Portada:: Homilia:: Ciclo A:: IV Domingo de Pascua:«Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia»

     




5 / 5 (2 Votos)


   

CAMINEO.INFO.-

IV Domingo de Pascua:«Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia»

Sun, 15 May 2011 06:01:00

CAMINEO.INFO.-

HECHOS 2, 14 a.36-41
SALMO 22
PEDRO 2, 20b-25
JUAN 10, 1-10


Una de las frases que más repito de todo el evangelio es la frase con la cual hoy Jesús acaba el evangelio: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante” Jesús viene para darnos vida, vida en abundancia, comunicada generosamente.

Pienso que esta certeza tendría que enmarcar toda nuestra vida cristiana. Dicho de otra manera, la vida cristiana sólo se entiende si hay esta experiencia de recibir la vida nueva del Cristo.

¿En qué consiste esta vida nueva?
Jesús resucitado ha vencido la muerte, nosotros unidos a Jesús resucitado también vencemos la muerte, la muerte ya no tiene ningún poder sobre nosotros, la muerte se convierte en una puerta que nos lleva a la vida eterna.
Jesús resucitado ha vencido el pecado, nosotros unidos a Jesús resucitado también vencemos el pecado. Pecamos, pero el pecado cada vez tiene menos fuerza en nosotros.

Ésta es la vida que Jesús nos viene a comunicar en abundancia. Una vida que nos lleva a la victoria delante de la muerte y delante del pecado. De aquí nace nuestra alegría pascual. ¡¡Es tan sublime poder vivir todo esto!!

No es una casualidad que esta frase de Jesús “Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante” la liturgia la haga aparecer en el tiempo de Pascua. Porqué es en este tiempo que la victoria del Cristo ante el pecado y la muerte es más palpable. ¡¡Todo habla de esta victoria!!

Pienso que somos poco conscientes de todo esto, o que lo vivimos con poca fuerza, o que no nos lo acabamos de creer. Las palabras del escritor José Luis Martín Descalzo lo describen muy bien:”¿Cómo es posible que los herederos del gozo de la resurrección no lo lleven en sus rostros, en sus ojos?; ¿cómo es que cuando celebran sus Eucaristías, no salen de sus templos oleadas de alegría?; ¿cómo puede haber cristianos que dicen que se aburren de serlo?; ¿cómo hablan de que el Evangelio no les dice nada o que orar se les hace pesado, … ; dónde quedó su vocación de testigos de la resurrección?".

Vuelvo a repetir: Jesús viene para darnos vida, vida en abundancia, comunicada generosamente. Pienso que esta certeza tendría que enmarcar toda nuestra vida cristiana. Necesitamos contemplar esta certeza, pedir esta vida, y vivir los actos de piedad con esta conciencia de que Él da vida...

Dice poéticamente el poeta converso Paul Claudel: “La alegría es la primera y la última palabra del Evangelio”. Si no hay alegría, es posible que no estemos participando de la vida nueva del Cristo.

Para entender este evangelio y la afirmación “Yo soy la puerta de las ovejas” hace falta mirar el contexto en el que está ubicado. Antes del evangelio de hoy tenemos la escena del ciego de nacimiento curado por Jesús y toda la controversia con los fariseos, que interrogan al ciego, a los padres, al ciego otra vez, hasta expulsarlo de la sinagoga.

Jesús, por tanto, está hablando con los fariseos que han maltratado a las ovejas, han actuado como ladrones o bandoleros. Y Jesús delante de todo esto afirma que Él es la puerta de las ovejas.

¿Qué nos dicen a nosotros estas palabras de Jesús? Para nosotros quiere decir que para acercar las personas a Dios se ha de hacer a través de Jesucristo. Pienso que demasiadas veces queremos hacer un apostolado que se fundamenta en nosotros mismos. Y no hemos entendido que para llegar a tocar el corazón de aquella persona hace falta que lo hagamos desde Jesucristo. Él es la puerta para acercarnos a aquella persona, no podemos acceder desde ningún otro lugar. Sólo en Jesús podemos llegar a tocar el corazón del otro.

¿Y esto cómo se hace? No es preciso ser muy inteligente, ni tener muchos argumentos, ni haber leído muchos libros. No hace falta. Lo vemos en los apóstoles de Jesús. Lo más importante, y aquí es donde a veces todo queda parado, es que nosotros vivamos en Cristo.

Si vivimos en Cristo reflejamos la vida nueva de Cristo, la victoria sobre el pecado, sobre la muerte, y entonces somos personas alegres, esperanzadas, afables, que perdonan, que hacemos el bien, que amamos incondicionalmente, especialmente a los pobres, que no tienen miedo a la muerte, que viven austeramente,..., y esto hace luz, mucha luz, una luz que tarde o temprano ilumina la vida de los demás...
Lo decíamos hace unos meses citando a Helder Cámara: “Muchos el evangelio que leerán eres tú”.

Si ser cristiano es sólo ir a misa el domingo esto no enamora, ¡esto es pesado! Pero si ser cristiano es recibir la vida en abundancia de Jesucristo, ¡esto es seductor!

Que esta eucaristía nos ayude a recibir la vida nueva de Cristo Resucitado vencedor del pecado y de la muerte...




Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



  ARTÍCULOS RELACCIONADOS

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com