Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 

 

 

 

 
Jul 2022
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

   


www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Domingo III tiempo de Pascua

5 / 5 (11 Votos)




Domingo III tiempo de Pascua

Mon, 09 May 2022 10:34:00
 

CAMINEO.INFO.- El protagonista del cuarto domingo de Pascua de los tres ciclos de lecturas A,B y C, es siempre el Buen Pastor. No es una casualidad. La Iglesia, inspirada por el Espíritu Santo, en este tiempo pascual quiere dejar muy claro que el hecho de que Jesús haya resucitado no quiere decir que ya no esté entre nosotros. Jesús continúa presente entre nosotros y lo hace como el Buen Pastor que siempre nos acompaña. ¡¡Siempre, es siempre!!

           

Es fácil quedarse con en una imagen bucólica e idílica del buen pastor y no darnos cuenta de toda la fuerza y toda la profundidad que tiene esta imagen que Jesús esta dando de sí mismo.

 

Jesús con esta imagen nos expone cómo quiere relacionarse con nosotros. Él nos está diciendo: “yo quiero ser tu pastor, te quiero dirigir, proteger, sanar, alimentar, yo estaré siempre contigo”

 

Y esta manera de relacionarse con nosotros es necesario que la personalicemos. ¡Nos lo tenemos que hacer nuestro! Lo hemos de vivir y ver como nuestro

buen Pastor. No el buen pastor para toda la humanidad, sino mi buen pastor.

Con las personas que acompaño espiritualmente me gusta incidir en esta dimensión del buen pastor. Muchas veces me comentan decisiones que han tomado. Y yo siempre les pregunto: ¿esta decisión importante la llevaste a la oración?, ¿pediste luz al buen Pastor? A veces me responden: “No”. ¡¿Es nuestro pastor o  no lo es?! ¡¿Nos dirige o no nos dirige?!

 

O la manera de reaccionar ante una dificultad o un problema con el marido, la esposa, un compañero de trabajo, o con una catequista. Mi reacción es al modo humano, desde las entrañas, o es al modo divino, dialogando con el buen Pastor, ¿tú cómo lo ves Jesús?

 

Es un aprendizaje, que cada vez lo tengamos más presente. Y esto lo descubriremos en la oración … Que su frase “Yo soy el buen pastor” no quede sin respuesta en nosotros.

 

Y la segunda lectura se abunda en esta imagen: “El que se sienta en el trono acampará entre ellos. Ya no pasaran hambre ni sed, no les hará daño el sol ni el bochorno. Porque el cordero que está delante del trono será su pastor, y los conducirá hacia fuentes vivas. Y Dios enjugará las lágrimas de sus ojos”.

 

Muy poético, ¿verdad?, pero también muy real. “Acampará entre ellos”: esto es la encarnación, Dios se encarna, se hace uno de nosotros. Para que al hacerse cercano, conozcamos, le veamos, le amemos. Y como Buen Pastor continúa acampado entre nosotros.

 

“Ya no pasarán hambre ni sed”:  él nos sacia, el corazón del hombre anhela muchas cosas ... hasta que lo encontramos a Él. “Terminé de buscar cuando lo encontré a Él” decía un cantautor.

 

“Porque el Cordero que está delante del trono será su pastor, y los conducirá hacia fuentes de aguas vivas”: Jesús no viene para agobiarnos ni para ponernos encima pesadas cargas y pesadas obligaciones. Jesús viene para darnos vida. Él nos conduce hacia las fuentes de las que brota el agua de la vida. Esas fuentes son los sacramentos. Vivamos con fe los sacramentos, como fuentes de donde mana la gracia de Dios.

 

En el evangelio dice Jesús: “Mis ovejas escuchan mi voz”. Jesús no habla de un reconocimiento exterior, no se trata de reconocer el tono de voz y poder decir: “es Jesús”. Este reconocimiento exterior también lo podrían hacer los fariseos y maestros de la ley.

 

¿Qué quiere decir, entonces, este reconocer su voz? Quiere decir que las palabras de Jesús las siento, las entiendo, dirigidas a mí. Reconozco que esa voz me habla a mi

 

Cuando Jesús dice: Paz a vosotros”, a mí me lo dice.

Cuando Jesús dice: Como el Padre me ha enviado a mí, también yo os envío a vosotros”, a mí me lo dice.

Cuando Jesús dice: “No seas tan incrédulo. Seas creyente”, a mí me lo dice.

 

Reconocer su voz quiere decir que las palabras de Jesús las siento, las entiendo, dirigidas a mí. Y cuando acogemos así la Palabra de Jesús, esta palabra transforma nuestra vida. ¡Jesús nos habla!, ¡me habla a mí! ¡Que Dios nos ayude a vivirlo!

 

Un poeta francés, Paul Claudel, converso, intentaba atraer al cristianismo a un amigo suyo, André Gide. Éste era un hombre muy intelectual que le oponía argumentos de tipo histórico, filosófico, etc.  Entre ellos se cruzaron algunas cartas, al final en una de ellas decía Paul Claudel: “Hay una cosa que no puedo negar, y es que Dios ha hablado y yo he oído su voz”.  

Ésta tendría que ser nuestra experiencia: escuchar la voz del buen Pastor. ¡Que así sea!









SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com