Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Desiderio Parrilla Martinez:: Apología del Camino Neocatecumenal

5 / 5 (24 Votos)



Apología del Camino Neocatecumenal

 
Mon, 23 Jan 2012 23:33:00

Comencemos esta apología con un apólogo.

Los hermanos del cenobio tenían un almendro en el huerto. En primavera se llenaba de flores, antes de dar una cosechaabundante. El abad se admiraba de la abundancia de frutos y de la belleza del árbol florido. Compartía con la comunidad la admiración por aquel árbol tan fecundo. Era el orgullo del monasterio durante la recreación. La comunidad también crecía y edificaron sobre el terreno del huerto las celdas de los novicios recién ingresados. Su afecto por el almendro era tan grande que decidieron trasplantarlo y no talarlo. Al desgajarlo, el hermano procurador entró en la celda del abad y le comunicó el desagrado que un detalle del almendro le causaba. Propuso al abad cortar esa parte, para liberar la belleza del árbol de aquella fealdad manifiesta. El abad le preguntó porqué nadie había reparado antes en un defecto tan desagradable. "Porque hasta ahora", contestó, "esa parte había permanecido oculta. La parte que me desagrada es la misma raíz del árbol. Debemos cortarla antes de volverlo a plantar en su nuevo lugar".

Nadie en su sano juicio cortaría la raíz de un árbol tan fecundo por muy fea que le pareciese a dicha raíz. Si lo hiciese el daño sería irreparable: en la siguiente temporada el almendro ni fructificaría ni daría flores. Por el contrario, moriría. No se puede esperar que un árbol dé frutos o embellezca algún huerto si se cortan las raíces con que se nutre. Ciertamente las raíces pueden resultar poco atractivas para alguien. Pero si el amo del huerto quiere seguir obteniendo frutos o flores, entonces el amo debe dejar intacto el árbol con sus correspondientes raíces. Así se ha pronunciado claramente el Cardenal Antonio Cañizares Llovera, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Sin embargo, existe quien quiere el imposible de que el almendro siga dando frutos con las raíces cortadas. Al menos este parece ser el deseo de quienes alaban al Camino Neocatecumenal por algunos de sus carismas, las "familias en misión" pongamos por caso, y luego atacan el modo celebrativo de la eucaristía que se practica en esas mismas comunidades. Estos sujetos elogian de modo a veces sentimental y lacrimógeno este carisma, pero a continuación vituperan y atacan de forma no menos sentimental el modo de celebrar el rito romano en dichas comunidades.

Su apología del Camino es tan sentimental como su crítica. Sendas actitudes son irracionales porque nacen de la ignorancia. No captan que esos carismas están relacionados intrínsecamente con el modo de celebrar la liturgia dentro del propio Camino. No perciben la relación de causa y efecto que ambos guardan entre sí. Los carismas surgen gracias a esta raíz, y de ninguna otra. No podrían surgir de ninguna más; de hecho, no lo hacen. Esta abundancia de frutos en el Camino sería imposible sin este modo celebrativo específico. No se dan cuenta de que ese modo celebrativo es la raíz por la cual el árbol del neocatecumenado se nutre y da frutos tan excelentes y florece de modo tan ubérrimo y admirable. Sin esas raíces no surgirían jamás frutos semejantes. No se puede prescindir de ese modo celebrativo sin provocar un grave daño en el conjunto de esta realidad eclesial tan fecunda.

Sin embargo, podría ocurrir que estos críticos quieran en su fuero interno que los frutos, en realidad, acabasen y el árbol muriera, aunque aseguren todo lo contrario en su fuero externo. Seguramente sea así porque estos sujetos eran los mismos que hablaban hace 30 años de las herejías del Camino neocatecumenal, o han simpatizado con esta maledicencia durante décadas. Desde la aprobación de los estatutos (2002-2008) y de las catequesis (2010) y los ritos (2012) del Directorio, ya no cabe acusar de herético a ningún elemento del neocatecumenado. Tampoco cabe atacar el modo celebrativo de estas comunidades por cuanto han sido ampliamente avaladas tácita o explícitamente desde los 70 hasta hoy por la Santa Sede, en cuya autoridad reside la decisión última al respecto. Se trataría, por tanto, de un rencor camuflado por la restricción mental, la mala fe y la hipocresía.

