Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones


Sep 2014
MoTuWeThFrSaSu
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

 


Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Domingo XXVI del T.O.: Relativizar bienes no es despreciar ni dejarlos inactivos: hay que utilizarlos al servicio de un mundo mejor.

     




5 / 5 (4 Votos)


   

CAMINEO.INFO.-

Domingo XXVI del T.O.: Relativizar bienes no es despreciar ni dejarlos inactivos: hay que utilizarlos al servicio de un mundo mejor.

Sun, 26 Sep 2010 07:01:00

CAMINEO.INFO.-

Am 6, 1ª. 4-7;
Sal 145; 1
Tm 6, 11-16;
Lc 16, 19-31

El evangelio de hoy es continuación del evangelio de la semana pasada, donde el Señor nos exhortaba a no sentirnos propietarios de lo que tenemos sino administradores, y a administrar los bienes teniendo en cuenta los pobres.

El evangelio de hoy sigue la misma línea pero lo hace con una historia mucho más interpeladora porque nos presenta directamente el egoísmo y la indiferencia hacia el pobre.

Por un lado, aparece el hombre rico: “vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día”. Y por otro lado, Lázaro: “echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico”.

La primera lectura nos presenta una denuncia del profeta Amós: por un lado, describe una imagen de comodidad y sobreabundancia: “Os acostáis en lechos de marfil; arrellanados en divanes, coméis carneros del rebaño y terneras del establo…, bebéis vino en copas, os ungís con perfumes exquisitos”. Y por otro lado, señala: “y no os doléis del desastre de les tribus de José.”.
Cristo nos quiere mover, domingo tras domingo, a una santificación cada vez más llena e intensa. De nosotros depende ir acogiendo, rezando, trabajando todo lo que nos va diciendo o continuar igual que siempre, indiferentes a lo que oímos cada domingo...

El cardenal John O'Connor hace un tiempo dijo: ‘La Iglesia no es un buffet libre, en el que se puede coger y elegir lo que te gusta”. ¡¡Hace falta vivir todo el evangelio!!

Es cierto, que el tema de los bienes materiales no es fácil y que hacer pasos en este sentido es muchas veces una experiencia nueva. Pero hemos de acoger la palabra, vivirla y confiar en el Señor. Él sabe más, Él nos hará ir entendiendo, si le dejamos, lo que hemos de hacer…

Hace dos domingos fui a la feria de anticuarios de Cardedeu, compré una mesita de madera por 50 euros..., me encontré un feligrés de una parroquia donde yo había estado, estaba ofreciendo a los anticuarios, enseñando unas fotos, unos muebles muy bonitos de su casa. Yo imaginé que estaban pasando por dificultades y él me dice todo contento: “No, no, los quiero vender para ayudar unos vecinos que con tres criaturas se lo están pasando muy mal”. Me emocioné...

Otro ejemplo: Una parte muy importante de los ingresos de Cáritas Diocesana (BCN) es de las herencias. Personas que al morir, los herederos no son los hijos o los sobrinos sino Cáritas. En el año 2009 de los 16 millones de euros de ingresos por fondos privados 6.5 millones (42%) son de herencias.

Mirad las vidas de los santos… no encontraréis ninguno que se haya dedicado a acumular riquezas, sino más bien la preocupación es la contraria: ¿cómo puedo vivir más desprendido, más pobremente,…? ¿De qué me puedo desprender mañana, el mes que viene...?

Un amigo mío que vive en Brasil en una carta me decía: “Pocos se ponen en los zapatos de los demás, porque es el primer paso para que peligren los propios intereses”

Volvamos a las lecturas: en la primera y el evangelio hay un denominador común: el que tiene bienes se despreocupa del pobre, no se acerca al pobre, no se compadece del pobre. Observad que no se acusa a los que tienen bienes de ser explotadores o injustos o de hacer el mal, sino de despreocuparse, de no compadecerse de la suerte del pobre…

Es el pecado de omisión: pudiendo hacer el bien, no lo hacemos.

La imagen del pobre llagado a la puerta del rico, no es una imagen desconocida y extraña para nosotros. Hoy los pobres del tercer mundo están en nuestras puertas. Abrimos nuestros televisores y allí aparecen. Salimos a nuestras calles y allí están también. ¿Cómo reaccionaremos? … ¿con indiferencia?, ¿sin compasión? pues eso es lo que hizo Epulón, y ya veis donde fue a parar.

Pienso que si tuviéramos más caridad y un uso de los bienes más evangélico nuestra parroquia tendría una casa de acogida para madres con dificultades, o para transeúntes, o un centro de atención a toxicómanos o a inmigrantes. Generaríamos iniciativas que nacerían de la caridad y del desprendimiento de nuestros bienes.

Para acabar quisiera dejar hablar a los dos últimos papas: decía Juan Pablo II en la “Solicitu rei socialis: “Los ciudadanos de los países ricos, individualmente considerados, especialmente si son cristianos, tienen la obligación moral de tomar en consideración, en las decisiones personales esta interdependencia que hay entre su forma de comportarse y la miseria y el subdesarrollo de tantos miles de hombres.” (Pto. 9). Se puede decir más fuerte pero no más claro.

Y Benedicto XVI nos dice en su libro sobre Jesús de Nazaret, comentando esta parábola: « Naturalmente, esta parábola es al mismo tiempo una exhortación al amor que ahora debemos dar a nuestros hermanos pobres y a la responsabilidad que debemos tener respecto de ellos, tanto a gran escala, en la sociedad mundial, como en el ámbito más reducido de nuestra vida diaria. ».


Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



  ARTÍCULOS RELACCIONADOS

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com