Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Aug 2017
MoTuWeThFrSaSu
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Habla el Obispo:: Homilía del Corpus

4.5 / 5 (19 Votos)


CAMINEO.INFO.-Monseñor Carlos Osoro Sierra,

Monseñor Carlos Osoro Sierra,

Homilía del Corpus

 
Monseñor Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Valencia
Mon, 15 Jun 2009 13:01:00

CAMINEO.INFO -Valencia/ESPAÑA- Excelentísimo Cabildo Catedral, queridos hermanos sacerdotes; queridos miembros de la Vida Consagrada; Honorable Señor Conseller de Bienestar Social, en representación del Molt Honorable Señor President de la Generalitat; Excma. Señora Alcaldesa y Corporación Municipal; Excmo. y Magnífico Señor Rector de la Universidad Católica San Vicente Mártir ; Autoridades civiles, militares y académicas; asociaciones de fieles, hermanos y hermanas:

La fiesta de Corpus Christi se ofrece a todos los cristianos para que celebremos las maravillas de Dios significadas y realizadas en el Misterio de la Eucaristía, en la presencia real de Jesucristo, y así veneremos la presencia de Cristo entre nosotros y demos gracias a Dios por los dones recibidos. Se trata en esta fiesta de presentar en medio del mundo a Jesucristo, es una fiesta cósmica, pues el Señor con su presencia real en el Misterio de la Eucaristía, prolongando su Encarnación, quiere mostrar cómo abraza al mundo y lo transforma. De tal manera, que la Eucaristía no pertenece solamente al ámbito eclesial y a una comunidad cerrada, es el mundo entero el que debe hacerse eucarístico, pues debe habitar en Dios mismo, pues de sus manos es de donde surgió. Esto es en su profundidad la fiesta del Corpus Christi.

Hay que celebrar la Eucaristía cósmicamente, todo el mundo lleno de Dios y de su presencia real, todo el mundo y el universo abrazado por un Dios cercano, un Dios Amor. Por ello, a Jesucristo, hay que sacarlo de forma señalada a nuestras calles y plazas, para que el mundo sane y reciba la reconciliación que de una vez por todas se realizó en el Señor: ya no hay judíos, ni griegos, ni esclavos, ni libres…, todos hijos de Dios y todos en la libertad que Dios graciosamente regaló a los hombres. La procesión que luego vamos a hacer es como una sonora llamada al Dios vivo, en la que le decimos: haz que tu amor crezca y se expanda por toda la tierra, convierte este mundo en ámbito de reconciliación entre todos los hombres, no dejes que la tierra se destruya por el odio o por la arrogancia de una sabiduría de hombres que se enfrenta con otras sabidurías de los mismos hombres, otórganos ser hombres y mujeres que llenamos nuestra vida de tu amor y nos dejamos guiar por ti en nuestra relación con los demás.

Acogemos, Señor, contemplándote a ti en el Misterio de la Eucaristía, lo que acabas de decirnos en el libro del Éxodo: “haremos todo lo que dice el Señor”. Y ¿qué es lo que nos has dicho tú, Señor, con más fuerza? Hay unas palabras que hoy tienen una fuerza especial; hoy, en que de un modo especial la Iglesia recuerda a la organización que tiene para mostrar el Amor de Dios, Cáritas, organización de la Iglesia respetada y querida por todos los hombres y mujeres de buena voluntad, fundamentalmente porque aproxima de una manera real el amor de Jesucristo a los hombres, no desde ideas, sino desde realizaciones concretas a rostros de hombres y mujeres a quienes se les respeta absolutamente simplemente por ser hijos de Dios y se les quiere devolver su dignidad. Tenemos videncias muy concretas en nuestra Archidiócesis de Valencia de esas realizaciones. Por eso os pido que ayudéis a Cáritas Diocesana. Digo que esas palabras del Señor que tiene una fuerza especial son éstas: “amaos los unos a los otros como yo os he amado… Nadie tiene amor más grande que quien da la vida por sus amigos… Vosotros sois mis amigos se hacéis lo que yo os mando”. Hoy, al contemplar al Señor en el Misterio de la Eucaristía, queremos amar con tu Amor, Señor, y queremos con tu ayuda dar la vida por los todos los hombres como Tú lo hiciste.

