Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

May 2020
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31



 






www
Portada:: Razón y Fe:: El Coronavirus desde la perspectiva de la Fe

5 / 5 (9 Votos)




El Coronavirus desde la perspectiva de la Fe

Antonio J Galindo Aleman
Mon, 04 May 2020 19:41:00

El tiempo que vivimos ahora parece una historia sacada de un libro de ficción. El mundo
está al revés y todo parece derrumbarse. En el siguiente artículo, me gustaría comparar la situación actual con el libro escrito por el existencialista Albert Camus llamado "La plaga", y cómo la Iglesia Católica está llamada a ser testigo de la resurrección de Cristo en este momento.
En esta novela, Albert Camus presenta la historia de ficción de una ciudad de Argelia
llamada Oran. Ratas muertas comienzan a aparecer en las calles, pero la gente no le da mucha
importancia porque no les afecta directamente. La gente no le presta atención y tratan de ignorar
el hecho. Sólo cuando la enfermedad comienza a afectar y matar a los seres humanos, entonces la
gente comienza a preocuparse y a asustarse. La reacción a este miedo es que las autoridades
empiezan a cerrar la ciudad con fuertes medidas que ponen a toda la ciudad en cuarentena. La
gente se ve obligada a confinarse en sus casas y todos tienen miedo de contraer la enfermedad. El
miedo es tan grande que las familias son separadas de sus seres queridos debido al aislamiento
forzado por las autoridades, la gente muere sola, los funerales son restringidos sin siquiera
ceremonias religiosas, y la gente comienza a enloquecer debido al aislamiento y la sensación de
exilio y soledad. El egoísmo de las personas comienza a aparecer muy claramente, sólo se
preocupan por su propia felicidad privada y su bienestar al encerrarse en sí mismos evitando ayudar
a otros para proteger su propia vida. De alguna manera, el otro se convierte en un enemigo, un
foco de infección que amenaza mi vida. En este tiempo de angustia, tristeza y locura, parece que
no hay una respuesta para curar la enfermedad. Es imposible evitar la muerte. No hay respuesta a
ella. La única realidad que existe es la pequeña realidad de la ciudad de Orán. Parece que su
sufrimiento no es comprensible para los demás. Su sufrimiento parece ser el más grande de toda
la tierra y no hay respuesta o ayuda para él. Tienen que afrontarlo por sí mismos. Sin embargo,
hay un absurdo en esta forma de vivir porque sus corazones mueren por el deseo de ser felices, de
amar y ser amados, de vivir, pero estos deseos parecen inalcanzables en tal situación de muerte y
sus vidas se convierten en un absurdo. "Conocieron el dolor incorregible de todos los prisioneros
y exiliados, que es vivir en compañía de una memoria que no sirve para nada." (Albert Camus, 'La Peste'.) Este es el punto principal de lo que Albert Camus quiere hacer en este libro. La vida no tiene sentido.
Es un absurdo. El hombre llega a la existencia un día para desaparecer otro día. Sólo tenemos esta
vida que está constantemente amenazada por la muerte. No hay una respuesta trascendental. El
hombre está amenazado por esta "plaga" y puede llegar a llamar a su puerta en cualquier momento.
El hombre no es realmente libre debido a la existencia de la muerte, "nadie será nunca libre
mientras haya pestilencias". (Ibid)
Tal vez alguien que lea el párrafo anterior se encuentre en la misma situación frente al
COVID19. El mundo entero se ha apagado, la vida cotidiana se ha interrumpido y todas nuestras
seguridades se están colapsando. Sólo se permiten las cosas "esenciales" para la vida. Estamos
perdiendo nuestros trabajos, estudios, las iglesias están siendo cerradas, y sobre todo estamos
siendo separados de nuestros seres queridos. No podemos ni siquiera acompañar a nuestros seres
queridos en su sufrimiento y están muriendo solos; además, no podemos ni siquiera darles un
entierro digno. Estamos aislados, enfrentados al miedo a la muerte. Parece que no hay respuesta a
esta aterradora situación y la gente se está alienando en el mundo digital viendo películas,
pornografía, jugando a videojuegos, o bebiendo alcohol, tomando drogas y muchos también caen
en la desesperación y se matan por miedo a sufrir. No queremos enfrentar la realidad de la muerte.
Este tiempo presente se parece al cumplimiento de la profecía de Jeremías 16: "De enfermedad
mortal morirán. Sin lamentar ni enterrar, yacerán como estiércol en el suelo. La espada y el hambre acabarán con ellos, y sus cadáveres se convertirán en alimento para las aves del cielo y las bestias de la tierra. Morirán, los grandes y los pequeños, en esta tierra, sin enterrar y sin lamentar. Nadie se cortará o afeitará la cabeza por ellos. No partirán el pan con los afligidos para consolara los muertos; no les darán la copa del consuelo para que beban sobre la muerte de su padre o de su madre".
