Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Sep 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Vaticano:: La voz del Papa:: El Papa en la ca­te­que­sis: La Igle­sia so­mos to­dos, no hay pa­tro­nes y obre­ros

5 / 5 (6 Votos)




El Papa en la ca­te­que­sis: La Igle­sia so­mos to­dos, no hay pa­tro­nes y obre­ros


Gri­sel­da Mu­tual /va­ti­can­news.va
Tue, 05 Jun 2018 22:05:00

En la IX se­ma­na del tiem­po or­di­na­rio, pleno ve­rano en Roma, el Papa Fran­cis­co pre­si­dió la tra­di­cio­nal Au­dien­cia Ge­ne­ral en la pla­za de san Pe­dro, y pro­si­guió con su ca­te­que­sis so­bre el Sa­cra­men­to de la Con­fir­ma­ción. La lec­tu­ra del Evan­ge­lio fue to­ma­da del li­bro de San Juan, ca­pí­tu­lo 20, ver­sícu­los 19 al 22., que na­rra a Je­sús que so­pla el Es­pí­ri­tu San­to so­bre los dis­cí­pu­los.

Re­ci­bi­mos para dar, nues­tra alma no es un de­pó­si­to

Si­guien­do con la re­fle­xión so­bre el Sa­cra­men­to de la con­fir­ma­ción, el San­to Pa­dre con­si­de­ró en esta ca­te­que­sis los efec­tos que el don del Es­pí­ri­tu San­to hace ma­du­rar en quie­nes lo re­ci­ben, lle­ván­do­los a ser, a su vez, un don para los de­más:

“El Es­pí­ri­tu nos mue­ve a sa­lir de nues­tro egoís­mo y a ser un don para los de­más. La re­cep­ción de la con­fir­ma­ción nos une con ma­yor fuer­za a los miem­bros del Cuer­po mís­ti­co de Cris­to, que es la Igle­sia. Te­ne­mos que pen­sar en la Igle­sia como un or­ga­nis­mo vivo, com­pues­to de per­so­nas que ca­mi­nan for­man­do una co­mu­ni­dad jun­to al obis­po, que es el mi­nis­tro ori­gi­na­rio de la con­fir­ma­ción y quien nos vin­cu­la con la Igle­sia”.

Im­pro­vi­san­do, el San­to Pa­dre re­mar­có que el “don” del Es­pí­ri­tu San­to, dado en la un­ción con el óleo por el Obis­po, “es para que po­da­mos dar­lo a los de­más”, por­que “siem­pre se re­ci­be para dar”: “nun­ca re­ci­bir y te­ner­se las co­sas aden­tro, como si el alma fue­ra un de­pó­si­to”, pi­dió el Papa. “Siem­pre se re­ci­be para dar, por­que las gra­cias de Dios se re­ci­ben para dár­se­las a los de­más”.

La Igle­sia so­mos to­dos: no hay pa­tro­nes y obre­ros

Fran­cis­co pro­si­guió afir­man­do que la mi­sión de la Igle­sia en el mun­do pro­ce­de a tra­vés del apor­te de to­dos los que for­man par­te, y que si bien “al­guno pien­sa que en la Igle­sia hay pa­tro­nes”, es de­cir, “los obis­pos, el Papa, los sa­cer­do­tes”, y lue­go “obre­ros”, que “son los de­más”, esto no es así, por­que “la Igle­sia so­mos to­dos” y “to­dos te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de san­ti­fi­car­nos los unos a los otros, de cui­dar de los de­más”. Esto por­que “la con­fir­ma­ción vin­cu­la a la Igle­sia Uni­ver­sal, ex­ten­di­da por toda la tie­rra, in­vo­lu­cran­do ac­ti­va­men­te a los con­fir­ma­dos en la vida de la Igle­sia par­ti­cu­lar  a la que per­te­ne­cen”.

