Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Domingo XXVIII T.O. ciclo "C": "Levántate, vete; tu fe te ha salvado"

5 / 5 (1 Votos)



Domingo XXVIII T.O. ciclo "C": "Levántate, vete; tu fe te ha salvado"

 
Sun, 13 Oct 2013 10:55:00

CAMINEO.INFO.-

2 Re 5, 14-17
Salmo 98
2 Tm 2, 8-13
Lc 17, 11-19

Hoy las lecturas ponen ante de nosotros un tema muy fácil de vivir, pero que no acabamos de incorporar en nuestra vida ordinaria: es el tema de ser agradecidos.

Y si nosotros no lo vivimos, no es porqué sea difícil, sino porqué no sentimos las cosas, las personas, los acontecimientos, como aquello que son: un regalo de Dios.

La primera lectura y el evangelio nos presentan exactamente un mismo esquema:

• Petición
• Reciben la gracia pedida
• Se muestran agradecidos y cambian de vida.

1. La petición: Naamán pide al profeta Eliseo ser curado de la lepra. Los diez leprosos piden a Jesús ser curados de la lepra. Aparece la importancia de la petición, de dirigirse a Dios y pedir.

¿Os habéis dado cuenta que la eucaristía es una inmensa oración de petición a Dios? Empezamos la misa pidiendo perdón y lo hacemos con unas palabras muy parecidas a las que hoy utilizan los leprosos: “Jesús, maestro, te compasión de nosotros”. Nosotros decimos: “Señor ten piedad, Cristo ten piedad, Señor ten piedad”.

Qué bonito sería que al pronunciar las palabras del acto penitencial, nuestro tono, nuestra intensidad fuera parecida a la de los diez leprosos.

Porqué nos puede pasar que digamos las respuestas verbalmente, pero que nuestro corazón no siga lo que dicen nuestros labios. Hemos de poner unción en cada palabra que pronunciamos. ¡Es clave para vivir la misa!

Después tenemos las oraciones colecta, de las ofrendas y de postcomunión, que son también petición que dirigimos al Padre en Jesucristo, por Jesucristo.

En el momento de las plegarias de los fieles, pedimos por realidades cercanas a todos nosotros. En el prefacio elevamos, también, nuestras oraciones al Padre, por Jesucristo. Y la gran plegaria es la que hacemos en la plegaria eucarística que culmina con el amén de todo el pueblo. En este amén, el pueblo está diciendo:
“Padre que todo esto que hemos pedido, que el sacerdote ha pedido, que sea así, que se cumpla, se realice en nuestras vidas”. Es el amén más importante de la misa.

2. Recibimos la gracia pedida. Hemos de descubrir que todo es don, todo es gracia, todo es regalo de Dios. Esto quiere decir que constantemente recibimos las gracias de Dios. En último término, todo proviene de Dios.

Nos puede pasar que sólo seamos conscientes de gracias muy especiales: una curación, un trabajo, una ayuda en un momento dado,... Pero es que el don de Dios, no es así de puntual. Entonces, lo notamos porqué es muy evidente, pero la bendición de Dios es constante: personas, situaciones, objetos, propuestas, conversaciones,... Todo es un don, una gracia. En el adviento queremos destacar esta realidad: el continuo advenimiento de Cristo a nuestra vida, la continua bendición de Dios.

Recibimos muchas gracias, recibimos infinitas gracias. Y de este recibir constante ha de nacer la gratitud.

3. Nos mostramos agradecidos y cambiamos de vida. Fijaros que esto es muy interesante: la conciencia de haber estado bendecidos, les ha llevado a cambiar de vida.

Naamán después de ser curado, hace una profesión de fe: “Ahora reconozco que no hay Dios en toda la tierra más que el de Israel.” Y se lleva dos sacos de tierra para adorar al Señor encima de ella.

Y después tenemos el leproso que vuelve atrás. Este “volver atrás”, en el verbo en griego, hace referencia a un cambio de camino, un cambio de orientación, por tanto, habla de un cambio de vida, que se manifiesta en tres cosas:
•en que da gloria a Dios con grandes gritos (se convierte en testimonio)
•se prosterna delante Jesús (reconociendo su divinidad)
•le da gracias porqué lo ha salvado.

Lo que decía antes: Fijaros porqué esto es muy importante: la conciencia de haber estado bendecidos (que se manifiesta en la gratitud), les ha llevado a cambiar de vida.

De qué nos habla los nueve que no han vuelto a dar gracias. Es la imagen de las muchas personas que no tienen esta actitud agradecida por todo lo que reciben cada día.

Descubrir que todo es don, es fuente de gratitud, y fuente de cambio de vida, porqué cambia la percepción que se tiene de la vida.

Acabo con dos apuntes ignacianos muy breves:

• En el inicio de los Ejercicios Espirituales, una de las contemplaciones propuestas es la de todos los beneficios que el Señor te ha concedido a lo largo de la vida, hacer un repaso de tu historia de salvación, bajo esta perspectiva.

• San Ignacio remarca mucho la importancia del examen de conciencia. Que no es repasar lo que he hecho mal, sino establecer un diálogo con el Señor de lo vivido en aquel día y que comienza dando gracias por todo lo que se ha recibido aquel día.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com