Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo III T.O. :

5 / 5 (5 Votos)


CAMINEO.INFO

Domingo III T.O. :

 
Sun, 23 Jan 2011 07:02:00

CAMINEO.INFO.-

Isaías 8,23b–9,3
Sal 26,1.4.13-14
Corintios 1,10-13.17
Mateo 4,12-23

Estamos viviendo el Tiempo Ordinario en el cual vamos contemplando domingo tras domingo la predicación de Jesús, sus milagros, sus gestos, sus actitudes, su amor hacia nosotros, sus criterios, su manera de relacionarse con Dios Padre,..., Y hacemos esta contemplación no como un hecho del pasado sino como una propuesta que Jesús nos hace ahora (en el siglo XXI) y aquí (en Cardedeu) a cada uno de nosotros.

Esta ha de ser nuestra actitud al escuchar la Palabra de Dios cada domingo; ¿qué me dice a mí hoy Jesús?, ¿qué propuesta me está haciendo?

Y hoy el evangelio lo deja muy claro: conviértete y ven conmigo. Al inicio del Tiempo Ordinario Jesús nos dice hoy a cada uno de nosotros: conviértete y ven conmigo, sígueme ...

Y yo ahora procuraré con tres ideas dejaros esta exhortación de Jesús un poco más cerca de vuestra vida...

• La primera palabra que Jesús dice públicamente en el evangelio de Mateo es: “convertíos” “conviértete”. No es una casualidad. Por tanto, lo primero es la conversión. ¿Y qué es la conversión? Es el deseo de ir más allá, de no conformarse, es el deseo de ser santo, de querer hacer más el bien, de ser más valiente, es el deseo de amar más, de conocer mejor a Jesucristo....

Jesús empieza la predicación dando una orden: “convertíos”. ¡Es significativo! Ser cristiano, seguir a Jesús nos pide ya desde el principio una implicación. Nos pide poner en nuestro corazón estos deseos...

Cuando estos deseos anidan en nuestro corazón, entonces nos predisponemos para recibir el don de la conversión...

Un problema de nuestra sociedad, y por tanto, también de nuestra comunidad parroquial, es que vivimos un poco adormecidos, aplatanados, sin valores fuertes, vamos haciendo, vamos tirando, nos faltan ideales, capacidad de lucha, deseo de transformar el mundo, ganas de luchar contra las injusticias... ...

Ayer con los adolescentes veíamos una película: “Sophie Scholl: los últimos días”. Relata los últimos días de vida de tres jóvenes universitarios que se implicaron en luchar contra Hitler por medios pacíficos.

¡Oye, tú!, qué testimonio de coherencia, de firmeza, de valentía, de implicación, de luchar contra el mal, de defender unos valores, una concepción de persona, de sociedad, y todo esto asumiendo riesgos importantísimos.

Y hoy en cambio, parece que estemos conformes con todo; tanto bienestar, tantas distracciones, tanta superficialidad, tantas prisas, nos hacen conformistas con todo, con nosotros mismos y con nuestra sociedad. “Yo soy así” o “Las cosas no cambiarán”. Todo ello nos hace ir a la nuestra, en nuestro minimundo egoísta... Nos faltan ideales, valentía, firmeza, capacidad de lucha...

Conversión es una palabra muy rica, con muchos significados. Hoy yo la utilizo como deseo de ir más allá a nivel espiritual y personal, ir más allá a nivel parroquial e ir más allá a nivel social...

Segunda idea. Jesús hace la llamada a seguirlo (“Venid y seguidme”) en un contexto de conversión. Es muy significativo: ¡cuando hay deseo de conversión puede haber seguimiento del Cristo!

Si no hay deseo de conversión no hay seguimiento. La conversión y el seguimiento de Jesús son dos caras de la misma moneda. Si hay conversión hay seguimiento. Si hay seguimiento (real) hay conversión.

I la última idea que enlaza con todo lo que hemos dicho hasta ahora. Jesús nos dice “Convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos”. Nos podemos preguntar, ¿cómo es que Jesús dice que el Reino de los cielos está cerca?, porqué si Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, esto quiere decir que el Reino de los cielos ya está allá presente. ¿Por qué Jesús utiliza esta expresión? Los entendidos, los estudiosos, dicen que el Reino de Dios es un ofrecimiento, un don de Dios, y que por tanto comporta una respuesta, una acogida por parte del hombre.

Por eso Jesús dice que está cerca, porqué hace falta que sea acogido por nosotros para que se haga presente.

¿Y cómo acogemos este ofrecimiento? Poniendo en nuestro corazón estos deseos de los que hablábamos: Deseo de ir más allá, no me puedo conformar, es preciso que sea santo, quiero hacer más el bien, quiero ser más valiente, deseo ser capaz de amar más, necesito conocer mejor a Jesucristo, y con estos deseos en nuestro corazón Dios Reina en nosotros...

Acabo con las palabras con las que comenzaba: Jesús al inicio del tiempo ordinario nos dice hoy a cada uno de nosotros: conviértete y ven conmigo.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:





23-01-2011, Homilías

Estimado hermano en el sacerdocio:

Doy gracias a Dios por el don que te ha dado para transmitirnos tus homilias.
Le pido al Señor que te siga conservando ese don.
La paz

Gerardo

gplluso@hotmail.com

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com