Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Habla el Obispo:: Cua­res­ma

5 / 5 (4 Votos)


Mons. Ri­car­do Bláz­quez Pé­rez

Mons. Ri­car­do Bláz­quez Pé­rez

Cua­res­ma

 
Mons. Ri­car­do Bláz­quez Pé­rez / Car­de­nal Ar­zo­bis­po de Va­lla­do­lid
Sat, 18 Mar 2017 21:14:00

Hay reali­da­des cris­tia­nas que de­be­mos des­cu­brir de nue­vo para com­pren­der su ori­gi­na­li­dad, su sen­ti­do y su al­can­ce para la vida de los cris­tia­nos. Pro­ba­ble­men­te una de ellas es la Cua­res­ma, ya que ha per­di­do pre­sen­cia en la so­cie­dad y siem­pre ha­lla en no­so­tros re­sis­ten­cia in­te­rior lo que im­pli­ca pe­ni­ten­cia. Cuan­do pier­de re­lie­ve, en lu­gar de ce­der a la co­rrien­te de­be­mos ha­cer un es­fuer­zo para pre­gun­tar­nos, ¿qué es real­men­te la Cua­res­ma). ¿Por qué en el Año Li­túr­gi­co ocu­pa va­rias se­ma­nas? ¿En qué con­sis­te pro­pia­men­te este tiem­po que tie­ne un ori­gen en los pri­me­ros si­glos y que la Igle­sia pon­de­ra tan­to?

C
ua­res­ma” eti­mo­ló­gi­ca­men­te es la abre­via­ción  de “dies­qua­dra­ge­si­ma”, es de­cir, es un tiem­po que dura cua­ren­ta días; co­mien­za el Miér­co­les de Ce­ni­za y ter­mi­na el Jue­ves San­to por la ma­ña­na; la im­po­si­ción de la ce­ni­za es como un al­da­bo­na­zo para des­per­tar­nos de la in­do­len­cia y po­ner­nos en ca­mino de con­ver­sión; y la re­con­ci­lia­ción de los pe­ca­do­res con la Igle­sia es cul­mi­na­ción del pro­ce­so cua­res­mal de pe­ni­ten­cia.

La Cua­res­ma, los cua­ren­ta días de pu­ri­fi­ca­ción y re­no­va­ción para ce­le­brar la Pas­cua del Se­ñor, los mis­te­rios se su pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción, re­cuer­da el rico sim­bo­lis­mo de los cua­ren­ta días fre­cuen­te en la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra. Cua­ren­ta es el nú­me­ro de ple­ni­tud, de con­cen­tra­ción de una opor­tu­ni­dad sal­ví­fi­ca, de “sa­cra­men­to” como ha re­cu­pe­ra­do la nue­va tra­duc­ción del mi­sal ro­mano, que co­mien­za a ser uti­li­za­do el do­min­go pri­me­ro de Cua­res­ma.

Cua­ren­ta días y cua­ren­ta no­ches (cf. Gen. 7,4) duró el Di­lu­vio, que anegó el mal y abrió un nue­vo co­mien­zo de la hu­ma­ni­dad cus­to­dia­da por la alian­za de Dios (cf. Gén. 9, Iss). Moi­sés per­ma­ne­ció en el mon­te Si­naí cua­ren­ta días y cua­ren­ta no­ches en la pre­sen­cia de Dios (cf. Ex. 24, 18). Du­ran­te cua­ren­ta años pe­re­grino el pue­blo de Is­rael des­de Egip­to, la casa de la es­cla­vi­tud, has­ta la Tie­rra de la pro­me­sa, guia­do por la nube pro­tec­to­ra de Dios (cf. Deut. 8,2. 4. Núm. 14, 34). Elías ca­mi­nó cua­ren­ta días y cua­ren­ta no­ches has­ta el mon­te de Dios Ho­reb (cf. 1 Re. 19,8). Jo­nás de pro­cla­mó en Ní­ni­ve du­ran­te cua­ren­ta días la ofer­ta del per­dón de Dios (cf. Jn. 3,4); la con­ver­sión sal­vó a los ni­ni­vi­tas. Je­sús per­ma­ne­ció en el de­sier­to du­ran­te cua­ren­ta días y cua­ren­ta no­ches (cf. Mt. 4, 2). Cua­res­ma es tiem­po de ca­mino ha­cia la pas­cua, de bús­que­da de la fi­de­li­dad pri­me­ra, de pu­ri­fi­ca­ción y re­no­va­ción, de con­ver­sión y gozo (cf. Sal­mo 50). El “mi­se­re­re”, así lla­ma­do a ve­ces, es un sal­mo emi­nen­te­men­te cua­res­mal, con el re­co­no­ci­mien­to hu­mil­de de los pe­ca­dos con el per­dón de Dios que crea un co­ra­zón nue­vo, con la ale­gría de la sal­va­ción y con el don de un co­ra­zón hu­mil­de.

En el tiem­po de Cua­res­ma, du­ran­te cua­ren­ta días que Dios nos otor­ga como tiem­po de gra­cia, en­la­za­mos con el hon­do sen­ti­do de esos acon­te­ci­mien­tos de la his­to­ria de la sal­va­ción. Con Je­su­cris­to en­tra­mos en el de­sier­to de la ora­ción y del ayuno para es­cu­char la Pa­la­bra de Dios, su­perar las prue­bas y ten­ta­cio­nes, para po­ner­nos en el ca­mino de una vida nue­va y de fi­de­li­dad a la mi­sión que el Se­ñor nos con­fía. “Por las prác­ti­cas del sa­cra­men­to cua­res­mal Dios nos con­ce­de co­no­cer el mis­te­rio de Cris­to” (Ora­ción Co­lec­ta del Do­min­go I de Cua­res­ma).