La promesa hecha por la ciencia y la tecnología de cumplir el deseo de felicidad en esta
vida por el avance de las ciencias se está desmoronando. La ciencia y la tecnología no encuentran
una cura para la enfermedad; no saben realmente cómo funciona este virus o cuánto tiempo va a
durar. La única respuesta es "no lo sabemos". Estamos descubriendo que estamos rodeados de
muerte. Sin embargo, esto no es algo nuevo; esta realidad ha existido desde el principio de nuestras vidas. El problema es que tratamos de evitar la cuestión central de la vida porque tenemos miedo de no encontrar una respuesta. ¿Para qué vivimos? ¿Por qué la muerte y el sufrimiento? Así, hemos
llegado a vivir en una sociedad hedonista y digitalizada donde la única respuesta a la vida es la
gratificación instantánea de nuestras pasiones. Antes los niños se exponían a la muerte dejándolos
estar presentes en el lecho de muerte de sus seres queridos e ir a sus funerales porque la muerte era parte de la vida, pero ahora los niños están siendo protegidos de la realidad de la muerte y están expuestos a cosas de adultos como la pornografía y el sexo. Constantemente estamos evitando estas preguntas y es por eso que no vivimos nuestra vida al máximo. Piensa en ello por un momento. Si estuviera el coronavirus, pero no hubiera muerte, ¿habría algún problema? No. De nuevo, si hubiera una crisis económica pero no hubiera muerte, ¿habría un problema? ¡No!
Entonces, ¿cuál es el verdadero problema que la humanidad enfrenta hoy en día y que ha
enfrentado desde la caída de Adán y Eva? ¡La muerte! Y no soportamos pensar en ella. Como dijo Pascual en su libro Pensées: "Al no poder curar la muerte, la miseria y la ignorancia, los hombres han decidido, para ser felices, no pensar en esas cosas." Sin embargo, la realidad es que todo el mundo está bajo este tribunal; no importa si eres rico o pobre, alto o bajo, feo o guapo, sano o enfermo, al final todos estamos bajo el juicio de la muerte.
Otro problema que puede surgir frente a esta pandemia es la interpretación religiosa. Es
muy habitual que la primera interpretación religiosa que se da ante situaciones de sufrimiento, que no entendemos, es pensar que Dios está castigando al mundo por sus pecados o porque lo hemos olvidado como si nos necesitara. Esta interpretación no proviene de la fe; no es verdad porque Dios ha castigado todos los pecados de la humanidad en su único Hijo Jesucristo. Dios nos ha redimido y perdonado ya en la persona de Cristo. Además de eso, sabemos que Dios es eterno, perfecto, y no necesita a nadie para realizarse. No tiene necesidad de nosotros. Sabemos y confiamos en que Dios es bueno y puede sacar el bien del mal. Es más, en esta situación ya vemos el bien que está sacando: hay menos abortos, menos eutanasia y el medio ambiente está mejorando. Otro riesgo es pensar que Dios no está escuchando nuestras oraciones para detener esta pandemia, pero esta es una idea infantil de Dios, tratar de usar a Dios para nuestro propio beneficio. El cristiano es el que hace la voluntad de Dios, no el que usa a Dios para hacer su voluntad. Entonces, ¿por qué Dios permitiría que una situación como esta ocurriera? Tal vez como un Padre que ama a sus hijos nos está corrigiendo para llevarnos de vuelta a sí, no porque nos necesite, sino porque nos ama y sabe que lo necesitamos. No podemos ser felices sin Dios. La principal mentira que la humanidad ha recibido desde el principio de la historia es que no necesitamos a Dios, que nosotros somos Dios.
Pensamos que podemos hacemos felices nosotros mismos, que podemos resolver todos nuestros
problemas a través de la ciencia y la tecnología. Esto es muy claro en los dos últimos siglos donde
el hombre ha tomado el lugar de Dios decidiendo lo que es bueno y lo que es malo, decidiendo la naturaleza del hombre, etc. El hombre se ha convertido en el controlador de la vida.
Si quieres cambiar tu género, puedes cambiarlo porque eres Dios y decides lo que quieras. Si
quieres abortar, abortas y matas la vida humana que hay en ti porque es tu cuerpo. Si quieres
terminar con tu vida, simplemente mátate o pide eutanasia. Lo bueno de esta pandemia es que nos
muestra que esto no es cierto. El hombre no es Dios. ¡El hombre no tiene una respuesta a la muerte!
La ciencia y la tecnología no responden a este problema fundamental de la vida humana. Queremos vivir, no queremos morir, pero encontramos lo absurdo de la vida frente a la muerte, como señala Albert Camus en este libro. Esta situación lo mejor que hace es magnificar nuestra realidad de muerte que experimentamos cada día y que tratamos de evitar. Ahora, estamos siendo en cierto modo forzados a pensar en estas cuestiones. Nos enfrentamos al miedo a la muerte y nos