El Es­pí­ri­tu nos da la paz, no a la gue­rra de las ha­bla­du­rías

“Esta in­cor­po­ra­ción a la co­mu­ni­dad ecle­sial – dijo en nues­tro idio­ma el Pon­tí­fi­ce –  se ma­ni­fies­ta en el signo de la paz con el que se con­clu­ye el rito de la con­fir­ma­ción. El obis­po dice a cada con­fir­ma­do: «la paz esté con­ti­go». Es­tas pa­la­bras nos re­cuer­dan el sa­lu­do de Je­sús a sus dis­cí­pu­los en la no­che de Pas­cua y ex­pre­san la unión con el Pas­tor de esa igle­sia par­ti­cu­lar y con to­dos los fie­les. Re­ci­bir la paz a tra­vés del obis­po nos im­pul­sa a tra­ba­jar por la co­mu­nión den­tro y fue­ra de la Igle­sia, a me­jo­rar los víncu­los de con­cor­dia en la pa­rro­quia y a coope­rar con la co­mu­ni­dad cris­tia­na”.

En este pun­to de la ca­te­que­sis en ita­liano, so­bre el tema de la paz, el Papa se de­tu­vo nue­va­men­te para in­vi­tar a re­fle­xión:  “Está la ce­re­mo­nia de la con­fir­ma­ción y lue­go nos da­mos la paz: el Obis­po la da al con­fir­ma­do y lue­go en la Misa, nos la da­mos to­dos en­tre no­so­tros. Esto sig­ni­fi­ca ar­mo­nía, sig­ni­fi­ca ca­ri­dad en­tre no­so­tros, sig­ni­fi­ca paz”.

“¿Pero, qué pasa des­pués?” – pre­gun­tó hi­po­té­ti­ca­men­te. “Sa­li­mos y co­men­za­mos a ha­blar mal de los otros, a sa­car ‘el cue­ro’ a los de­más. Co­mien­zan las ha­bla­du­rías, y las ha­bla­du­rías son gue­rras”. “Si he­mos re­ci­bi­do el signo de la paz con la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to, de­be­mos ser hom­bres y mu­je­res de paz y no ir por allí des­tru­yen­do con la len­gua la paz que ha he­cho el Es­pí­ri­tu”. pi­dió Fran­cis­co. Y si­guió: “¡Po­bre Es­pí­ri­tu San­to! ¡El tra­ba­jo que tie­ne con no­so­tros, con esta cos­tum­bre de las ha­bla­du­rías!”…

Así, pues, el San­to Pa­dre pi­dió que “por fa­vor la ter­mi­ne­mos con las ha­bla­du­rías”, que “des­tru­yen lo que hace Dios”.

No en­jau­lar al Es­pí­ri­tu San­to, con obras y pa­la­bras co­mu­ni­car el Evan­ge­lio

“La con­fir­ma­ción se re­ci­be una sola vez, pero su fuer­za es­pi­ri­tual se man­tie­ne en el tiem­po y ani­ma a cre­cer es­pi­ri­tual­men­te con los de­más”: por este mo­ti­vo el Ro­mano Pon­tí­fi­ce ex­hor­tó a los con­fir­ma­dos a no “en­jau­lar” al Es­pí­ri­tu San­to y a no opo­ner re­sis­ten­cia al vien­to que so­pla em­pu­ján­do­los a ca­mi­nar en li­ber­tad.

“Los ani­mo – con­clu­yó – a pe­dir la asis­ten­cia del Es­pí­ri­tu San­to en sus vi­das para que les con­ce­da la va­len­tía de co­mu­ni­car y anun­ciar la ale­gría del Evan­ge­lio, con pa­la­bras y obras, a cuan­tos en­cuen­tran en el ca­mino de la vida”.

En ju­nio re­zar­le al Co­ra­zón de Je­sús

En los sa­lu­dos a los fie­les el Pon­tí­fi­ce re­cor­dó que el pró­xi­mo vier­nes será la So­lem­ni­dad del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, e in­vi­tó a orar du­ran­te todo el mes de ju­nio al Co­ra­zón de Je­sús y a sos­te­ner con cer­ca­nía y afec­to a los sa­cer­do­tes, para que sean ima­gen de aquel Co­ra­zón lleno de amor mi­se­ri­cor­dio­so.

A los jó­ve­nes, los an­cia­nos, los en­fer­mos y los re­cién ca­sa­dos el Papa les ani­mó a to­mar del Co­ra­zón de Je­sús el ali­men­to y la be­bi­da es­pi­ri­tual de la vida, para que “nu­tri­dos de Cris­to, sean per­so­nas nue­vas, trans­for­ma­das en lo pro­fun­do por aquel amor Di­vino.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com