Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Solemnidad de Cristo Rey

     




5 / 5 (5 Votos)


   

CAMINEO.INFO.-

Solemnidad de Cristo Rey

Sun, 21 Nov 2010 06:54:00

CAMINEO.INFO.-

2Sam. 5, 1-3;
Sal. 121;
Col. 1, 12-20;
Lc. 23, 35-43

Celebramos hoy la Solemnidad de Jesucristo Rey de todo el Mundo, con la cual culmina, finaliza, el año litúrgico.

No es una casualidad que hoy celebremos esta fiesta, en la liturgia no hay nada casual, todo tiene un sentido.

¿Qué quiere decir esta solemnidad, qué sentido tiene, qué quiere decir que Jesucristo es Rey de todo el Mundo? En esta solemnidad la Iglesia proclama solemnemente que queremos que Él sea nuestro rey, queremos que Él reine en nuestros corazones y que queremos construir con nuestro trabajo e implicación en el mundo, su reino, como diremos en el prefacio: “el reino de la verdad y la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz”.

¿En qué se fundamenta nuestro deseo de que Él sea nuestro rey? Se fundamenta en que hemos estado todo un año contemplando la persona divina de Jesucristo: su vida, su mensaje, sus actitudes, sus gestos, sus opciones, su identidad como Hijo amado del Padre, su pasión y muerte para darnos vida... Y ante de todo esto decimos: “Sí, queremos que sea nuestro Rey, sí, queremos que reine en nuestro corazón, sí, queremos ayudar a construir su reino”.
Decía el Papa Benedicto en una homilía en la Solemnidad de Cristo Rey “¿Cómo no experimentar un intenso entusiasmo, lleno de gratitud, por haber sido admitidos a contemplar el esplendor de esta revelación?”

¡¡Qué gran suerte tenemos de ser cristianos!!... Porqué Jesús nos ha introducido en un camino de sentido, un camino de esperanza y un camino de caridad.

Un camino de sentido porqué conocemos el sentido de nuestras vidas: amar y ser amados. Otros buscarán bienestar, placer, acumular experiencias fuertes, nada de todo esto hace feliz. Amar y ser amados... Bernanos decía: “El infierno es no amar”

Un camino de sentido porqué las grandes preguntas que recorren la existencia humana quedan en Jesucristo contestadas: ¿Quién soy? ¿Qué hago yo aquí? ¿Hacia donde voy? ¿Qué me hará feliz? ¿Qué sentido tiene la muerte? ¿Qué hay después de la muerte?....

Continúa el Papa preguntándose: “¿Cómo no sentir al mismo tiempo la alegría y la responsabilidad de servir a este Rey, de testimoniar con la vida y con la palabra su señorío?. Queridos hermanos, esta es, de modo particular, nuestra misión: anunciar al mundo la verdad de Cristo, esperanza para todo hombre y para toda la familia humana”.

Estamos llamados a construir su reino, de hacer presente los valores de Jesús en nuestra sociedad. Yo hoy os propongo dos maneras:
. Mediante nuestro testimonio. Decía Helder Cámara: “Muchos el único evangelio que leerán eres tu”. Hemos de ser un evangelio viviente, donde los demás puedan leer (encontrar) lo que Jesús nos ha venido a comunicar. Nuestra vida ha de causar interrogación en los otros.

. La segunda manera es que no nos automarginemos. El que se automargina piensa: “yo no puedo imponer a los demás mis ideas”. Es verdad, no podemos imponer a nadie nuestras ideas, pero en una sociedad democrática todos hacen una propuesta de sus ideas y sus valores para construir la sociedad. Lo hacen los nacionalistas, los socialistas, los antisistema,...
También nosotros, los católicos, hace falta que hagamos una propuesta de nuestras ideas, de nuestros valores para construir la sociedad, y esto no es imponer nuestras ideas a nadie, sino participar del juego democrático...

Es preciso construir entre todos “el reino de la verdad y la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz”.

Y una última cuestión: ¿De qué clase de realeza estamos hablando? ¿Qué tipo de Rey es Jesucristo?

Lo vemos hoy en el evangelio. Su trono: la cruz. Su corona: una corona de espinas. El séquito real: la gente haciendo burla. La ley que lo ha llevado a morir: la ley del amor. ¡Este es nuestro Rey!

Jesús reina sirviendo y amando hasta la donación total de sí mismo.

Decían los padres de la Iglesia: “Quien sirve reina”. “Quien sirve es el más grande” Nos hace falta contemplar mucho, mucho, mucho su manera de reinar de manera que vaya impregnando toda nuestra vida.

Al acabar el año litúrgico decimos a Jesús: Sí, quiero que seas mi rey, sí quiero que reines en mi corazón, sí quiero ayudar a construir tu reino.


Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



  ARTÍCULOS RELACCIONADOS

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com