Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Solemnidad del Corpus Christi

5 / 5 (1 Votos)



Solemnidad del Corpus Christi

 
Sat, 01 Jun 2013 23:30:00

CAMINEO.INFO.-
 
GÉNESIS 14, 18-20
SALMO 109
CORINTIOS 11, 23-26
LUCAS 9, 11b-17



El sacrificio de Melquisedec, la institución de la eucaristía y la multiplicación de los panes es el sugestivo tríptico que nos presenta la liturgia de la palabra en esta solemnidad del Corpus Christi.

Hoy contemplando estas lecturas vemos cómo “nace” un sacramento. Vemos los gestos y las palabras de Jesús que dan lugar a la institución de la eucaristía.

JC instituye los sacramentos. Nos podemos preguntar: ¿Por qué? ¿Por qué Jesús instituye los sacramentos? Respuesta clara y contundente: Porque el quiere comunicarnos su salvación sacramentalmente. Jesús no quiere que nos comuniquemos sólo directamente con él. Sino quiere que lo hagamos a través de los sacramentos.

Es importante tener esto muy claro porque hoy hay una tendencia – muy fuerte- a creer que cada uno puede relacionarse con Dios como lo desee, como le vaya mejor, como a él le parezca y ¡no es así! Y esto es un error muy extendido, incluso entre los propios cristianos.
La fe no la vivo como a mi me parece. Si nuestra fe es cristiana, si nuestra fe es una fe en Cristo –Hijo de Dios- entonces debo vivir la fe como Cristo desea que lo haga, o sea, a través de los sacramentos. No podemos vivir la fe como a mi me parece, sino como desea el mismo Cristo. Lo que a mi me parece… no lleva a nada. Lo que desea Cristo para mi es comunicarme sus gracias salvadoras a través de los sacramentos.

Si nuestra fe no es eclesial, si nuestra fe no es sacramental, caemos en un en una espiritualidad superficial, a la carta, que nace de mi mismo (de mis sentimientos, de mis opiniones, de mis sensaciones), olvidando lo que el mismo Cristo nos comunicó y desea que hagamos. Jesús desea comunicarse y el modo en el que desea hacerlo – con nosotros cristianos otra cosa será con los…- es a través de los sacramentos.

Frase que escuche en una entrevista a Eduardo Verástegui: “Ser católico a mi manera es la mejor manera de no ser católico”.

La eucaristía es misterio de salvación: en la eucaristía se realiza la unión de nuestras personas con Jesucristo, con Dios. Y esa unión es una unión salvadora, porque nos eleva, nos diviniza, nos santifica, nos hace crecer en caridad, nos hace participar del Espíritu de Cristo. Por eso dice Cristo: “El que me come vivirá por mi”

El sentido de nuestra vida es entrar en comunión con Dios, y donde esa comunión se realiza más perfectamente es en la eucaristía. Y des de esta vivencia seremos capaces de entra en comunión con Dios en los demás ámbitos de nuestra vida (trabajo, familia, ocio, etc.). Todo debe llevarnos a…

Benedicto XVI en la homilía del Corpus Christi de hace unos años acuñaba una expresión muy bella referida a la eucaristía: “La eucaristía es misterio de intimidad”. La eucaristía nos abre a una relación especialísima con Cristo. Hay una comunión (=común unión). Cristo entra en mí y yo entro en Cristo. Decía San Cirilo de Jerusalén: “Así como dos pedazos de cera derretidos juntos no hacen más que uno, de igual modo el que comulga, de tal suerte está unido con Cristo, que él vive en Cristo y Cristo en él”.
Ante todo esto debemos maravillarnos, admirarnos, llorar de gozo, gozarnos de su presencia… que la rutina no mate el sentido profundo de la participación en la eucaristía. Este debe ser nuestro reto.

Imaginad una cosa que habéis preparado con mucho amor y dedicación y después es rehusado, ¿cómo os sentiríais? A Dios también le duele que rehusemos o vivamos con rutina el banquete eucarístico, que es lo más grande que Él nos ofrece.

Todo esto nos tendría que llevar a revisar como estamos viviendo nuestras eucaristías. Descubrir si hay rutina, indiferencia, etc.. ¿Qué hemos venido a hacer aquí?: ¿a tener un encuentro con la persona de Jesucristo, o a cumplir una obligación? El encuentro con la Palabra del Señor, con su persona es siempre un encuentro transformante, sintamos poco o sintamos mucho.

La capacidad transformadora de la eucaristía depende de nuestras disposiciones. Lo explico con un ejemplo: después cuando os pongáis en fila, recibiréis todos el cuerpo de Cristo, físicamente todos recibís lo mismo, pero no todos recibís las mismas gracias.
Hay quien marcha de misa tal y como ha venido. Hay quien marcha renovado. La eucaristía bien vivida te cambia el corazón. ¿De qué depende una cosa o la otra? De nuestras disposiciones, de si hemos llegado una poco antes, hemos hecho silencio, hemos meditado la Palabra,...

La eucaristía es como un río de gracias, hay quien va con un vaso pequeño, hay quien va con un bidón.

El objetivo de la eucaristía no es que convirtamos el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo, el objetivo de la eucaristía es que nosotros nos convirtamos en Cristo. Y eso depende de cada uno... Dios lo quiere…






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com