Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones


Aug 2014
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

 



Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Solemnidad de la Ascensión del Señor: “Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros recibiréis fuerza para ser mis testigos”.

     




5 / 5 (3 Votos)


   

CAMINEO.INFO.-

Solemnidad de la Ascensión del Señor: “Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros recibiréis fuerza para ser mis testigos”.

Sun, 16 May 2010 07:01:00

CAMINEO.INFO.-

Hech 1, 1-11
Salmo 46
Ef 1, 17-23
Lc 24, 46-53

Jesucristo resucitó ahora hace 40 días. Y durante los domingos de estos 40 días hemos ido contemplando las apariciones de Jesús resucitado a sus discípulos.

Nos podemos preguntar: ¿Por qué tuvo que aparecerse más de una vez? ¿Con una vez que lo viesen no habría sido suficiente? El reconocimiento de Jesús resucitado se va abriendo paso a medida que las apariciones del resucitado se suceden. Aquello que refuerza el reconocimiento, es decir, la fe de los discípulos en la resurrección, es la visita repetida que Jesús les hace. Las diferentes apariciones suscitan y consolidan la fe de los discípulos.

Alguien puede pensar: bueno, y a mí ¿qué me dice esto? Esto nos ilumina algo muy importante: el sentido progresivo de la comprensión de los misterios de Jesús. No es suficiente que un día meditemos un poco con los textos bíblicos en la mano la resurrección de Jesús (o su nacimiento, o su muerte, o su predicación), nos hace falta la repetición (como hizo Jesús con los discípulos) para ir comprendiendo en qué consiste el misterio y qué le dice a mi vida.

Por esto hablo con cierta frecuencia de contemplar, porque nos hace falta meditar, mirar, reflexionar los misterios de la vida de Jesús y las realidades que la Iglesia nos va proponiendo: Dios nos ama, somos hijos de Dios, Jesús es salvador, somos hombres nuevos, templos del Espíritu Santo,..,...

Hoy contemplamos la última de las apariciones de Jesús resucitado, en la cual asciende a los cielos. Dios nos quiere conceder algunas gracias ligadas a esta contemplación, a este misterio que hoy hacemos presente.

1. Descubrir el sentido de nuestra vida, descubrir el objetivo de nuestra vida, la meta hacia la que apunta nuestra vida. Esta meta, este objetivo, es el cielo, la comunión plena con Dios. Hemos de tener la mirada fija en la cumbre, saber hacia dónde andamos y por dónde se ha de caminar. Nuestra esperanza, el cielo, debe ser una esperanza que influye en nuestro modo de vivir en la tierra.

A veces vivimos un cristianismo que se ha olvidado del cielo, que no piensa en la meta de nuestra vida. Nos hace falta contemplar a Cristo que asciende a los cielos. Somos sus seguidores, allí donde está la Cabeza, espera llegar también el cuerpo.

¿Qué pasará en el cielo? En el cielo nos experimentaremos amados por Dios, conoceremos más a Dios, y al sentirnos amados por Dios y conocerlo más lo amaremos más, y al amarlo más estaremos más abiertos a Él y nos sentiremos todavía más amados por Dios. Y esto creciendo siempre como un círculo. Cada vez más admirados, más ilusionados, más maravillados. El cielo, la comunión con Dios, es la actividad más trepidante que pueda haber. Nada, nada de la tierra se le puede comparar.

Nos falta contemplar estas realidades para que afecten a nuestro modo de vivir.

2. La segunda gracia que nos quiere comunicar las lecturas de hoy es que la Ascensión no significa que Jesucristo se ha ido a la estratosfera. Jesucristo no nos deja solos, ¡nunca! Desaparece su presencia físicamente visible entre nosotros pero se queda con nosotros.

San León Magno dijo sobre el misterio de la Ascensión: “comenzó de un modo inefable a ser más presente por su divinidad, al alejarse su humanidad”. Jesucristo se ha ido humanamente hablando, pero su presencia divina continúa entre nosotros. Cuando Jesús nos dice que el estará con nosotros todos los días, se refiere de un modo especial a los sacramentos.
Él estuvo en la tierra comunicando la salvación, pues él continúa en medio de nosotros comunicando salvación a través de los sacramentos.

Por eso continúa diciendo San León Magno: “Aquello que fue visible en nuestro Redentor, ha pasado ahora a los sacramentos”. Sacramento = acción de Jesucristo.

Debemos maravillarnos: ¡en los sacramentos Jesucristo actúa en nosotros! Hemos de crecer en esta conciencia de que Cristo actúa en los sacramentos. Debemos crecer en esta conciencia para vivir mejor los sacramentos. El fruto de un sacramento depende en gran medida de las disposiciones del que lo recibe.

Y para acabar, hoy las lecturas también nos llevan a irnos preparando para la solemnidad del domingo que viene: Pentecostés. En la cual nosotros recibiremos el don y la gracia del Espíritu Santo, que es el motor de nuestros actos para seguir a Jesucristo. Lo que recibiremos depende de cada cual, de sus disposiciones, de su esperanza, de cómo viva esta semana.

En la primera lectura decía Jesús a sus discípulos: “dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo”. “Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros recibiréis fuerza para ser mis testigos”.

Y en el evangelio Jesús también decía: “Por mi parte, os voy a enviar el don prometido por mi Padre”…

Palabras todas ellas que nos han de predisponer para acoger el don del Espíritu Santo que recibiremos en la Solemnidad de Pentecostés



Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



  ARTÍCULOS RELACCIONADOS

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com