Podría ocurrir también que ciertos objetantes no quisieran matar el mencionado árbol. Al menos, no por principio. Pero desearían que este Camino fuera más manejable, más fácilmente manipulable, de modo que no escapase a su control mediático o su influencia ideológica. Desearían de este modo podar partes de su raíz, mas no amputar toda la raíz, como el que convierte un almendro normal en un bonsai enano.De esta manera los frutos proseguirán, y la floración no cesará, pero a una escala diminuta y mezquina, a merced de los diversos grupos de presión mundanos, sean de derechas o de izquierdas, y sus intereses creados. Entonces el Camino Neocatecumenal dejaría de resultarles una institución incómoda, amenazante y peligrosa, para su proyecto de mundo y de Iglesia. Seguramente quien así actúe se encuentra movido más por la codicia y el afán de poder, si no por la envidia o el resentimiento más crasos.

Tal vez la motivación de esta tala completa, o de esta poda parcial pero drástica, de las raíces celebrativas sea el miedo ante un Camino Neocatecumenal "demasiado poderoso e incontrolable". Pero esto supone que estos críticos consideran el Camino Neocatecumenal como una institución de poder cuyo afán de dominio choca con la libido dominandi de estos adversarios potenciales. Sólo de esta concupiscencia (1 Jn 2, 16-17) puede surgir un miedo tan infundado e irracional. Detectan en los demás una protervia que sólo existe en ellos mismos; la inseguridad y el miedo son penalidades inherentes a este pecado gravísimo. A estos hermanos habría que invitarles a cumplir la exhortación evangélica: "sácate primero la viga de tu ojo" (Mt 7, 1-5). Detrás de las iniciativas del Camino Neocatecumenal no hay ningún ansia de poder en absoluto, porque si fuera por eso, tantas familias en misión, miles de jóvenes abrazando el presbiterado o la vida consagrada, Kiko, Carmen y tantos otros catequistas laicos o comunidades en misión, se habrían quedado en sus casas donde eran más valorados y queridos. Sin embargo, solamente el amor de Cristo empuja al Camino Neocatecumenal a partir en misión porque aún hay gente que no conoce a Jesucristo.

El carisma que Dios ha concedido al camino neocatecumenal es precisamente este celo ardiente por la Nueva Evangelización para la sociedad global de tercer milenio. El Señor ha concedido unas raíces vigorosas y potentes, necesarias para robustecer esta planta evangélica cuya misión será ponerse al servicio de la Iglesia universal para evangelizar a todas las gentes. Dios concede instrumentos fuertes para misiones fuertes. Y la misión del Camino Neocatecumenal en esta conyuntura histórica no puede ser más audaz: cumplir el mandato de derecho divino de llevar el Evangelio a toda criatura (Mc 16, 15).

No puede darse este fruto tan copioso sin las raíces de este modo celebrativo tan específico. En la gracia de este modo celebrativo radica el crecimiento exponencial del Camino y la proliferación de vocaciones misioneras en el seno de sus comunidades, prestas para la Nueva Evangelización. Aquí es importante traer a colación las cifras: el Camino Neocatecumenal cuenta aproximadamente con un millón y medio de miembros; tiene presencia en 6.000 parroquias de 106 países, con 3.000 sacerdotes, 1.600 seminaristas y 78 seminarios Redemptoris Mater.

Desde 1990, año de las primeras ordenaciones, hasta hoy, los presbíteros ordenados en los diversos seminarios Redemptoris Mater son más de 1.600 y hay cerca de 2.000 actualmente preparándose para recibir las Órdenes sagradas. Confirmando una profunda vocación misionera, desde 1985 el Camino envía familias numerosas a los lugares donde la fe está desapareciendo o no ha llegado nunca.

En 1985 Kiko, Carmen y el padre Mario, presentaron a Juan Pablo II un proyecto para reevangelizar el norte de Europa con el envío de familias misioneras, acompañadas por presbíteros. En 1986 el Papa envió las primeras tres familias: una al norte de Finlandia, otra en el barrio rojo de Hamburgo y la tercera a Estrasburgo. En enero de 2011, el número de las familias del Camino en misión para la nueva evangelización en 78 países es de más de 800, con 3.097 hijos, de las cuales 389 están en Europa, 189 en América, 113 en Asia, 56 en Australia, 46 en África y 15 en Oriente Medio. Se trata de familias que, a través del anuncio del Evangelio y de un itinerario de iniciación cristiana de diversos años, han sido reconstruidas, han redescubierto el don de la comunión, y por ello se han abierto a la vida, y que por gratitud a Dios y a la Iglesia se ofrecen para ir allí donde un obispo vea la necesidad del testimonio de una familia cristiana.