encontramos impotentes. Si seguimos viviendo así, todos nos volveremos locos. La realidad es que, incluso cuando esta calamidad desaparezca, sólo Dios sabe cuándo, siempre nos enfrentaremos al problema de la muerte. Tenemos miedo de dejar de existir. ¡Queremos vivir! ¡Queremos ser! Hice hincapié en esto para decir que el principal problema que enfrentamos hoy en día no es el Coronavirus; el verdadero problema que enfrentamos cada día es el sufrimiento y la muerte. Tal vez Dios permita que esta situación nos ayude a volver a nuestra realidad, que nos ayude a cuestionar la vida y a nosotros mismos y a encontrar una respuesta en él. ¡Tal vez Dios está permitiendo que esta situación nos muestre lo frágiles y pequeños que somos, para mostrarnos que no somos Dios! Me gusta cómo el Padre Benedict Groeschel describe nuestra pequeñez en su libro "Levántate de la oscuridad": "¿Te das cuenta de que tú y yo somos miembros de una minoría extremadamente pequeña de seres humanos - las personas que están vivas ahora mismo? Piensa en el inmenso número de personas que han muerto. Si pudieras recuperar desde la eternidad a toda la gente que vivió en la ciudad de Nueva York, difícilmente podríamos movemos por todos ellos.
Piensa en todos los que han vivido en Europa y Asia. La gran mayoría de todos los seres humanos
están muertos. Tú y yo somos parte de esta pequeña y divertida minoría que anda por ahí pensando que somos terriblemente importantes." Todos pensamos de la misma manera; pensamos que somos indispensables para los demás. Pensamos que si morimos el mundo perderá una de sus siete maravillas. Esta situación nos está mostrando que no somos nada, que somos débiles y esto es frustrante para nosotros. Tal vez Dios está permitiendo que esta situación nos haga reflexionar en nuestras vidas; que nos haga ver qué es lo que realmente importa en la vida. Las seguridades que tenemos en esta vida, esta estúpida idea de querer crear un paraíso en la tierra se desmorona ante la muerte. Todas estas cosas son falsas seguridades.
Por eso ahora la Iglesia tiene la oportunidad de dar la respuesta a la muerte. Como dice San
Pablo: "Ahora es el verdadero tiempo de gracia, ahora ha llegado el día de la salvación" (2 Cor 6,
2) ¡Ahora es el tiempo de la Nueva Evangelización, ahora es el tiempo de mostrar al mundo, no
sólo a través de las palabras sino especialmente a través de nuestras acciones, que Cristo ha
resucitado verdaderamente! Mostrar que "la muerte es tragada por la victoria" (1 Cor 15: 54) que
Dios ha dado una respuesta a la "absurdidad" de la vida. Los cristianos estamos llamados a vivir
sabiendo y mostrando que para nosotros "la vida es Cristo, y la muerte es una ganancia" (Fil 1,21)
Debemos vivir sin miedo a la muerte, y esto no es una teoría, es algo que todo cristiano debe
experimentar, ¡que Cristo ha resucitado verdaderamente! Por eso ahora es el tiempo de anunciar
que Cristo ha resucitado, que esta vida no es la única cosa que tenemos, que Dios nos ha dado el
camino para participar de la vida divina, de una vida sin fin. Ahora el mundo necesita ver gente
que camine sobre las aguas de la muerte, gente que no tenga miedo a la muerte. San Pablo se
convirtió cuando vio morir a San Esteban. Josef Holzner en su libro "Pablo de Tarso" lo expresa
muy bien cuando dice que "mira a los ojos de estos cristianos moribundos, y Pablo discierne algo
que nunca antes había visto. Ve una suavidad, una expresión de bendición interior, de vida
superior, de una unión con Cristo resucitado que no se ve perturbada por ningún dolor ni ningún
horror infligido por los hombres; parecen estar en comunicación con Cristo que les asegura que
están pasando a una nueva vida y no a la muerte". Esto es lo que nosotros los cristianos estamos
llamados a hacer HOY. Mostrar que la muerte es la puerta a la vida. Ahora que el mundo entero
está descubriendo que está bajo el poder del miedo a la muerte y lo ve más claramente, ahora que
han abierto sus oídos, es el momento de convertirse en la voz que clama en el desierto que Cristo
ha resucitado, que la muerte ha sido vencida y que nuestros pecados han sido perdonados. Que la
vida presente es sólo una peregrinación hacia nuestra patria en el Cielo. Ahora, la experiencia que
tuvo Albert Campus de ver que los humanos no son realmente libres por el miedo a la muerte,
tiene una respuesta en la muerte y resurrección de Jesucristo. Ya no somos esclavos de la muerte;
no estamos condenados a estar constantemente defendiendo nuestras propias vidas de manera
egoísta. Ahora podemos amar sin ser destruidos. Esta es la necesidad más esencial de los seres
humanos, saber que Dios los ama, que Dios ha dado una respuesta a nuestros sufrimientos, que
Dios ha dado una solución a nuestros problemas. Esto es lo realmente esencial en la vida y no el

