Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo XXXII Tiempo Ordinario B:“Tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará”

5 / 5 (2 Votos)



Domingo XXXII Tiempo Ordinario B:“Tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará”

 
Sat, 10 Nov 2012 23:58:00

CAMINEO.INFO.-

1 R 17,10-16:

"La viuda hizo un panecillo y se lo dio a Elías"
Sal 145,7-10: "Alaba, alma mía, al Señor"
Hb 9,24-28: "Cristo se ha ofrecido una sola vez para quitar los pecados de todos"
Mc 12,38-44: "Esa pobre viuda ha echado más que nadie"

Las lecturas nos presentan dos gestos hechos por dos viudas que tienen para nosotros una enseñanza muy importante.

En la primera lectura el profeta Elías le reclama a una viuda pobre de Sarepta aquello que le queda para vivir: un poco de harina y de aceite. Y ella se lo da.

Y en el evangelio otra escena sorprendente: una viuda que da voluntariamente al tesoro del templo aquello que necesita para vivir.

No son dos gestos, es el mismo gesto. Un gesto que nace de una certeza que hay en el corazón de estas mujeres sencillas y pobres: Dios no abandona a aquel que le es fiel, Dios no abandona a aquel que confía en Él hasta allá donde no sería razonable confiar. No es razonable lo que hacen estas mujeres, pero la fe, la confianza en Dios las lleva a ir más allá de la razón. ¡Que la fe guíe nuestra vida! Somos occidentales, tenemos una tendencia excesiva al racionalismo, que la fe guíe nuestra vida.


Que no quiere decir dejar de pensar, sino que nos mueva una razón iluminada por la fe, transformada por la fe, amarada de fe. Miremos nuestra vida: ¿qué hay, más razón o más fe? Pienso que hay mucha racionalidad y poca fe.

¡La confianza en Dios! Parece el gran grito de Jesús a lo largo de su vida: ¡¡confiad en Dios!! En el evangelio de Juan lo llegó a expresar: “Confiad en Dios, confiad también en mí”. (Jn 14.1)

Dios es Padre, Dios es Todopoderoso, Dios es misericordioso, Dios es providente. ¿Cómo podemos desconfiar de Él? ¿Cómo podemos quejarnos? ¿Cómo podemos tener miedo? Delante de un Dios así sólo nos queda el camino del abandono en sus manos, pase lo que pase, y nunca desconfiar de Él.

El ejemplo de las dos mujeres sencillas y pobres nos ha de iluminar. A nosotros, hombres y mujeres occidentales tan racionales, se nos pide esta fe, esta confianza, este abandono, que lleva a hacer gestos ““irracionales””. Yo no puedo decir cuáles han de ser, pero en el silencio de la oración, leyendo los evangelios, el Señor nos los mostrará.

Hoy ocurre una cosa curiosa Jesús ¡pasa a un segundo plano!. Él interpreta lo que acaba de pasar, pero lo que queda en primer plano es el gesto de la viuda. Hoy el protagonista no es Jesús, es la viuda pobre. A ella ¡hemos de contemplar!

Entre estos dos gestos aparece la denuncia de Jesús a los maestros de la ley. ¡Qué contraste tan brutal!

El evangelista confronta la confianza y el abandono en manos de Dios de la viuda, con la vanidad y la avaricia de los maestros de la ley.

El evangelista al poner estos textos, uno detrás del otro, nos quiere provocar, interpelar. El contraste presentado no puede ser más claro:
Interioridad – exterioridad
Oculto - vistoso,
Humildad - vanidad
Esencial- accidental,
Generosidad - avaricia,
Autenticidad – falsedad
Desprendimiento – acumulación,
Abandono - control
Valentía – cobardía
Confianza – desconfianza
Caridad - egoísmo,
Ocupación interior – preocupación por el mundo.

Contraste brutal y pedagógico el que presenta el evangelista.

Contrastes que nos llevan a mirar nuestra vida, a examinar nuestras motivaciones, nuestra manera de hacer, para descubrir si hay más: interioridad, ocupación interior, humildad, centrados en lo esencial, generosidad, autenticidad, desprendimiento, abandono, valentía, confianza, caridad, o quizás, hay más exterioridad, preocupación por el mundo, vanidad, accidentalidad, avaricia, falsedad, acumulación, control, cobardía, desconfianza, egoísmo,...

Nos hace falta purificación interior. La contemplación de las viudas pobres y sencillas de la primera lectura y del evangelio nos reclama purificación interior. De manera que estemos muy lejos de la actitud de los maestros de la ley que Jesús denuncia hoy.

Que esta eucaristía nos ayude a hacer nuestras las actitudes de estas dos viudas pobres y sencillas.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com