Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en Espańa
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Feb 2018
MoTuWeThFrSaSu
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28        


 
http://www.holyart.es


www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Domingo XIV del T.O: "Que la paz de Cristo reine en vuestro corazón"

5 / 5 (2 Votos)




Domingo XIV del T.O: "Que la paz de Cristo reine en vuestro corazón"


Sun, 07 Jul 2013 01:11:00

CAMINEO.INFO.-

Is 66, 10-14c
Salmo:
65
Gal 6, 14-18
Lc 10, 1-12.17-20

Jesús nos habla hoy a nosotros y nos envía a la misión; “ .. y los envió … .”.

Así leemos los evangelios, como palabras que Jesús nos dirige a cada uno de nosotros. Somos enviados, cada uno de nosotros, por Jesús a proclamar la Buena Nueva del Reino de Dios.

Esto es lo que está pasando en esta eucaristía: Jesús a través de la Palabra nos envía a nosotros a predicar la buena noticia del Evangelio. ¡Hay que pensarlo!

Fijaros que no habla de los doce para que no haya dudas que este envío se realiza a todos. El evangelista Lucas habla de los setenta y dos, “designó el Señor otros setenta y dos”. Comunicar el Reino de Dios es responsabilidad de todos. Nosotros estamos simbolizados en estos setenta y dos.

Y para dar un sentido de urgencia a la llamada, dice: “La mies es abundante y los obreros pocos”. En aquella cultura agraria tienen muy claro que los tiempos de la siega son importantísimos, y es un tiempo breve, ni demasiado pronto ni demasiado tarde. ¡La siega es urgente! ¡La tarea, la misión, es urgente!

Jesús después nos da unos consejos prácticos:

• “Mirad que os mando como corderos en medio de lobos”. Habrá quien nos querrá mal, quien nos atacará, quien se enfrentará a nosotros, pero Jesús también nos dice: “Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo. Y no os hará daño alguno”. Él nos da el poder, la gracia, para hacer esta tarea que nos encomienda. No estamos solos, no es una obra nuestra, no es una improvisación nuestra. Es una misión que Dios nos da y la hacemos contando con su gracia.

• “No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias”. Les hace unas recomendaciones para que abandonen las seguridades humanas, las visiones humanas y entren en el camino de la confianza en Dios, el camino del abandono en manos de Dios. Sólo necesitan (necesitamos) el poder de Dios, Dios está con ellos (con nosotros). La regla de oro de la misión es la confianza total en Dios y en su providencia. Evangelizamos porqué confiamos en Dios, no porqué tengamos mucha confianza en nosotros mismos.

• “Y no os detengáis a saludar a nadie por el camino”. Jesús no les dice que sean maleducados. Los saludos protocolarios de la cultura judía se alargaban mucho. Las palabras de Jesús denotan la urgencia de la misión. Los discípulos de Jesús, han de centrarse como un atleta lo hace delante de una competición importante. Como un bombero delante de un fuego. O un médico en una operación. Las distracciones en estos casos pueden ser fatales. El discípulo de Jesús no se puede parar en nada que lo distraiga de su tarea.

Observamos cuantas palabras e imágenes dirigidas a hacer ver la necesidad y urgencia de la evangelización (setenta y dos / la mies es abundante / no os detengáis a saludar). Sentido de urgencia porqué la eternidad, la nuestra y la de ellos, está en juego.

• “Cuando entréis en una casa, decid primero: Paz a esta casa”. Jesús no habla de un saludo protocolario. Jesús les está diciendo que son, somos, portadores de paz. Evangelizamos desde la libertad, pero también desde el firme convencimiento de que estamos ofreciendo lo mejor. Nosotros no decimos: “he aquí una oferta más dentro del abanico de concepciones del hombre”. No ofrecemos una oferta más, sino la mejor y la única que tiene capacidad de realizar al hombre auténtico. La única que puede dar paz al corazón del hombre.

En el primer punto de la primera encíclica del Papa Francisco, “Lumen Fidei” dice: “La luz de la fe: la tradición de la Iglesia ha indicado con esta expresión el gran don traído por Jesucristo, que en el Evangelio de san Juan se presenta con estas palabras: « Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no camina en tinieblas”. (Jn 12,46). La luz de la fe, que tantos y tantas, hoy en día no tienen. Hemos de compartir esa luz que tenemos.

• “Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros”. Esta paz se ha de ofrecer a todos y algunos la rehusarán No es el discípulo el que decide a este sí, a este no. El discípulo comunica la Buena Nueva a todos, y algunos la rehusarán. No nos inquietemos …

En este evangelio, Jesús nos deja muy claro, qué hemos de evangelizar y para hacerlo, hace falta que sigamos sus consejos, no lo que a nosotros nos parece, fiémonos de sus consejos. Y lo hacemos con esperanza e ilusión, porqué nuestros nombres están escritos en el cielo.








Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on
alexa.com