La prueba es que las demás realidades eclesiales, para las que Dios no tiene este plan en su providencia, no fructifican con estos carismas, ni con esta abundancia, pues sus ritmos y cometidos son otros, y sus raíces por tanto también son distintas. Basta con acudir a eventos como una JMJ, o los encuentros vocacionales, o la Misa de la Familia Cristiana, u otros actos similares, para presenciar la catequesis plástica, de teología estética, que supone contemplar a este pueblo multitudinario, distinto a todas las naciones (Nm 23, 7-24), puesto en marcha al servicio de la Iglesia en todas las naciones.

Para ello el Señor se ha preparado un pueblo numeroso, dispuesto a partir por todo el mundo para anunciar la fe de Jesucristo en medio de esta generación. Y es una misión urgente, que no se puede demorar, sino que reclama cumplirse Hoy, en el hoy escatológico y su incidencia temporal-histórica del instante presente. De nuevo hay que atestiguar como dato milagroso de las Comunidades Neocatecumenales la celeridad de su crecimiento y extensión. Hay prisa por evangelizar, con un ritmo dinámico y urgente. Es la urgencia de la caridad de Cristo (1Cor 7, 29-31; 2 Cor 5, 11-17) la que impulsa esta entrega radical para anunciar este Evangelio ya, ahora, hoy, a cada hombre en el seno de estas comunidades. Esta caridad de Cristo alimenta a este pueblo copioso, multitudinario, que es el camino Neocatecumenal a través de esta raíz celebrativa en función de este servicio que Dios quiere ofrecer al mundo a través de su Iglesia.

Cortar esta raíz potente impediría llevar a cabo la potencia de esta misión así enraizada.

A quien no le guste su modo celebrativo del rito romano que mire hacia los frutos. Ellos le convencerán de que debe respetar esta raíz y no cortarla. Por sus frutos los conoceréis. Y a quien odie los frutos del Camino Neocatecumenal que acuda a la Raíz, porque necesita sanar un corazón enfermo por el vicio del odio.

Mientras tanto no importunen al Camino, ni al pueblo de Dios ni a la Iglesia. No importunen al Camino Neocatecumenal que seguirá celebrando según la gracia otorgada por la Iglesia. No importunen al pueblo de Dios que no merece ser engañado con calumnias arrojadas contra la honra del Camino. Y no importunen a la Iglesia arrogándose la misión de discernimiento sobre éste u otros asuntos que sólo competen a la autoridad de la Santa Sede, y no al parecer de particulares.

Finalizamos con algunas de las muestras de apoyo, unas implícitas otras explícitas, de la Santa Sede y la jerarquía eclesiástica hacia el modo celebrativo del rito romano de la Comunidades Neocatecumenales. Estos documentos son una apología necesaria y suficiente del modo celebrativo neocatecumenal.

Ya en 1974 la iglesia se manifiesta sobre el modo celebrativo del Camino Neocatecumenal. Proponemos leer la intervención del arzobispo Annibale Bugnini, entonces secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, sobre las celebraciones del Camino Neocatecumenal. Correva l'anno En las fotos, el cardenal Ratzinger y el Papa Juan Pablo II celebraron de acuerdo con la práctica del Camino. La breve nota Praeclarum exemplar apreciando las obras de las comunidades Neocatecumenales se encuentra en laCongregazione per il Culto Divino e la Disciplina dei Sacramenti, Notitiae, 01/08/1974) Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Notitiae, n. 95-96, Junio-Agosto de 1974, pp. 229-230.