alcohol, las drogas o el sexo o el dinero. Esta es la única respuesta que resuelve el principal
sufrimiento del corazón humano. "¿Qué beneficio hay para que uno gane el mundo entero y pierda
su vida?" (Me 8:36)
Este es el principal ataque que la Iglesia está recibiendo hoy en día, para tratar de poner la
vida espiritual como si no fuera algo esencial para la vida humana. En España e Italia, la policía
interrumpe la celebraciones de la Sagrada Eucaristía, al clero no se le permite entrar al hospital
para dar los sacramentos y acompañar a los moribundos, y parece que los cristianos pueden vivir
la vida sacramental a través de Internet. Esto va en contra de la Iglesia y del Evangelio. La Iglesia
es una comunidad física de personas que hacen presente el cuerpo de Cristo. "Iglesia" significa una
convocatoria o una asamblea. Designa las asambleas del pueblo, generalmente con un propósito
religioso. 139 Ekklesia se usa frecuentemente en el Antiguo Testamento Griego para la asamblea
del Pueblo Elegido ante Dios, sobre todo para su asamblea en el Monte Sinaí donde Israel recibió
la Ley y fue establecido por Dios como su pueblo santo. Al llamarse a sí misma "Iglesia", la primera
comunidad de creyentes cristianos se reconoció como heredera de esa asamblea". En la Iglesia,
Dios está "convocando" a su pueblo desde todos los confines de la tierra. El término griego
equivalente Kyriake, del que se derivan la palabra inglesa Church y la alemana Kirche, significa
"lo que pertenece al Señor". Por eso; si seguimos obedeciendo a las autoridades y seguimos
callados, estamos confirmando al mundo que la Iglesia no es esencial. Que el Evangelio no es tan
importante como para renunciar a nuestras vidas. El cristiano debe luchar por la reapertura de las
Iglesias; debemos luchar para que se nos permita entrar en los hospitales para acompañar a los que
mueren solos para ayudarles a morir, dándoles los sacramentos y la esperanza de la vida eterna.
Debemos salir y mostrar al mundo lo que la ciencia y la tecnología no son capaces de mostrar,
¡que Cristo ha resucitado! ¡Que la muerte ha sido destruida! Esto es lo que muchos santos han
hecho a lo largo de la historia de la Iglesia. Se han enfrentado a autoridades, enfermedades,
situaciones difíciles e incluso a la muerte para llevar el Evangelio al mundo. El Papa ha dicho que
"las medidas drásticas no siempre son buenas". Al decir esto, no está tratando de hacer una revuelta
y no obedecer las medidas de seguridad que los gobiernos están tomando para detener la pandemia,
sino que está diciendo que debemos encontrar una manera a través de la cual la Iglesia se haga
presente a sus hijos en este momento de sufrimiento respetando siempre las medidas de seguridad.
Podemos celebrar la misa con distancia social puede ser en el estacionamiento de la Iglesia, como
lo hace el obispo Peter Baldacchino en la diócesis de Las Cruces en Nuevo México. Tal vez
haciendo pequeños grupos de personas que
se reúnen para hacer presente el Cuerpo de Cristo a través de una vida litúrgica. Tal vez debamos
comprar trajes para hazmat suits como lo hizo Putin, para ir a los hospitales.
La Iglesia nunca abandonó a sus hijos a lo largo de la historia de la Iglesia y debe hacerse
