Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Jul 2019
MoTuWeThFrSaSu
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        








www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: II Domingo del Tiempo Ordinario

5 / 5 (12 Votos)




II Domingo del Tiempo Ordinario


Sun, 20 Jan 2019 11:52:00

CAMINEO.INFO.-

Es una pena que hablemos del Antiguo Testamento cuando la traducción más acertada y más significativa para nosotros, habría sido hablar de Antigua Alianza, antiguas alianzas. La palabra testamento no nos dice nada, en cambio la palabra alianza es muy sugeridora. Un Dios que hace alianza...

 

La primera lectura nos habla de la alianza que Dios quiere hacer con el Pueblo de Israel. El texto es un canto, una poesía, que expresa el amor de Dios hacia  su pueblo. Empieza diciendo: “Por amor de Sión no callaré”. Y empieza a expresar muy poéticamente este amor de Dios hacia su pueblo. Ama tanto su pueblo que no puede callar, no se puede alejar, no puede dejar de bendecirlo, de protegerlo, de amarlo, de implorar que vuelvan a Él.

 

Todo esto que Dios dice al Pueblo de Israel nos lo dice a nosotros. ¡¡Recordémoslo siempre!!

 

Acaba la primera lectura presentándonos a Dios como el novio, el pueblo como la novia, y Dios que está contento de tener la novia. Es un texto profético que nos habla de la alianza esponsal que Jesucristo hará con nosotros.

 

Y a partir de Jesucristo hablamos de Nuevo Testamento, cuando la traducción más correcta habría sido Nueva Alianza. Las Antiguas Alianzas son las hechas con Noé, Abraham, Moisés,... y la Nueva y eterna alianza es la hecha por Jesucristo. En la consagración del vino, el sacerdote dice: “...porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna…”. Con Jesucristo se inicia una nueva y eterna alianza por la cual somos miembros de la familia de Dios, somos hijos en el hijo. No puede haber honor, gracia, regalo, alianza, más grande que ésta. Es necesario que nos lo repitamos en la oración: “Soy miembro de la familia de Dios...”.

 

Ya sabéis que la primera lectura y el evangelio siempre están relacionados de alguna manera. Esta relación nos ayuda a descubrir que la boda de Caná es un símbolo, de la alianza de Dios con su pueblo, una imagen de la boda definitiva de Dios con su pueblo. 

 

Tres ideas breves, tres gracias, de este evangelio:

La primera: Jesús hace llenar seis tinajas de piedra destinadas a las prácticas de purificación que, según los  estudiosos de la época, tenían capacidad, cada una, para cien litros de agua. Dos preguntas surgen: •la primera ¿por qué llena estas pilas destinadas a la purificación y no las ánforas normales destinadas a servir el vino?, • la segunda ¿por qué llena todas las tinajas, las seis, y hasta arriba, si está claro que con la mitad de una tendrían bastante?

 

El resultado es que Jesús convierte unos seiscientos litros de agua en seiscientos litros de vino. El evangelista nos comunica las medidas detalladamente (seis tinajas, con capacidad de unos cien litros cada una, “las llenaron hasta arriba”).  La intención del evangelista es que queden claras las cantidades porque con todo esto nos está diciendo alguna cosa: estas cantidades desproporcionadas nos hablan de la salvación que Jesucristo nos viene a llevar: una salvación desbordante, que sobre abunda lo que podemos esperar.

 

Este texto y otros nos están manifestando, a través de les cantidades, que el don, la gracia de Dios, su salvación, su amor no tienen medida. Se comunican de una manera desbordante.

 

Por esto os he dicho algunas veces: “Dios quiere hacer maravillas en vosotros”. Porque es la manera de Dios de hacer las cosas. Esta sobre abundancia la vemos en los santos... y la podemos ver también en nosotros...

 

La segunda idea que hay que destacar hace referencia al “vino bueno”. La presencia de Jesucristo es una presencia transformadora, transforma las cosas en “mejor”. Jesús se manifiesta a través del mejoramiento. Jesús nos quiere mejorar a nosotros, que somos un vino normalito (algunos bastante aguado), en el mejor vino. Jesús es también el vino bueno, no se puede comparar a otros vinos, y quiere que nosotros lo seamos. La presencia de Jesús en nosotros ha de provocar novedad, cambio, mejora.

 

La tercera idea que quiero comunicaros surge de la pregunta: ¿Cómo recibiremos la salvación desbordante, cómo seremos transformados/mejorados por Jesucristo? La respuesta nos la da María: “Haced lo que él diga”. La condición de posibilidad, lo que hace posible que recibamos la salvación desbordante, lo que hace posible ser transformados es  obedecer la palabra de Jesús, obedecer la Palabra de Dios. 

 

¿Pero, cómo la obedeceremos si no la conocemos? ¿Y cómo la conoceremos si no la meditamos? ¿Y cómo la meditaremos si casi nunca la leemos?  Resumiendo, que nos es necesario acercarnos, aproximarnos, a la Palabra de Dios para hacer lo que Él nos diga. Así su salvación desbordante se hará presente en nosotros.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com