.

Una aclaración: Todo lo que hace Jesús siempre lo hace movido por la caridad. Todo lo que dice y hace, lo hace y lo dice, movido por la caridad, una caridad que busca el bien auténtico de la persona.

¿Y qué implicación tiene para nosotros “este otro Jesús”?. Primero diré la implicación que no tiene: este Jesús claro y contundente no justifica nuestros gritos, nuestras salidas de tono, la dureza que nace de nosotros. En definitiva no justifica nuestras faltas de caridad.

Hagamos lo que hagamos siempre lo hemos de hacer con caridad, como Jesús. Ejemplo: Jesús corrige a los discípulos, pero, quizás, tú cuando corriges a tu mujer/marido lo haces movido por tu amor propio, por tus manías, buscando tu bien y no el suyo. Por tanto, vigilemos que una manera de hacer de Jesús no autojustifique una manera de hacer nuestra, dura y egoísta.

Nos podemos preguntar ¿cómo es que los discípulos siguieron durante tres años a Jesús si los corregía de esta manera? Doble respuesta: en Jesús descubren alguien que tiene “palabras de vida eterna” y se sienten amados por Jesús. Sin esta experiencia, en dos días lo habrían dejado. También los hijos se sienten amados por los padres, aunque los padres les corrijan.

Las actitudes de este “otro Jesús” han de ser las nuestras. ¿Qué quiere decir esto? No podemos tener miedo a la corrección fraterna, no podemos tener miedo a decir siempre la verdad, no podemos tener miedo a ser contraculturales, no podemos tener miedo a exponer la buena Noticia de Jesús, no podemos tener miedo a lo qué pensarán, a lo qué dirán... No son las actitudes de Jesús, por tanto, no pueden ser las nuestras.

También a nosotros nos hace falta interpelar, preguntar, corregir, hablar claro, etc. Para formar personalidades sólidas, maduras, reflexivas. Sólo cuando buscamos el bien de las personas nos las tomamos seriamente.

Preguntémonos: ¿la actitud que tengo hacia fulanito, es la que tendría este Jesús interpelador que quiere hacer crecer las personas? No, pues, no vamos bien.

¿Jesús es Salvador o no es Salvador? ¿Jesús tiene un mensaje que nos libera o no tiene un mensaje que nos libera? Si creemos todo esto, actuemos en consecuencia y hagámoslo siguiendo el Cristo total, no un Cristo “ñoño” que no quiere que nadie se enfade con Él. No pueden ser criterios de funcionamiento que todo el mundo me acepte y que nadie se enfade conmigo. No son los criterios de Jesús, no pueden ser los mios.

Es el verdadero amor al otro el que nos lleva a asumir estas actitudes de Jesús. Que la comunión con Cristo nos comunique todas sus actitudes






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



Tu colaboración economica, por muy pequeña que sea, siempre será bien recibida y destinada no solo al mantenimiento de los servidores de CAMINEO.INFO sino tambien a obras sociales.

Preview Chanel          Preview Chanel
Camineo.info 2004-2018

 PHPCow news publishing script, content management system