Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Sep 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Habla el Obispo:: La car­ne en el asa­dor

5 / 5 (5 Votos)




La car­ne en el asa­dor


MONS. AN­TO­NIO GÓ­MEZ CAN­TE­RO
Mon, 19 Feb 2018 23:34:00

No, no pien­so ha­blar de la abs­ti­nen­cia de co­mer car­ne que ha­ce­mos los ca­tó­li­cos los vier­nes de cua­res­ma y que cada vez me­nos per­so­nas lo com­pren­den y mu­chas más pa­san por alto. Y la cues­tión es que no deja de ser un sím­bo­lo de uni­dad, un es­fuer­zo co­mún que nos re­cuer­da que es­ta­mos en la mis­ma bar­ca, que nos con­vo­ca a una ac­ción co­mu­ni­ta­ria, una vo­lun­tad casi anó­ni­ma, pero de to­dos, de fa­mi­lia. Es cues­tión de tras­cen­der.

A ve­ces, cuan­do me pre­gun­tan por la abs­ti­nen­cia en cua­res­ma y me di­cen que es una bo­ba­da sin sen­ti­do, yo digo: la mis­ma bo­ba­da y sin sen­ti­do que co­mer­nos una tar­ta de cum­plea­ños y so­plar unas ve­las. ¿Por qué te­ne­mos que co­mer dul­ce para fes­te­jar algo, o be­ber cham­pán (per­dón, vino es­pu­mo­so) en las fies­tas o en los triun­fos? Pues por lo mis­mo que nos pri­va­mos de car­ne, para ha­cer me­mo­ria y re­cor­dar que es­ta­mos en cua­res­ma. Tan­to uno como otro es un acuer­do, una con­ven­ción. Y la ton­te­ría de siem­pre: ¿y si me pon­go mo­ra­do de ma­ris­co? Vale. Ya lo he di­cho an­tes, la ton­te­ría de siem­pre.

El pro­ble­ma fun­da­men­tal es que no hay sen­ti­do de per­te­nen­cia, que está siem­pre he­cho de pe­que­ñas co­sas y de fi­nos de­ta­lles, como el ca­ri­ño y la ter­nu­ra, y nos va­mos des­li­zan­do, cada vez más, ha­cia una fe in­di­vi­dua­lis­ta y he­cha a la me­di­da, ol­vi­dan­do que la fe nace de un diá­lo­go en­tre Dios y cada per­so­na y con todo un pue­blo. Yo soy ca­tó­li­co, sí cla­ro, por­que es­toy bau­ti­za­do, pero me cues­ta co­nec­tar con los otros, los que per­te­ne­ce­mos a la mis­ma co­mu­ni­dad de cre­yen­tes. Es de­cir, ten­go una fe so­cio­ló­gi­ca, por eso al fi­nal me caso por la Igle­sia, bau­ti­zo a mis hi­jos, les lle­vo a “ha­cer” la pri­me­ra co­mu­nión y fi­nal­men­te me lle­van (pies por de­lan­te) a ce­le­brar mis exe­quias. Pero, mi gra­do de im­pli­ca­ción, de con­cien­cia de per­te­nen­cia es casi nulo.

Pero, en con­cre­to, ¿qué es lo que me se­pa­ra de los de­más? Se­gu­ro que cada uno, se­gún sus vi­ven­cias o sus cam­pos de in­fluen­cia, des­cu­bre dis­tin­tas ra­zo­nes. Pero la pri­me­ra y fun­da­men­tas es que no hay ni de­seos, ni es­fuer­zos, ni bús­que­da de co­mu­nión. Je­sús, el Se­ñor en quien cree­mos, nos dijo: “Bus­cad pri­me­ro el reino de Dios y su jus­ti­cia y lo de­más se os dará por aña­di­du­ra” (Mt 6,35) este ver­sícu­lo es el eje so­bre el que pi­vo­ta el lla­ma­do dis­cur­so evan­gé­li­co que re­co­rre el ca­pí­tu­lo 5, 6 y 7 de San Ma­teo, que co­mien­za con las bie­na­ven­tu­ran­zas y ter­mi­na con la casa so­bre roca. Pues bien, da la sen­sa­ción que nos pe­lea­mos, re­ñi­mos, nos en­fren­ta­mos y lle­ga­mos a ha­blar mal unos de otros por las aña­di­du­ras. Y esto creo que es fal­ta de hu­mil­dad y de tras­cen­den­cia.

Otras ve­ces, tam­bién en la so­cie­dad, hay ver­da­de­ra en­fer­me­dad, o de­seos de es­no­bis­mo, por po­ner todo en cues­tión, por des­truir, por cam­biar todo. Bueno, esto da mu­cho para ha­blar. La tra­di­ción y las cos­tum­bres, que tie­nen su peso, se ob­vian o se des­pre­cian, sin ha­ber­nos pa­ra­do a bus­car su fun­da­men­to, es de­cir, su ra­zón de ser. Sí que es ver­dad que, en este es­fuer­zo de dis­cer­ni­mien­to, o in­ten­to de pro­fun­di­za­ción, es cuan­do po­de­mos des­cu­brir que hay mu­chas co­sas que hay que cam­biar, pero por otras que den res­pues­tas, no por nada.

En el dis­cur­so arri­ba men­cio­na­do hay una se­rie de pau­tas que son una ver­da­de­ra joya y que tras­cien­den to­das nues­tras aña­di­du­ras por las que lu­cha­mos e in­clu­so nos se­pa­ra­mos: re­la­cio­nes fra­ter­nas, amor a to­dos, las pa­la­bras ve­ra­ces, lu­cha con­tra el mal, las bue­nas obras, sin­ce­ri­dad de vida, huir de las fal­sas preo­cu­pa­cio­nes, bus­car lo esen­cial, no juz­gar, te­ner con­fian­za… Es el mo­men­to de po­ner nues­tra car­ne en el asa­dor por cons­truir jun­tos y ca­mi­nar uni­dos, por­que esta es la úni­ca con­ver­sión del co­ra­zón .

¡Ánimo y ade­lan­te!






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com