Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 

 

 

 

 
May 2022
MoTuWeThFrSaSu
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

   


www
Portada:: Realidades eclesiales:: Camino Neocatecumenal:: San Óscar Ro­me­ro y el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal

5 / 5 (12 Votos)




San Óscar Ro­me­ro y el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal

Wed, 24 Oct 2018 21:29:00
 
El Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal con­ti­núa fes­te­jan­do la re­cien­te ca­no­ni­za­ción de Pa­blo VI, Óscar Ro­me­ro y otros 5 san­tos el pa­sa­do 14 de oc­tu­bre. Si hace unos días re­cor­dá­ba­mos la re­la­ción en­tre San Pa­blo VI y el Ca­mino, esta vez lo ha­ce­mos con San Óscar Ro­me­ro.

El mi­la­gro que ha per­mi­ti­do ca­no­ni­zar al que fue­ra ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor se ha dado pre­ci­sa­men­te en una fa­mi­lia per­te­ne­cien­te al Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal.

En di­ver­sas en­tre­vis­tas con­ce­di­das es­tos días en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción cuen­tan cómo acon­te­ció todo. En una en­tre­vis­ta en el dia­rio Av­ve­ni­re, el ma­ri­do, Ale­jan­dro Ri­vas, de 42 años, cuen­ta que “cuan­do vi a mi mu­jer Ce­ci­lia, afec­ta­da por una en­fer­me­dad rara lla­ma­do sín­dro­me de He­llp, acos­ta­da e in­mó­vil, su cuer­po per­fo­ra­do por 14 tu­bos, en­ten­dí que la ha­bía per­di­do”. “El mis­mo es­pe­cia­lis­ta ha­bía ad­mi­ti­do que no ha­bía nada qué ha­cer”.

Fue Ri­vas el que en una lar­ga no­che des­pués de ha­ber vis­to cómo Ce­ci­lia per­día la vida, se di­ri­gió a mon­se­ñor Ro­me­ro. “Eran las dos de la ma­ña­na y no po­día dor­mir. De ca­sua­li­dad en­con­tré la Bi­blia de mi abue­la Re­be­ca y, en­tre las pá­gi­nas ha­bía una foto de Ro­me­ro. Ella le era muy de­vo­ta. Cuan­do era niño me ha­bla­ba siem­pre de él. Des­pués, por des­gra­cia, las men­ti­ras ‘so­bre el ar­zo­bis­po gue­rri­lle­ro’ con las que mar­ti­lla­ron a mi ge­ne­ra­ción, me crea­ron un pre­jui­cio in­cons­cien­te con­tra él. En la prác­ti­ca he ini­cia­do a des­cu­brir a este gran sal­va­do­re­ño des­pués de la bea­ti­fi­ca­ción”.

Aque­lla no­che, a Ale­jan­dro le re­gre­sa­ron a la ca­be­za las pa­la­bras de su abue­la. “En­ton­ces recé”: ‘Se que ama­bas mu­cho a los sal­va­do­re­ños. Por fa­vor, aho­ra, in­ter­ce­de por Ce­ci­lia’”.

Al día si­guien­te por la ma­ña­na, cuan­do Ale­jan­dro vol­vió al hos­pi­tal, des­cu­brió que los ór­ga­nos in­ter­nos de su mu­jer ha­bían vuel­to a dar pe­que­ñas se­ña­les de fun­cio­na­mien­to. Una se­ma­na des­pués, la mu­jer, ya fue­ra de pe­li­gro, fue dada de alta.

San Óscar Ro­me­ro, ma­ni­fes­tó su apre­cio por el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal en El Sal­va­dor, en una con­vi­ven­cia de ca­te­quis­tas y res­pon­sa­bles de las co­mu­ni­da­des neo­ca­te­cu­me­na­les en el Ins­ti­tu­to Ri­nal­di, en no­viem­bre de 1979, cua­tro me­ses an­tes de ser ma­ta­do. En la ho­mi­lía que pro­nun­ció al pre­si­dir la eu­ca­ris­tía re­cor­dó que una de las apor­ta­cio­nes esen­cia­les del Con­ci­lio Va­ti­cano II “es la de dar­le al Ca­te­cu­me­na­do su pues­to de ho­nor que siem­pre tuvo en la evan­ge­li­za­ción”.

A su vez, veía en el Ca­te­cu­me­na­do un ins­tru­men­to cla­ve para pre­pa­rar “ese se­gui­mien­to de Cris­to”, por­que “mu­chos fui­mos bau­ti­za­dos y he­mos vi­vi­do tal vez sin ha­ber es­cu­cha­do el Ke­rig­ma y te­ne­mos nues­tro Bau­tis­mo pero como en una vida pa­ga­na, es ne­ce­sa­rio y ur­gen­te su­plir ese lla­ma­do que no se sin­tió an­tes y que aho­ra con un Ca­te­cu­me­na­do bien he­cho, vie­ne a ser el en­cuen­tro ver­da­de­ro con Cris­to”.

“No va­mos a ne­gar esta tris­te reali­dad de cuan­tos bau­ti­za­dos que no han es­cu­cha­do el Ke­rig­ma, bau­ti­za­dos solo por un rito, por una cos­tum­bre”, afir­mó.

“Creo que en el mo­vi­mien­to Ca­te­cu­me­nal se está dan­do per­fec­ta­men­te este de­seo, que es su­plir ese anun­cio del Evan­ge­lio que no le ha­bía­mos dado la de­bi­da aten­ción, jun­to con una for­ma­ción ya sis­te­má­ti­ca que es la Ca­te­que­sis”, dijo en­ton­ces.

En aque­lla ce­le­bra­ción, el aho­ra San­to tam­bién ha­bló de la im­por­tan­cia del Ca­mino para re­vi­ta­li­zar la ca­te­que­sis y los sa­cra­men­tos: “Us­te­des son ele­men­tos muy va­lio­sos, en las pa­rro­quias (…), para que lo­gren que se re­vi­ta­li­ce toda una Ca­te­que­sis que no con­sis­te úni­ca­men­te en re­fle­xio­nar, en apren­der de me­mo­ria, sino en una Ca­te­que­sis que orien­te ha­cia el Sa­cra­men­to y unos Sa­cra­men­tos que se re­ci­ban con ple­na con­cien­cia, con res­pe­to, con ado­ra­ción del Se­ñor que se en­cuen­tra en esos sig­nos sa­cra­men­ta­les. No pue­de ha­ber, pues sim­ple­men­te evan­ge­li­za­ción y, como se de­cía an­tes, sa­cra­men­ta­li­za­ción, sino que las dos co­sas; la ver­da­de­ra evan­ge­li­za­ción lle­va a en­con­trar­se con Cris­to en el signo de la Igle­sia y de sus sa­cra­men­tos”.

Por úl­ti­mo, ma­ni­fes­tó el de­seo de que el Ca­mino lle­ve el ca­te­cu­me­na­do a to­das las pa­rro­quias para ilu­mi­nar la vida de los hom­bres: “yo les au­gu­ro y les pido con todo el co­ra­zón como Pas­tor, que don­de quie­ra que va­yan a las pa­rro­quias don­de es­tán vi­vien­do y ex­ten­dién­do­se, pro­cu­ren lle­var el Ca­te­cu­me­na­do”.









SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com