presente en este momento de la pandemia. Mis padres y mi familia nunca me abandonaron cuando
vivía en pecado profundo, nunca me abandonaron cuando estaba enfermo o cuando vivía una doble
vida contra ellos, y lo mismo mi comunidad nunca me abandonó en los momentos de sufrimiento,
tiempos de crisis y tiempos de enfermedad de mi vida. Siempre estuvieron ahí haciendo presente
al Señor resucitado. Incluso ahora, cuando estuve enfermo con el coronavirus y fui hospitalizado la
primera respuesta de mis padres fue tratar de venir al hospital para acompañarme en mi sufrimiento
sin pensar en el riesgo de contraer el virus, pero no se les permitió. Esto es el amor, el amor no
piensa en el riesgo ni en el costo, el amor lo da todo sin límite. Esta es la misión de la Iglesia, hacer
presente al Señor Resucitado en cada momento de nuestras vidas. Así, vosotros que sois cristianos,
"Fortaleced las manos que están débiles, haced firmes las rodillas que están débiles, decid a los
temerosos de corazón: "¡Sed fuertes, no temáis!" (Is 35, 3-4), salgan y anuncien el Evangelio.
Recuerda que debemos obedecer a las autoridades, pero "Debemos obedecer a Dios antes que a los
hombres". (Hechos 5:29) y el mandato que el Señor nos ha dado es "Id por todo el mundo y
proclamad el evangelio a toda criatura" mostrando al mundo que no tememos a la muerte, que no
tememos al coronavirus o a la crisis económica. Mostrar al mundo que recogemos serpientes, que
bebemos cualquier cosa mortal y que no nos hace daño. Que ponemos las manos sobre los
enfermos que tienen miedo a la muerte, y que pierden el miedo a la muerte al experimentar el poder
de la resurrección de Cristo. (Me 16:15-18) No debemos tener miedo de contraer el virus, además
de que hay una probabilidad muy pequeña de morir de él según las estadísticas si no se tiene una
condición previa, o de recibir una multa o ir a la cárcel. Y si en algún caso morimos del virus por
anunciar el Evangelio, fantástico. Debemos entender que la naturaleza de la Iglesia es ser
perseguida. Desde el principio de la vida humana de Cristo, fue perseguido. Cuando estaba en el
vientre de María, la imagen de la Iglesia que lleva en su seno al Señor resucitado, fue perseguido
por Herodes que quiso matarlo, incluso cuando aún no había nacido. Si la Iglesia obedece y se
queda callada sin hacer nada, será criticada por no hacer nada para difundir el Evangelio en este
momento. Si comienza a hacer algo para difundir el Evangelio, será criticada por desobedecer a las
autoridades. Por lo tanto, la Iglesia va a ser perseguida de todos modos, pero es mejor ser perseguida
por dar su vida que por conservarla. A veces es bueno romper las reglas por el bien de las almas.
Este momento concreto del Nuevo Milenio es un momento

crítico para hacer presente a Jesucristo en el mundo. Ahora es el momento de mostrar que ni la
muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni las cosas presentes, ni las futuras, ni las
potencias, ni la altura, ni la profundidad, ni ninguna otra criatura podrá separamos del amor de Dios
en Cristo Jesús nuestro Señor." (Rm 8:38-39)















Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com