Tutte le riforme, nella Chiesa, hanno apportato nuovi principi e promosso nuove norme, che hanno tradotto in pratica gli intenti della riforma stessa."Omnes reformationes in Ecclesia novos gignerunt inceptus novasque promoverunt instituta, quae optata reformationis ad rem deduxerunt. Ita evenit post Concilium Tridentinum; nec aliter nunc fieri poterat. Instauratio liturgica profunde incidit in Vitam Ecclesiae. Spiritualitas liturgica novos germinare flores sanctitatis et gratiae necesse est, nec non intensioris apostolatus catholici et actionis pastoralis. Praeclarum exemplar huius renovationis invenitur in «Communitatibus neo-catechumenalibus», quae ortum habuerunt Matriti, anno 1962, opera quorumdam iuvenum laicorum, Exc.mo Pastore Matritensi, Casimiro Morcillo, permettente, animante et benedicente. «Communitates» eo tendunt ut in paroeciis signum existent Ecclesiae missionariae, viamque conantur aperire evangelizationi eorum, qui vitam christianam paese dereliquerunt. Ad hunc finem Sodales «Communitatum» quaerunt vitam liturgicam intensius vivere, incipiendo a nova catechesi et praeparatione «cathecumenali», nempe percurrendo, spirituali itinere, omnes illas phases quae in primaeva Ecclesia catechumeni percurrebant antequam sacramentum baptismi acciperent. Cum hic agatur non de baptizandis, sed de baptizatis, catechesis eadem est, sed ritus liturgici aptantur situationi christianorum baptizatorum iuxta suggestiones iam datas a Congregatione pro Culto Divino. «Communitates» in paroeciis eriguntur, sub moderamene parochi. Sodales semel vel bis in hebdomada coadunantur ad audiendum Verbum Dei, ad colloquia spirituali agenda, ad Eucharistiam partecipandam. "

"Todas las reformas, en la Iglesia, han aportado nuevos principios y promovido nuevas normas, que han traducido a la práctica los intentos de la propia reforma. Así viene sucediendo desde el Concilio de Trento; no podía ser de otro modo en nuestros días. La renovación litúrgica incide profundamente en la vida de la Iglesia. Es necesario que la espiritualidad litúrgica haga germinar nuevas flores de santidad y de gracia, además de un apostolado cristiano más intenso y de acción espiritual. Un modelo excelente de esta renovación lo encontramos en las "Comunidades neo-catecumenales" que nacieron en Madrid, en 1962, por iniciativa de algunos jóvenes laicos, con el permiso, el aliento y la bendición de excelentísimo pastor madrileño, Casimiro Morcillo. Las comunidades tienen el objetivo de hacer visible en las parroquias el signo de la Iglesia Misionera, y se esfuerzan en abrir el camino a la evangelización de aquellos que han abandonado prácticamente la vida cristiana.

Con esta finalidad, los miembros de las "Comunidades" buscan vivir más intensamente la vida litúrgica cristiana comenzando por las nuevas catequesis y por la preparación "catecumenal", recorriendo así, en un camino espiritual, todas aquellas fases que, en la Iglesia primitiva, los catecúmenos recorrían antes de recibir el sacramento del Bautismo. Puesto que se trata no de aspirantes al bautismo, sino de bautizados, la catequesis es la misma, pero los ritos litúrgicos se adaptan al estado de los cristianos bautizados según las directrices ya dadas por la Congregación para el Culto Divino.

Las "Comunidades" en las parroquias se constituyen bajo la dirección del párroco. Sus miembros, una o dos veces a la semana, se reunen para escuchar la palabra de Dios, para tener charlas espirituales, para participar de la Eucaristía." [Traducción a cargo de David García-Ramos]

En la foto, Joseph Ratzinger, entonces profesor de teología en Tubinga, celebra la eucaristía según la práctica del Camino Neocatecumenal en Ratisbona (Regensburg), Alemania, 1967.




El papa Juan Pablo II celebró la Eucaristía con jóvenes del Camino Neocatecumenal que se preparaban para entrar en el seminario, en los Jardines Vaticanos, en julio de 1983.



El mismo Juan Pablo II ofició el 30 de diciembre de 1988 la misa de Porto san Giorgio dirigiendo una homilía a las familias que iban a ser enviadas en misión. El evento ocurrió después de la notificación de la Congregación del Culto Divino (19 de diciembre de 1988), que permitía al Camino recibir la comunión bajo las dos especies, "siempre con pan ázimo", y trasladar ad experimentum, el rito de la paz después de la oración universal.

El papa celebró también la eucaristía en Castel Gandolfo con 400 itinerantes, que llevaban adelante el Camino en 72 naciones, y 12 familias, con todos sus hijos, que partían en misión al norte de europa (diciembre 1986).