La Cua­res­ma tie­ne una meta, a sa­ber, la ce­le­bra­ción de la Pas­cua. De Esta meta re­ci­be sen­ti­do el iti­ne­ra­rio cua­res­mal; ca­mi­na­mos al en­cuen­tro con Je­su­cris­to sal­va­dor y li­be­ra­dor. La mor­ti­fi­ca­ción no es ex­pre­sión de una per­so­na rara que goza su­frien­do, sino signo de par­ti­ci­pa­ción en el mi­nis­te­rio pas­cual “pa­de­ce­mos jun­ta­men­te con Cris­to, para ser tam­bién con Él glo­ri­fi­ca­dos” (Rom. 8, 17). A tra­vés de la Cua­res­ma en­tra­mos en el de­sier­to con Je­sús y como dis­cí­pu­los subimos a Je­ru­sa­lén para com­par­tir su muer­te, re­su­rrec­ción y as­cen­sión al cie­lo (cf. Lc. 9, 51 ss. Act. 1, 3).

El desa­rro­llo de la Cua­res­ma se ha ca­rac­te­ri­za­do por dos lí­neas de fon­do; en pri­mer lu­gar por la pe­ni­ten­cia para la re­con­ci­lia­ción de los pe­ca­do­res, y en se­gun­do lu­gar por la pre­pa­ra­ción de los ca­te­cú­me­nos para re­ci­bir el bau­tis­mo en la no­che de Pas­cua. Tan­to las lec­tu­ras de Cua­res­ma como las ora­cio­nes de la Misa ma­ni­fies­tan cons­tan­te­men­te la do­ble pre­pa­ra­ción, al sa­cra­men­to de la re­con­ci­lia­ción y el bau­tis­mo.

El Con­ci­lio Va­ti­cano II, en la Cons­ti­tu­ción so­bre la li­tur­gia ha sub­ra­ya­do es­tas dos di­men­sio­nes de la Cua­res­ma, con la ac­tua­ción para el cris­tiano y cada co­mu­ni­dad, en la in­te­rio­ri­dad es­pi­ri­tual y en la ma­ni­fes­ta­ción ex­te­rior. La Cua­res­ma es al mis­mo tiem­po per­so­nal y ecle­sial, va la con­ver­sión por den­tro y debe te­ner su ex­pre­sión so­cial en el amor y en las obras de mi­se­ri­cor­dia. “Pues­to que el tiem­po cua­res­mal pre­pa­ra a los fie­les, en­tre­ga­dos más in­ten­sa­men­te a oír la Pa­la­bra de Dios y a la ora­ción, para que ce­le­bren el mi­nis­te­rio pas­cual, so­bre todo me­dian­te el re­cuer­do o la pre­pa­ra­ción al bau­tis­mo y me­dian­te la pe­ni­ten­cia, se dé par­ti­cu­lar re­lie­ve a la li­tur­gia y en la ca­te­que­sis li­túr­gi­ca al do­ble ca­rác­ter de di­cho tiem­po (cf. Sa­cro­sanc­tum 109).

Per­mi­tid­me que re­cuer­de al­gu­nas ac­ti­vi­da­des que son par­ti­cu­lar­men­te ade­cua­das para la ce­le­bra­ción del tiem­po li­túr­gi­co de Cua­res­ma. In­ten­si­fi­que­mos la lec­tu­ra de la Pa­la­bra de Dios y la ora­ción. Or­ga­ni­ce­mos char­las de for­ma­ción para las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas. Es tra­di­cio­nal el ejer­ci­cio del “Via-cru­cis” y pro­ve­cho­sa la lec­tu­ra re­po­sa­da de la Pa­sión del Se­ñor (Sto. To­más de Aquino). Re­co­men­da­mos al­gu­na ini­cia­ti­va de pri­va­ción vo­lun­ta­ria, unién­do­nos al Se­ñor su­frien­te, que des­per­ta­rá nues­tro es­pí­ri­tu y lo man­ten­drá aler­ta; no solo por sa­lud e hi­gie­ne va­mos a mor­ti­fi­car­nos. Nos acer­que­mos to­dos al sa­cra­men­to del per­dón y de la re­con­ci­lia­ción; y los sa­cer­do­tes fa­ci­li­te­mos a los de­más la en­tra­da en la fies­ta del per­dón.

Cua­res­ma es un tiem­po pro­pi­cio para abrir la puer­ta a cual­quier ne­ce­si­ta­do y re­co­no­cer en él el ros­tro de Cris­to. Cada vida que en­con­tra­mos es un don y me­re­ce aco­gi­da, res­pe­to y amor. La Pa­la­bra de Dios nos ayu­da a abrir los ojos para aco­ger la vida y amar­la, so­bre todo cuan­do es dé­bil”.

De­seo a to­dos un tiem­po de Cua­res­ma in­ten­so y fe­cun­do. Ce­le­bra­re­mos la Pas­cua, que es meta de la Cua­res­ma, con la ale­gría que es tam­bién cul­mi­na­ción de este tiem­po de gra­cia y sal­va­ción.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com