Portada:: Reflexión en libertad:: Pedro Luis Llera Vázquez:: Dignidad y trabajo

     







   

CAMINEO.INFO.-

Dignidad y trabajo

 
Mon, 13 Oct 2008 23:13:00

CAMINEO.INFO.- Leo en la prensa que el alcalde de Madrid, don Alberto Ruiz-Gallardón, prohíbe los hombres anuncio porque ese trabajo, al parecer, resulta "vejatorio" y "degradante". Además, la nueva reglamentación también prohíbe la distribución de octavillas en la calle y los vehículos que sirven de soporte publicitario.

Por esa regla de tres, me imagino que Fernando Alonso, Rafa Nadal o Alberto Contador deben tener su dignidad por los suelos. En realidad, todos los deportistas profesionales recaudan buena parte de sus ingresos gracias a la publicidad que lucen en monos, camisetas, gorras, pantalones, coches, raquetas y demás accesorios que lucen en sus actividades públicas.

Yo creía que lo indecente era dedicarse a vender armas y explosivos a los terroristas y tiranos del mundo;que lo despreciable era traficar con imágenes pedófilas en Internet; que lo asqueroso era dedicarse al tráfico de drogas, al asesinato o a la extorsión. Pero nunca me habría imaginado que trabajar honradamente pudiera resultar vejatorio. La medida que ha tomado el alcalde de Madrid es de traca. Esa buena gente que se gana unos cuartos haciendo publicidad por la calle no hace daño a nadie. Lo que es degradante es querer trabajar y no tener dónde. El paro sí que es deprimente y vejatorio.

Pero si el señor Gallardón quiere tomar medidas para preservar la dignidad de las personas, le sugiero otras cuantas actividades lucrativas – además de las ya indicadas – que sí que resultan denigrantes y vejatorias:

Una manera repugnante de ganarse la vida es la de los banqueros y empresarios que explotan a sus trabajadores pagándoles sueldos de mierda a cambio de jornadas interminables. Hablo de esos banqueros y empresarios que sólo buscan enriquecerse lo más rápidamente posible y que carecen de escrúpulos: esos sí que realizan una actividad vejatoria y degradante. Esos sí que atentan contra la dignidad del ser humano. Son los especuladores financieros, los constructores que consiguen pelotazos urbanísticos a base de sobornar a alcaldes y concejales, los que cierran sus fábricas en España para trasladar la producción a países tercermundistas donde disponen de mano de obra más barata sin más interés que la de aumentar sus beneficios. Esta es la gentuza que ha hundido la economía europea y americana y que ahora pretende que los ciudadanos les saquemos las castañas del fuego. Primero se enriquecieron a manos llenas. Ahora esperan que los gobiernos, con nuestros impuestos, les salven del naufragio.

Otra manera degradante de ganarse la vida es la de los médicos y enfermeras que se dedican a matar niños en las clínicas abortistas. ¿Habrá forma más asquerosa de enriquecerse que esa? Esos "profesionales de la sanidad", sin escrúpulos ni principios, tienen las manos manchadas de sangre y ganarán mucho dinero, pero ¡de menuda manera!… ¡Qué asco! Tanto como el que me provocan los doctores muerte que se ganan el sueldo dando matarile a viejos y enfermos terminales: he ahí hay un nicho de empleo con mucho futuro en cuanto se apruebe la anunciada ley de "suicidio asistido".

En tercer lugar, le sugiero a don Alberto que persiga a quienes se dedican al negocio de la pornografía: revistas, películas, páginas web y cadenas de televisión que se hacen de oro con un negocio multimillonario a base de degradar al ser humano hasta límites nauseabundos. ¿Habrá algo que denigre más la dignidad humana que esas películas que rebajan a la mujer a mero objeto de consumo al servicio de la satisfacción de los más bajos instintos? ¿Acaso no son denigrantes esos espectáculos dirigidos al consumo de rebaños de pajilleros y que llenan los bolsillos de los traficantes del vicio y la corrupción?

Y siguiendo con el negocio del sexo: otra actividad vejatoria hasta más no poder es la prostitución. Pues nada, señor Gallardón, ya sabe: a perseguir a proxenetas y a cerrar prostíbulos. ¿No le asquea que una chica se vea obligada a alquilar su cuerpo para que unos babosos malnacidos y sin escrúpulos satisfagan sus deseos? ¿No va siendo hora de que se persiga a esos clientes que desprecian y mancillan la condición humana? ¿No habría que meter entre rejas a los chulos y mafiosos que someten a esclavitud a las mujeres para enriquecerse a su costa? Pues manos a la obra, don Alberto… Y no se olvide usted de los periódicos que llenan sus páginas con anuncios de prostitutas y lupanares, forrándose indecentemente con ese dinero manchado de inmoralidad y desvergüenza.

Esto me trae a la memoria que, hace poco, el presidente de Cantabria se jactaba en un programa de televisión de haber "mojado" por primera vez a los dieciocho años y "pagando". Que un político con responsabilidades públicas, un tipo que debería ser ejemplar, presuma de haberse ido de putas deja bien a las claras la catadura moral del personaje. Desgraciadamente, en el panorama político español, tipos de estos no faltan. Los políticos sin principios también constituyen, don Alberto, otro colectivo cuyo sueldo supone una afrenta permanente. Se trata de gente que sólo busca mantenerse en el poder a cualquier precio para vivir del cuento y aprovecharse del cargo para colocar a los amiguetes y para asegurarse un presente espléndido y un futuro sin sobresaltos: políticos corruptos, inmorales, sumisos a las cúpulas de sus partidos, dispuestos siempre a votar lo que se les mande y a besarle el trasero al jefe, con tal de repetir en las listas electorales y no apearse del coche oficial y la poltrona; políticos sin vergüenza, ambiciosos y corruptos; políticos profesionales a los que se les llena la boca con palabras como "patria" y "servicio público", pero que mienten, engañan, tratan con terroristas, desprecian al contribuyente o consideran un "coñazo" rendir homenaje a la bandera que nos representa y a los militares que se juegan la vida a diario por defender nuestras libertades; políticos que dicen defender la libertad de expresión pero persiguen a cuantos se atreven a criticarlos o a dejar en evidencia sus miserias; políticos cuya única ideología es la de figurar y mandar; los que traicionan a sus propios votantes; los de la derecha acomplejada y sin principios que no se quieren mojar ante leyes como el aborto o la eutanasia, porque anteponen sus cálculos electorales a cualquier otra consideración; los que con tal de seguir en el cargo se venden al mejor postor… Y tantos y tantos politicastros como pueblan nuestra sufrida nación y que se ganan la vida con la misma dignidad del proxeneta. Solo que a quienes pretenden chulear estos señoritos es a todos los ciudadanos que les pagamos en sueldo.


Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com