Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Pepita Taboada Jaén:: La conversión, experiencia de felicidad

5 / 5 (1 Votos)



La conversión, experiencia de felicidad

 
Pepita Taboada Jaén
Thu, 29 Jan 2015 16:58:00

A lo largo de la historia del Cristianismo han sido muchas las personas de los cinco continentes que en un momento determinado de su vida han descubierto la fe en Jesucristo profesada por la Iglesia Católica. Existen conversos que nunca fueron cristianos y que, procedentes de padres ateos y pertenecientes a países que vetan la enseñanza religiosa, jamás han oído hablar de la existencia de Dios. La mayoría provienen del comunismo soviético; otros muchos, de religiones no católicas; y un gran número, aunque bautizados en la iglesia católica, no se interesaron por la fe o la abandonaron en un momento de su vida.

Es interesante observar que, tanto los que descubren la fe como los que retornan a ella, lo hacen por motivos singulares que Dios les hace ver, bien de forma espectacular o a través de un proceso más lento. He aquí algunos ejemplos:

Entre los conversos que nunca fueron cristianos resaltaría la figura de Tatiana Goritchéva. Nace en Leningrado en 1947. Estudiante brillante, a los 18 años es responsable de las Juventudes Comunistas y posteriormente, profesora de ética en la Facultad de Medicina. Relata su vacío interior, pasa por la meditación trascendental y el yoga hindú hasta que, de forma casual, lee el Padrenuestro que le inicia en su conversión. Ella misma relata: “De repente me sentí transformada. No fue mi razón idiota, sino todo mi ser el que comprendió que El existía, El, el Dios vivo, personal, que me ama y que ama a toda la creación (…)
Otra soviética, Svetlana Stalin, hija del dictador y genocida comunista Joseph Stalin. Cuenta que cuando su hijo de 18 años enfermó gravemente, se negó a ir al hospital, a pesar de la insistencia del médico. Por primera vez en su vida, a los 36 años, pidió a Dios que lo curara. No conocía siquiera el Padrenuestro. Pero Dios, dice, le escuchó y después de la curación “un sentimiento interno de la presencia de Dios me invadió”. Fue bautizada en primer lugar en la fe ortodoxa, el 20-mayo-1962. Ayudada por la CIA huye de Rusia en 1967 y se refugia en Occidente. Después de varios sucesos, la lectura de libros sobre la fe y la amistad y el ejemplo de amigos católicos contribuyeron a que se acercase a la Iglesia Católica, siendo bautizada en 1982. Cuenta que: “Los años de mi conversión han sido plenos de felicidad. La Eucaristía se ha hecho para mi viva y necesaria. El Sacramento de la Reconciliación con Dios a quien ofendemos hace que sea necesario recibirlo con frecuencia…”

André Frossard, prestigioso periodista francés (1915-1995) se consideraba un ateo perfecto, convencido de que Dios no existía y que el universo era una combinación de elementos colocados al azar. Sus padres habían decidido que escogiera su religión a los 20 años,”si contra toda esperanza razonable consideraba bueno tener una.” Precisamente cuando tenía 20 años, entró una tarde en una capilla parisina en busca de un amigo. Cinco minutos más tarde salió invadido de una “alegría inagotable” . Su amigo Willemin le pregunta: “¿Qué te pasa?” Responde: “Soy católico, apostólico, romano. Dios existe, y todo es verdad”. Posteriormente lo explicaría en un libro que tituló: “Dios existe. Yo me lo encontré”. Mereció el Gran Premio de la Literatura Católica en Francia en 1969, y se convirtió en un best-seller mundial.

Y, por último, no quiero dejar de mencionar a María Vallejo-Nájera, nacida en Madrid en 1964, hija del conocido psiquiatra y escritor, Juan-Antonio Vallejo-Nájera, Licenciada en Pedagogía y escritora. Su conversión se debió a una visita a Medjugorje, donde desde hace varios años hay apariciones de la Virgen a unos cuantos niños, hoy ya mayores.

El momento más destacado de su conversión, ocurrida en el año 2002, lo relata diciendo que, a pesar de que ella fue casi a la fuerza a ese lugar por insistencia de unas amigas anglicanas, de pronto sintió que todo a su alrededor se paraba; no oía ni veía nada, únicamente percibió que caía sobre ella, como un rocío infinito, el amor de Dios. Durante sólo tres segundos tuvo su juicio particular: todos los pecados desde niña se le hicieron presentes. Y ese amor que sintió, fue tan grande que cambió radicalmente su vida. Actualmente, además de escribir libros, es invitada a dar conferencias para contar su impresionante conversión, por ciudades de Hispanoamérica y España.

Es un hecho, pues, que el descubrimiento de la existencia de Dios de forma extraordinaria, produce en esas personas sentimientos de alegría, paz, asombro y seguridad en la fe que acaban de experimentar. La conmoción interna ante ese hecho singular les lleva a entender, no el “amor a Dios” por parte del hombre sino principalmente el “amor de Dios” hacia el hombre, iniciándose así un despegue espiritual que les anima a confiar en la gracia de Dios y a luchar contra sus defectos.

Y hay que decir también que no es necesario tener una conversión “tumbativa” para vivir y gozar del amor que Dios nos tiene. Es más bien ser capaz de huir del acostumbramiento y asombrarse de las maravillas de Dios, profundizando en la Verdad y escuchando y asimilando lo que la Iglesia nos enseña. Juan Pablo II al hablar de la Eucaristía, el jueves santo del año 2003, para mostrar la grandeza de lo que está enseñando a los cristianos, dice: “Con la presente Carta encíclica, deseo suscitar el “asombro” eucarístico…”

También nos puede ayudar la experiencia de los santos. San Agustín (sigo IV) es uno de los más grandes convertidos de la historia cristiana. Descubrió el amor de Dios progresivamente, lo que le llevó a exclamar: “Tarde te amé, hermosura increada, tarde te amé ” San Josemaría Escrivá (siglo XX) con una trayectoria distinta, escribió: “¿Saber que me quieres tanto, Dios mío, y no me he vuelto loco?”

La sabiduría de entender el amor de Dios, está al alcance de todos los hombres, de todos los tiempos.





Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com