Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en Espańa
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Colaboraciones:: Biblia y Exégesis:: “Por nuestros propios medios no podemos construir la verdadera felicidad” (Lc 23,35-43)

5 / 5 (2 Votos)



“Por nuestros propios medios no podemos construir la verdadera felicidad” (Lc 23,35-43)

 
Sat, 23 Nov 2013 22:40:00

En los últimos momentos de la vida de Jesús, los Evangelios sinópticos (Lc 23,35-43; cf. Mt 27,39-44; Mc 15,29-32) nos narran las burlas e improperios a los que fue sometido Jesús. Fueron cuatro las categorías de personas que se mofaban de Él: Los transeúntes, los sanedritas, los soldados y los malhechores crucificados con Él.

Jesús fue sometido a rituales de Degradación de estatus, Según Bruce Malina: "En las sociedades mediterráneas del siglo I, el estatus de honor de un individuo determinaba, tanto su posición en la comunidad, como sus oportunidades en la vida. Aunque el honor dependía sobre todo del nacimiento (adscrito), podía también adquirirse mediante la prestación de servicios extraordinarios o afrontando con éxito los desafíos de la vida diaria. A lo largo de los tres evangelios se presenta a Jesús como una persona cuyas palabras y acciones resultan desproporcionadas para el estatus de honor de un artesano rural. Por eso, los relatos de Mateo, Marcos y Lucas muestran continuamente cómo Jesús es reconocido, lo mismo por amigos que por enemigos (de mala gana, indirectamente, irónicamente), como superior a lo que de él cabía esperar. En realidad es el honorable Hijo de Dios. En el evangelio de Mateo podemos ver que los adversarios de Jesús no podían hacer nada porque la muchedumbre estaba «admirada de su enseñanza» (Mt 22,33) o porque tenían «miedo de la gente, porque lo tenían por profeta» (Mt 21,46). Lo mismo acontece en Mc 11,18; 12,12, y Lc 20,19; 19,48. Todo ello es un indicio de que, ante la opinión pública, el estatus de honor de Jesús le hacía invulnerable. Por eso, para poder acabar con él, era necesario que los adversarios de Jesús atacaran en primer lugar la posición que ocupaba a los ojos de la gente. En todos los evangelios llevan a cabo este plan mediante lo que los antropólogos llaman «rituales de degradación de estatus». El ritual de degradación de estatus es un proceso público de reformulación, etiquetación y humillación que busca el modo de recategorizar a una persona como socialmente desviada. Tales rituales expresan la indignación moral de los denunciantes, y se burlan o desacreditan la identidad anterior de una persona con el ánimo de destruirla totalmente. Generalmente van acompañados de una actividad revisionista del pasado de dicha persona para hacer ver que siempre había vivido desviada. Existe una amplia gama de situaciones que constituyen la ocasión propicia para destruir en público la identidad y la credibilidad de una persona: juicios, vistas públicas, encuentros políticos, etc"1.

Hay cierta contradicción en cuanto al letrero que le colocaron a Jesús en la cruz; Mateo (27,37) dice: "Este es Jesús, Rey de los judíos; Marcos (15,26) por su parte: "El rey de los judíos"; Lucas (23,38), nos dice "Este es el rey de los judíos" y en Juan (19,19) "Jesús el Nazareno, el rey de los judíos". Lo que sí está claro en los cuatro evangelistas es la palabra "rey de los judíos".

Uno de los pasajes más bellos, y de misericordia infinita por parte de Jesús, es el momento cuando ""También le injuriaban los que estaban crucificados con él". Jesús le responde al buen ladrón con su Tercera palabra en la cruz, que a partir de "Hoy" mismo estará con él en el paraíso. No necesitará esperar el glorioso final mesiánico, porque inmediatamente experimentará la dicha de la vida en Dios. Jesús hasta en los momentos finales es el libertador y salvador de los pecadores.

ACTUALIZACIÓN

ØLa salvación viene del Señor, solamente en Él encontramos la puerta que nos lleva a la puerta de la felicidad eterna. El verdadero paraíso debemos irlo construyendo aquí en la tierra. Nuestras relaciones con familiares, amigos y extraños deben ser siempre en Cristo, con amor y misericordia.

ØEs necesario que Jesús reine en nuestro corazones, en el matrimonio, el centro de atención no deben ser los esposos sino Cristo, porque es Él quien los santifica y les da las fuerzas necesarias para ser felices en un mundo que quiere imponer falta de perdón y violencia. Por nuestros propios medios no podemos alcanzar la verdadera felicidad, quien quiera construirlo de esa manera, tarde o temprano se dará cuenta que construido su vida sobre la arena y no sobre la roca (Lc 6,46-49).

1. Malina, Bruce, Los Evangelios Sinópticos y su Cultura Mediterránea del Siglo I,Verbo Divino, Estella, 1996, pag 396-397






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com