Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 

 

 

 

 
May 2022
MoTuWeThFrSaSu
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

   


www
Portada:: Habla el Obispo:: Monseñor Jesús Sanz Montes, ofm:: Es­tre­nar el es­treno inaca­ba­do

5 / 5 (19 Votos)




Es­tre­nar el es­treno inaca­ba­do

Sat, 06 Jan 2018 10:32:00
 

No po­de­mos cen­su­rar­lo ni dis­traer­lo, por­que es una exi­gen­cia hu­mil­de que tie­ne nues­tro co­ra­zón: hay un gri­to de re­bel­día que des­de lo más sin­ce­ro y hon­do de no­so­tros sur­ge siem­pre que nos ador­mi­la­mos, nos des­cen­tra­mos, nos re­la­ja­mos… de­ján­do­nos lle­var por lo me­dio­cre. Ese in­quie­to co­ra­zón nues­tro sue­ña con algo que sea nue­vo, dis­tin­to, di­fe­ren­te, y no sa­be­mos ni que­re­mos re­sig­nar­nos a lo que, en el fon­do, no tie­ne que ver con lo más ver­da­de­ro de no­so­tros. Sue­ña con algo que pue­da sa­cu­dir todo lo que nos ha com­pli­ca­do tor­pe­men­te la vida, lo que la ha he­cho in­jus­ta, fal­sa e in­tra­ta­ble, todo cuan­to de pos­ti­zo, ma­qui­lla­do y tru­ca­do nos im­po­ne un per­so­na­je en el que nues­tra per­so­na no cabe. Y en­ton­ces, emer­ge como una im­pa­ra­ble flor de las se­mi­llas es­con­di­das, el en­sue­ño de po­der es­tre­nar lo que pro­pia­men­te nos co­rres­pon­de. He­mos sido crea­dos así y para esto. Es­te­mos como es­te­mos, nos su­ce­da lo que nos su­ce­da, siem­pre ha­brá ese ben­di­to in­con­for­mis­mo que nos de­vuel­ve a lo más au­tén­ti­co de no­so­tros mis­mos.

Este es el ri­tual que, de tan­tos mo­dos, es­ce­ni­fi­ca­mos cada co­mien­zo de año, cuan­do con ami­gos y fa­mi­lia nos dis­po­ne­mos a tras­pa­sar la lí­nea di­vi­so­ria de un re­loj que mar­ca las ho­ras al filo de la me­dia­no­che del úl­ti­mo día de cada año. Em­pe­zan­do por las uvas en­gu­lli­das con algo de su­pers­ti­ción y casi siem­pre atra­gan­to en la no­che­vie­ja, o los brin­dis con una copa de si­dri­na nues­tra o cava de otros la­res (no de to­dos, por cier­to), o el abra­zo car­ga­do de afec­to y sin­ce­ri­dad a las per­so­nas pre­sen­tes o au­sen­tes que más que­re­mos in­ter­cam­bian­do el sa­lu­do y el beso por algo que co­mien­za sor­pren­dién­do­nos jun­tos y no re­vuel­tos. Por­que al de­cir­nos nues­tro ha­bi­tual “fe­liz año nue­vo”, no es­ta­mos pro­nun­cian­do sin más una fra­se he­cha, sino que es­ta­mos tra­du­cien­do ama­ble­men­te la as­pi­ra­ción que to­dos te­ne­mos de po­der cons­truir con ilu­sión y go­zar con­ten­tos de la be­lle­za, la bon­dad, la ver­dad y la paz que pal­pi­tan en nues­tra en­tra­ña, esas que Dios qui­so sem­brar en el sur­co de nues­tra iden­ti­dad hu­ma­na y cris­tia­na.

Co­mien­za un nue­vo año te­nien­do por de­lan­te doce me­ses. Me pre­gun­to des­de los pri­me­ros lan­ces de enero, cuá­les se­rán las sor­pre­sas her­mo­sas, las sor­pre­sas bron­cas y las que re­sul­ta­rán en­tre am­bas sen­ci­lla­men­te agri­dul­ces. Per­so­nas que se nos irán, per­so­nas que nos lle­ga­rán. So­bre­sal­tos que nos ben­de­ci­rán con la paz o los que in­ten­ta­rán arru­gar nues­tra es­pe­ran­za. En­tre los pin­tos y los val­de­mo­ros, en­tre los pon­gas y los te­bon­gos, así ire­mos es­cri­bien­do el re­la­to de una his­to­ria que está to­da­vía por es­cri­bir.

Esta es la aven­tu­ra de la vida, cuan­do de­ja­mos que el Se­ñor, nues­tro di­vino es­cri­bano, re­la­te con no­so­tros la his­to­ria que no­so­tros no siem­pre he­mos re­la­ta­do. Y, como tan­tas ve­ces lo he­mos ex­pe­ri­men­ta­do, Él es­cri­bi­rá lo que nos de­vuel­ve a nues­tra hu­mil­de tra­ma, y ha­bla­rá de no­so­tros sin pla­gio de his­to­rias pres­ta­das ni tam­po­co con abu­rri­mien­to can­sino, in­clu­so en la tor­pe aven­tu­ra de nues­tros ren­glo­nes más tor­ci­dos. Así es nues­tro Dios, que es­cri­be con ver­sos y be­sos, si no­so­tros le de­ja­mos, esa his­to­ria para la que na­ci­mos.

Yo de­seo todo esto para to­dos, lo de­seo para mí. Y hago de ello una ple­ga­ria para que no sea nues­tra ce­rra­zón asus­ta­di­za ni nues­tra alo­ca­da pre­ten­sión las que mar­quen las ho­ras en este nue­vo año, sino la ren­di­da con­fian­za que nos per­mi­te es­tre­nar con sa­bor a algo fres­co la aven­tu­ra de vi­vir sa­bién­do­nos acom­pa­ña­dos por el buen Dios, y por tan­tas per­so­nas bue­nas que Él ha pues­to a nues­tro lado. Nos po­ne­mos bajo la mi­ra­da de nues­tra Ma­dre la San­ti­na en este año es­pe­cial de su cen­te­na­rio. Fe­liz año nue­vo, her­ma­nos.









SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com