Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Jun 2018
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Habla el Obispo:: Monseñor Jesús Sanz Montes, ofm:: Es­tre­nar el es­treno inaca­ba­do

5 / 5 (14 Votos)




Es­tre­nar el es­treno inaca­ba­do


Sat, 06 Jan 2018 10:32:00

No po­de­mos cen­su­rar­lo ni dis­traer­lo, por­que es una exi­gen­cia hu­mil­de que tie­ne nues­tro co­ra­zón: hay un gri­to de re­bel­día que des­de lo más sin­ce­ro y hon­do de no­so­tros sur­ge siem­pre que nos ador­mi­la­mos, nos des­cen­tra­mos, nos re­la­ja­mos… de­ján­do­nos lle­var por lo me­dio­cre. Ese in­quie­to co­ra­zón nues­tro sue­ña con algo que sea nue­vo, dis­tin­to, di­fe­ren­te, y no sa­be­mos ni que­re­mos re­sig­nar­nos a lo que, en el fon­do, no tie­ne que ver con lo más ver­da­de­ro de no­so­tros. Sue­ña con algo que pue­da sa­cu­dir todo lo que nos ha com­pli­ca­do tor­pe­men­te la vida, lo que la ha he­cho in­jus­ta, fal­sa e in­tra­ta­ble, todo cuan­to de pos­ti­zo, ma­qui­lla­do y tru­ca­do nos im­po­ne un per­so­na­je en el que nues­tra per­so­na no cabe. Y en­ton­ces, emer­ge como una im­pa­ra­ble flor de las se­mi­llas es­con­di­das, el en­sue­ño de po­der es­tre­nar lo que pro­pia­men­te nos co­rres­pon­de. He­mos sido crea­dos así y para esto. Es­te­mos como es­te­mos, nos su­ce­da lo que nos su­ce­da, siem­pre ha­brá ese ben­di­to in­con­for­mis­mo que nos de­vuel­ve a lo más au­tén­ti­co de no­so­tros mis­mos.

Este es el ri­tual que, de tan­tos mo­dos, es­ce­ni­fi­ca­mos cada co­mien­zo de año, cuan­do con ami­gos y fa­mi­lia nos dis­po­ne­mos a tras­pa­sar la lí­nea di­vi­so­ria de un re­loj que mar­ca las ho­ras al filo de la me­dia­no­che del úl­ti­mo día de cada año. Em­pe­zan­do por las uvas en­gu­lli­das con algo de su­pers­ti­ción y casi siem­pre atra­gan­to en la no­che­vie­ja, o los brin­dis con una copa de si­dri­na nues­tra o cava de otros la­res (no de to­dos, por cier­to), o el abra­zo car­ga­do de afec­to y sin­ce­ri­dad a las per­so­nas pre­sen­tes o au­sen­tes que más que­re­mos in­ter­cam­bian­do el sa­lu­do y el beso por algo que co­mien­za sor­pren­dién­do­nos jun­tos y no re­vuel­tos. Por­que al de­cir­nos nues­tro ha­bi­tual “fe­liz año nue­vo”, no es­ta­mos pro­nun­cian­do sin más una fra­se he­cha, sino que es­ta­mos tra­du­cien­do ama­ble­men­te la as­pi­ra­ción que to­dos te­ne­mos de po­der cons­truir con ilu­sión y go­zar con­ten­tos de la be­lle­za, la bon­dad, la ver­dad y la paz que pal­pi­tan en nues­tra en­tra­ña, esas que Dios qui­so sem­brar en el sur­co de nues­tra iden­ti­dad hu­ma­na y cris­tia­na.

Co­mien­za un nue­vo año te­nien­do por de­lan­te doce me­ses. Me pre­gun­to des­de los pri­me­ros lan­ces de enero, cuá­les se­rán las sor­pre­sas her­mo­sas, las sor­pre­sas bron­cas y las que re­sul­ta­rán en­tre am­bas sen­ci­lla­men­te agri­dul­ces. Per­so­nas que se nos irán, per­so­nas que nos lle­ga­rán. So­bre­sal­tos que nos ben­de­ci­rán con la paz o los que in­ten­ta­rán arru­gar nues­tra es­pe­ran­za. En­tre los pin­tos y los val­de­mo­ros, en­tre los pon­gas y los te­bon­gos, así ire­mos es­cri­bien­do el re­la­to de una his­to­ria que está to­da­vía por es­cri­bir.

Esta es la aven­tu­ra de la vida, cuan­do de­ja­mos que el Se­ñor, nues­tro di­vino es­cri­bano, re­la­te con no­so­tros la his­to­ria que no­so­tros no siem­pre he­mos re­la­ta­do. Y, como tan­tas ve­ces lo he­mos ex­pe­ri­men­ta­do, Él es­cri­bi­rá lo que nos de­vuel­ve a nues­tra hu­mil­de tra­ma, y ha­bla­rá de no­so­tros sin pla­gio de his­to­rias pres­ta­das ni tam­po­co con abu­rri­mien­to can­sino, in­clu­so en la tor­pe aven­tu­ra de nues­tros ren­glo­nes más tor­ci­dos. Así es nues­tro Dios, que es­cri­be con ver­sos y be­sos, si no­so­tros le de­ja­mos, esa his­to­ria para la que na­ci­mos.

Yo de­seo todo esto para to­dos, lo de­seo para mí. Y hago de ello una ple­ga­ria para que no sea nues­tra ce­rra­zón asus­ta­di­za ni nues­tra alo­ca­da pre­ten­sión las que mar­quen las ho­ras en este nue­vo año, sino la ren­di­da con­fian­za que nos per­mi­te es­tre­nar con sa­bor a algo fres­co la aven­tu­ra de vi­vir sa­bién­do­nos acom­pa­ña­dos por el buen Dios, y por tan­tas per­so­nas bue­nas que Él ha pues­to a nues­tro lado. Nos po­ne­mos bajo la mi­ra­da de nues­tra Ma­dre la San­ti­na en este año es­pe­cial de su cen­te­na­rio. Fe­liz año nue­vo, her­ma­nos.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com