Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Colaboraciones:: La Columna:: Ver y Creer : “Los Santos Reyes”

5 / 5 (2 Votos)



Ver y Creer : “Los Santos Reyes”

 
Thu, 07 Jan 2016 22:31:00

Esos personajes tan queridos, que son reyes, sabios, magos y santos, de quienes da cuenta san Mateo en su relato del Evangelio, son obligadamente una figura que provoca meditar en una de las diversas maneras en que se manifiesta la fe en las personas.

Ellos, movidos por una estrella que vieron en el oriente, se pusieron en marcha para conocer a un rey recién nacido, pero al llegar a Jerusalén y preguntar por el lugar donde lo encontrarían, manifestaron luego el motivo real de su peregrinaje, que era acudir a adorarlo (Mt 2, 1-2), aunque solamente se le adora a Dios… ¿Conocían acaso estos sabios la identidad real del recién nacido, o es que Dios les fue revelando, mientras ellos recorrían el camino orientados por la estrella, el origen divino del recién nacido?

Estos hombres, que según la tradición eran estudiosos de los astros, escrutadores del cielo, en un contexto cultural y cultual, de su tiempo, que atribuía a las estrellas un significado y un influjo sobre los acontecimientos por venir, representan también a todos los hombres y mujeres que han respondido al llamado de Dios, cada uno en su momento y en su contexto, y que han sentido el impulso y han conocido el deseo de encontrarse con Él. Durante mucho tiempo, habían buscado en el cielo una respuesta a sus preguntas hasta que la verdad apareció en aquella estrella que cambió sus vidas haciéndolos dejar atrás sus ocupaciones cotidianas para ponerse en marcha prestando atención a la voz que dentro de ellos los empujó a seguir aquella luz que no era sino la voz del Espíritu Santo, que les habló -como lo sigue haciendo en todos nosotros- para mostrarles, en un gruta de Belén, a Su Majestad engendrado en la carne.

Aquellos personajes, procedentes del antiguo Oriente, se habían puesto en camino para conocer, saludar y venerar a un rey, pero luego, paulatinamente, y por gracia de Dios, su búsqueda se transformó en el venturoso encuentro con el Mesías, sin que ellos lo hubiesen sabido desde el principio, aunque estaban llamados a descubrirlo al ritmo de sus propios pasos hasta llegar a adorarlo en ese Niño divino nacido de la Virgen María, muestra fiel de la infinita ternura de Dios, que vino para el pueblo de Israel, representado en los pastores, y que vino también para toda la humanidad, representada en estos santos embajadores de todos los hombres de cualquier parte del mundo para ser acogidos en la casa de Dios, pues delante de Jesús ya no hay razas, lenguas ni culturas privilegiadas porque en Jesús-Niño, la humanidad entera se hace una sola humanidad.

Antes del providencial encuentro, estos Santos Reyes encontraron dificultades en el trayecto, principalmente en Jerusalén, donde se toparon con un reyezuelo embriagado de poder, dominado por supersticiones. Herodes quiso deslumbrarlos con su palacio y engañarlos para que le mostraran el lugar del nacimiento del nuevo rey, pero la gracia del Espíritu Santo, que siempre ayuda y que mediante la estrella los había llamado y guiado por el camino, ante el pesebre de Belén los introdujo en el misterio de reconocer que los criterios de Dios son muy distintos a los criterios de los hombres, que Dios no se manifiesta en el poder del mundo, sino que habla en la humildad de su amor. ¿El amor de Dios es grande? Sí, pero el amor de Dios también es humilde, muy humilde y nos muestra que estos Reyes Magos son modelos de conversión a la verdadera fe porque lograron creer más en la bondad de Dios que en el aparente esplendor del poder.

Al cabo de dos mil años, hoy nosotros también estamos llamados a encontrarnos con Jesús, con su Madre la Virgen María y con san José, para adorar al divino al Niño con todo el corazón y poder ofrecerle el mejor de nuestros regalos: saber perdonar y dejar rencores atrás.

Tal vez, uno de los principales puntos a meditar es que estos reyes, sabios, magos y santos nos indican el camino que habremos de recorrer en nuestra vida, pues para ir en busca de Dios hicieron un largo viaje hasta encontrarlo, tomando como prioridad de sus acciones únicamente la que el Espíritu de Dios les señaló mediante una estrella que les orientara el rumbo.

Todos nosotros sabemos que hay cosas que debemos dejar atrás, otras que tenemos que dejar de hacer y otras más que es preciso emprender. Si se lo pedimos, el Espíritu de Dios nos mostrará las señales que necesitamos para emprender un camino similar que, aunque largo y dificultoso, tarde que temprano nos mostrará el verdadero Rostro del Dios.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com