Pero, ¿dónde y cómo aprender a amar? Solamente a tu lado, Señor, en tu “escuela”. Solamente en la “escuela de Jesucristo” se aprende a amar con su Amor. Y esa “escuela” es la Eucaristía. Es una “escuela” para aprender a contemplar al Señor, ver lo que hace y seguir sus huellas, alimentándonos de Él. En la Eucaristía contemplamos muchas cosas, pero dejadme deciros hoy dos que son fundamentales para aprender a amar como Él: 1) En la Eucaristía, lo habéis escuchado en el Evangelio, el Señor se nos autodona, se nos da a sí mismo, se da Él, da de sí mismo todo lo que es y tiene: “tomad esto es mi Cuerpo”. Solamente alimentándonos de Él, desarrollando nuestra vida con este alimento, aprendemos a amar y crecemos en su Amor. 2) Por otra parte, en la Eucaristía contemplamos cómo este amor es para todos los hombres, también para los que no piensan como nosotros, para quienes nos hacen la vida no fácil, para quienes se nos presentan como enemigos nuestros: “ésta es mi Sangre, sangre de al alianza, derramada por todos”.

Este Amor del Señor que se manifiesta de una forma real en el Misterio de la Eucaristía, y del que nosotros podemos alimentarnos, porque sabemos que es el único que tiene poder transformador sin destruir a nadie, sino que siempre construye, siempre hace crecer a los demás, siempre contagia vida. Necesariamente hoy tenemos que hacerle al Señor la misma pregunta que le hicieron los discípulos: Señor, hoy, “¿dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?”. Yo me atrevo a deciros en nombre de Jesucristo tres “lugares” en los que a mi modo de ver hay que preparar sitio, para celebrar la venida del Amor del Señor y ello para que este Amor se expanda, transforme al mundo necesitado del Amor de Dios:

Entreguemos a Jesucristo al corazón de los niños. Hagamos crecer a los niños y desarrollarse desde este amor. Alimentar el corazón y la vida de los niños del Amor de Jesucristo, de la Eucaristía, es preparar el desarrollo de unos hombres y mujeres que harán un futuro de convivencia de todos los hombres, en el que nadie sobra y todos somos necesarios. Un futuro en el que los que más necesiten, serán los primeros en ser atendidos.

Entreguemos a Jesucristo a los jóvenes. No tengamos miedo de dárselo de primera mano a los jóvenes. Tengamos la osadía, el coraje y el atrevimiento de presentarles la “escuela de Jesucristo” y acompañarles a asistir a ella. Los jóvenes necesitan para llenar su corazón de un Amor verdadero, de un Amor que no les haga detenerse en sí mimos y para sí mismos. Un amor que les detenga en ellos mismos les hace viejos aunque tengan pocos años. ¡Qué triste es una sociedad, unos poderes públicos que hacen viejos a los que son jóvenes en edad, porque no les dan más salidas que entretenerse en sí mismos y alimentar sus egoísmos y cerrar posibles ideales, llenos de fuerza transformadora! ¿Dónde camina una sociedad que no entrega ideales fuertes a los jóvenes? ¿Dónde camina una sociedad que se empeña en retirar a Dios de la presencia pública? Hermanos, retirado el Señor, el único que es Camino, Verdad y Vida, el más fuerte de los hombres tiene el destino de los demás. Pero esto es aparente, porque la fuerza, el poder y el honor es de Dios y solamente de Él.

Entreguemos a Jesucristo a las familias. La familia es la célula fundamental de la sociedad, cuna de la vida y del amor donde la persona nace y crece. Jesucristo, presente en el corazón de las familias, hace que crezca la realidad de que la familia es esperanza de la sociedad. La familia está llamada a ser sal y luz de la civilización del amor. Por eso, vivir en Cristo la familia, les hace ser testigos intrépidos de la buena nueva de la vida y de la familia.

Fem “escoles de Jesucrist”, per a contemplar el Senyor i conéixer-lo. Ningú pot anunciar a qui no coneix. Ningú pot viure d'un amor desconegut i del qual no ha tingut l'experiència del que ha fet en la seua vida. Invite a tots els moviments eucarístics a col·laborar amb mi en la implantació d'estes escoles en totes les comunitats parroquials

Jesucrist que es fa realment present en este altar en el Misteri de l'Eucaristia, ens faça descobrir la grandesa que aconseguix el ser humà quan viu d'Ell, en Ell i per Ell. La Mare de Déu dels Desamparats ens done la mà per a aprendre a viure-ho com Ella ho va fer.

Que después, en la procesión, cuando acompañemos al Señor por las calles, sintamos el gozo de presentar en medio del mundo al único que tiene capacidad para transformar la historia y para recrear la convivencia de los hombres en el respeto y el reconocimiento del otro en su dignidad fundamental. ¡Alabado sea Nuestro Señor Jesucristo!






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com