Monseñor Cordes celebró la Eucaristía en el primado de Pedro en Galilea con los itinerantes. Esta celebración se producía en el contexto de la carta "Ogniqualvolta" de reconocimiento del Camino Neocatecumenal, fechada el 30 de agosto de 1990. En dicha carta, el santo padre Juan Pablo II invita a los obispos que valoricen y ayuden esta obra para la nueva evangelización. En esta carta el Santo Padre dejó escrito:

"Es el anuncio del evangelio, el testimonio en pequeñas comunidades y la celebración eucarística en grupos (cfr. Notificazione sulle celebrazioni nei gruppi del "Camino neocatecumenale" en L'Observatore Romano, 24 de diciembre de 1988) lo que permite a sus miembros ponerse al servicio de la renovación de la Iglesia.

Después de más de veinte años de vida de las comunidades, difundidas en los cinco continentes:

- teniendo en cuenta la nueva vitalidad que anima a las parroquias, el impulso misionero y los frutos de conversión que brotan del testimonio de los itinerantes y, últimamente, de la obra de las familias que evangelizan en zonas descristianizadas de Europa y del mundo entero;

-considerando las vocaciones a la vida religiosa y al presbiterado de este Camino y el nacimiento de colegios diocesanos de formación al presbiterado para la nueva evangelización, como el Redemptoris Mater de Roma;

- habiendo visto la documentación por Vd. presentada:

acogiendo la petición que se me ha dirigido, reconozco el Camino neocatecumenal como un itinerario de formación católica, válida para la sociedad y para los tiempos de hoy.

Deseo vivamente, por tanto, que los hermanos en el episcopado valoricen y ayuden -junto con sus presbíteros- a esta obra para la nueva evangelización, para que se realice según las líneas propuestas por los iniciadores, en espíritu de servicio al Ordinario del lugar y en comunión con él, y en el contexto de la unidad de la Iglesia particular con la Iglesia universal".

Otras celebraciones importantes son las realizadas en el contexto de las convivencias de obispos en Nueva York, con los obispos de europa en la Domus (2008), con los obispos de África (1994) en Roma, con los obispos de oriente medio (1996) en Roma, etc.

   



Igualmente importante es la Eucaristía celebrada en Porto san Giorgio por el cardenal Cañizares, prefecto de la congregación para el culto divino con los equipos itinerantes de todo el mundo.



El cardenal Rylko, presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, celebró en ese mismo escenario la Eucaristía según el modo neocatecumenal en el año 2004, junto al envío de los itinerantes y la Mercabá.


Significativas también son las diversas celebraciones eucarísticas en el cenáculo, presididas por diversos obispos o, incluso, el cardenal Shönborn.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:





28-01-2012, fé

pode ler que é bom

muller

pradomuller@hotmail.com


24-01-2012, Carlos

Roma aprueba las celebraciones neocatecumenales no litúrgicas !!! Lo cierto (citamos el decreto del Pontificio Consejo para los Laicos que se leyó allí mismo) es que Roma concede la aprobación a las celebraciones contenidas en el Directorio catequético del Camino Neocatecumenal que, por su naturaleza, ya no resultan reguladas por los libros litúrgicos de la Iglesia.
Es decir: no se aprueba nada relativo a la misa, ni a la liturgia de las horas ni la liturgia oficial de la Iglesia. También el Papa en su discurso, además de alabar el esfuerzo evangelizador del Camino Neocatecumenal comentó que solamente se aprueban las celebraciones presentes en el Directorio Catequístico que no son estrictamente litúrgicas. ¿Y las eucaristías del Camino Neocatecumenal? Desde 2008, con la aprobación de los Estatutos del Camino, las eucaristías neocatecumenales deben seguir los libros litúrgicos de la iglesia (por ejemplo, IGMR, la Instrucción General del Misal Romano).

Carlos

p.carlos78@gmail.com


23-01-2012, Foto Cardeal Ratzinger

Gostei do artigo, mas a legenda da foto do Cardeal Ratzinger celebrando a Eucaristia está errada. Em 1967 penso que ele nem sabia da existência do Neocatecumenato (e provavelmente não tinha cabelos brancos ainda).

Alexandre M F Silva

alexmfsilva@gmail.com

SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com