Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 

 

 

 

 
Oct 2022
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

   


www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo XXXI Tiempo Ordinario

5 / 5 (15 Votos)




Domingo XXXI Tiempo Ordinario

Sun, 31 Oct 2021 21:50:00
 

CAMINEO.INFO.-

Hoy vemos un maestro de la ley que se desmarca del grupo de los maestros de la ley y los fariseos. Los maestros de la ley eran personas, maestros, que tenían discípulos, y que enseñaban los preceptos de la religión judía.

 

Los maestros de la ley y los fariseos siempre se están metiendo con Jesús, y buscan en él una respuesta equivocada, que le comprometa. El maestro de la ley de hoy se desmarca de su grupo: “Se le acercó uno de los escribas…, le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?” Se separa de su grupo, y hace una pregunta que le interesa mucho la respuesta. No busca pillarlo.

 

También vosotros os tenéis que saber desmarcar del grupo. Desmarcarse quiere decir ser capaz de coger un camino diferente... Vuestros familiares y amigos no creen, y vosotros os desmarcáis, cogéis otro camino: tenéis ideas propias, habéis pensado, habéis reflexionado, os habéis encontrado con Jesús, le habláis en la oración, os ha comunicado vida, os da luz, esperanza, paz, paz en la tribulación, y por todo esto creéis, y tenéis fuerza para desmarcaros.

¡¡Y no es fácil desmarcarse!! ¡¡Pero es preciso hacerlo!!

 

El maestro de la ley le hace una pregunta a Jesús. ¿Nosotros le hacemos preguntas a Jesús? En la oración es bueno hacerlas. En mi oración yo le pregunto a Jesús: ¿Cómo planteo el curso? ¿Qué hago con los padres de catequesis/ktkolla, qué propuesta les hago? ¿Por qué me he enfadado cuando me han dicho esto? ¿Cómo puedo ser más santo? ...

 

Jesús habla, y contesta... como hoy hace con el maestro de la ley.

 

Dos enseñanzas del evangelio: saber desmarcarnos, seguir en nuestro camino, y hacer preguntas a Jesús...

 

Tercera enseñanza: “¿Cuál es el primero de todos los mandamientos? “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”.

 

Cuando amas a alguien ¿qué quieres? Pasar ratos con él. ¿Queremos estar con Jesús? ¿Nos gusta estar ratos con Jesús? Respondamos en el silencio de la oración semanal... Jesús tiene muchas ganas de estar con nosotros porque nos ama... pero ¿y nosotros?

Resumiendo: desmarcarnos, hacer preguntas a Jesús, y pasar ratos con él.

 

Si Jesús nos dice que hemos de amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma, mente y fuerzas, es porque él nos ama con todo el corazón, alma, mente y fuerzas.

 

¡¡Que bonito!! Cuando nos dice que le amemos, al mismo tiempo nos está explicando cómo nos ama él … con todo el corazón...con toda…

 

Cuando rezo empiezo haciéndome presente el amor de Dios.

 

Resumiendo: desmarcarnos, hacer preguntas a Jesús, y pasar ratos con él, ¡¡Dios me ama muchísimo!!

 

Penúltima idea:

 

Es curioso, a Jesús le preguntan: ¿cuál es el primero de todos los mandamientos de la Ley? Le preguntan por el primero, por un mandamiento. Y Jesús no responde con un mandamiento sino con dos. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Señal inequívoca que el amor a Dios y al prójimo no se pueden separar. ¡¡Inseparables!!

Un ejemplo de cómo amar a los demás como a ti mismo: Ves a alguien nuevo a misa... y piensas: “¿cómo me gustaría que me trataran a mí? Me gustaría que me saludasen, me preguntasen por mí, me dieran conversación, que fueran súper amables, ... Pues, yo haré esto mismo”. Esto es amar a los demás como a ti mismo...

 

El ejemplo que yo he puesto no lo hacéis demasiado... hemos de crecer en acogida… no tengáis miedo… llamados a ser una familia.

 

Última idea: El maestro comenta la respuesta de Jesús y le dice el evangelista: “Viendo Jesús cuán atinadamente había respondido, le dijo: No estás lejos del reino de Dios”.

 

¡¡Que curioso!! ¡¡Cómo que no está lejos!! ¡¡Si el comentario del maestro de la ley es perfecto!!... Es perfecto pero le falta una cosa: acoger a Jesús. Por esto, Jesús no le puede decir: “Ya tienes el Reino de Dios en ti”.

Esto nos puede pasar a nosotros: sabemos muy bien la teoría, pero en realidad no hemos acogido a Jesús en  nuestro corazón. Si no rezamos, es lo que nos está pasando.

 

Resumiendo: desmarcarnos, hacer preguntas a Jesús,  pasar ratos con él, ¡¡Dios me ama muchísimo!! Amar a los demás como a nosotros mismos, y  acoger a Jesús en nuestro corazón. ¡¡Pidamos a Jesús que nos ayude a vivirlo!!

 









SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com