Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Oct 2018
MoTuWeThFrSaSu
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Diego Quiñones Estévez:: El nuevo diccionario de la R.A.E., escamotea la soberanía nacional de España.

5 / 5 (1 Votos)




El nuevo diccionario de la R.A.E., escamotea la soberanía nacional de España.


Wed, 22 Oct 2014 07:01:00

 

La ideología del relativismo, junto a la neomarxista y neoliberal ideología de género, también ha abducido a los académicos e intelectuales al servicio del régimen del bipartidismo partidocrático PP-PSOE y de los nacionalismos hispanófobos, que desde 1978, vienen utilizando, a todas las instituciones históricas, y entre ellas, a la responsable de la elaboración del diccionario de la lengua castellana o española desde 1713, la Real Academia Española, para evitar o encubrir con palabras politizadas, pero semánticamente ambiguas, todo cuanto tenga una denotación o connotación histórica sobre nuestra milenaria identidad y sobre la indiscutible e “indisoluble unidad de la Nación española”, cuyo medio de comunicación verbal más importante es la lengua española, el idioma español, presente en la vida diaria de los hispanohablantes en la prensa clásica y digital, en la Literatura, en la televisión, en la radio o en las redes sociales de internet.

Nuestra soberanía nacional se sustenta en el derecho y el deber a la manifestación cultural y jurídico-constitucional de la Lengua Española, del Idioma Español, ya que nuestra Carta Magna, la Constitución Española de 1978, la respalda y protege. En el “TÍTULO PRELIMINAR”, el Artículo 1.2, se nos dice:

“La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”.

Y en Artículo 2:

“La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”.

Pero ya antes en el “PREÁMBULO”, el sintagma “soberanía”, se vincula con el sentido histórico y constitucional del concepto de soberanía como expresión histórica de España como Patria, Nación y Estado:

“La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

Establecer una sociedad democrática avanzada y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra”.

Sin embargo, los ideólogos e intelectuales del relativismo lingüístico de la R.A.E., no han mantenido la jurídica y constitucional entrada de la “soberanía nacional”, que estaba en la edición anterior de la R.A.E.,  y en otros diccionarios léxicos, ideológicos o de uso, que señalan que la “soberanía nacional” es:

“La que reside en el pueblo y se ejerce por medio de sus órganos constitucionales representativos”.

En el Clave diccionario de uso del español actual[1], que fue prologado por el Premio Nobel de Literatura de 1982, el colombiano Gabriel García Márquez (1927-2014), la entrada “soberanía”, dice:

“En las democracias, la soberanía reside en el pueblo”.

La soberanía, y más la soberanía nacional, es para el mayor bien del pueblo español, el bien común. El sentido democrático y constitucional de soberanía, para los señores ideólogos, académicos e intelectuales del relativismo léxico-semántico, es desacreditado cuando se le amputa el adjetivo “nacional”, cuando se le escamotea su relación sintagmática con el sustantivo “soberanía”. Porque es en la nación y no en las nacionalidades, donde reside la autoridad de la voluntad del pueblo español, y no en el despotismo relativista, el autoritarismo o el totalitarismo de los gobernantes y sus testaferros al mando de las instituciones del Estado. Traicionan al convertir y pervertir la grandeza histórica del significado paradigmático de soberanía, en una argucia, en una astucia para ser sumisos agradecidos al poder político e ideológico de las partidocracias que los mantienen en el endiosamiento de sus sillones académicos.

Los ideólogos e intelectuales al servicio del bipartidismo del relativismo lingüístico, los señores académicos, no representan al pueblo, ni al lenguaje democrático, jurídico y constitucional, cuando en la vigesimotercera edición del Diccionario de la lengua española (2014), han escamoteado la entrada de “soberanía nacional”. Han tratado de justificar la amputación del derecho y el deber a mantener y defender la lexicalización del sintagma “soberanía nacional”, con el falaz pretexto de que esta modificación viene del año 2008, antes de que el nacionalismo secesionista se despeñara en el año 2014 por falso derecho a decidir del proceso soberanista-independentista de Cataluña.

¡Requetefalso!: En el año 2006, se aprueba el inconstitucional Estatuto de Autonomía de Cataluña, propiciado por la legislatura de la partidocracia del socialismo en el poder del Estado y el nacionalismo independentista catalán, en el cual ya se concretaban las barbaridades de la imposición de la glotolatría etnolingüística catalanista, la cual destierra a la primera y constitucional lengua española, al idioma español, de las instituciones, de los medios de comunicación, de la cultura y la educación, controlados por el organigrama totalitario de la Generalitat. Y que por supuesto, aniquila el constitucional derecho y deber a la soberanía nacional de todos los españoles, vivan en donde vivan, y autoproclama a  Cataluña como una “nación”, siendo como es, una más de las diecisiete comunidades de nuestro Estado de las Autonomías.

Por lo tanto la mutilación del diccionario del sintagma “soberanía nacional”, sí que  está pero que muy interrelacionada con la situación política actual y anterior de las presiones e imposiciones políticas del insolidario nacionalismo catalano-independentista.

El desprecio por el constitucional derecho y deber a que en el diccionario de la lengua española, se mantenga la entrada de “la soberanía nacional”, se muestra mucho más caricaturesco y caradura, cuando en el mismo, no se guillotinan las entradas léxicas referidas al “patrimonio nacional”, a la “lotería nacional”, a la “capital nacional” o a la “fiesta nacional”.

Para sarcasmo de los sarcasmos, el proceso último de encuadernación de la nueva versión del relativismo lingüístico y académico del Diccionario de la R.A.E., más que de la Lengua Española o del lenguaje democrático y jurídico-constitucional español, se hizo en los talleres de la Editorial Espasa Calpe en Barcelona, la capital de la Comunidad Autónoma de Cataluña, una ciudad y una capital más de España.

 

 

 

  



[1] Varios autores, Clave Diccionario de uso del español actual, Edic. SM, Madrid 1996.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com